BRUJULA

Pablo Gutiérrez, sobrino de Abel Ayerza (uno de los accionistas del Banco Galicia), dejará la vicepresidencia para pasar a ser vice del Grupo Financiero Galicia. Para ocupar ese lugar hay dos candidatos dentro del directorio: Raúl Seoane o Guillermo Pando, de máxima confianza de Eduardo Escasany. Ascenderán como directores Maria Elena Casasnovas, gerente de Asuntos Legales; y Juan Carlos LAfflitto, Chief Risk Officer.

Los accionistas serán parte del Grupo Financiero Galicia. La idea es profesionalizar la gestión, de modo que la actividad esté en manos de profesionales. Los accionistas en el holding no participarán ni en las gerencias generales o de área del banco.

El gerente general, Daniel Llambías, se fue del banco para presidir Adeba. Llambías ejercía el eje de la banca minorista. Gutiérrez es un técnico impecable y buen banquero. Y bueno para negociar.

En el Macro Carballo ubica a su gente de confianza. Jorge Brito, muy cercano a Julio De Vido da un paso atrás; Guillermo Stanley deja la vicepresidencia, Alejandro Macfarlane se despide del directorio.

Se van del directorio Constanza Brito (hija de Jorge, que pasa a ser suplente), Juan Pablo Brito Devoto, Luis Cerolini, Carlos Videla y Emmanuel Álvarez Agis, que estaba por la Anses.

Se suma Luis María Blaquier, es un ex Goldman Sachs que maneja el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de Anses), Alejandro Fargosi, Mario Vicens (ex presidente de la Asociación de Bancos de la Argentina y ex viceministro de Economía durante el Gobierno de Fernando de la Rúa y Ariel Sigal, ex JP Morgan y Deutsche.

Ingresan como directores Damián Pozzoli, (director del Citibank Argentina de 1988 a 1992) y a cargo de Inversiones del Deutsche Bank desde 1997 hasta el 2003. Fue presidente de Interbaires y Black Gold, y miembro del directorio de Havanna, BGH y Banco Liniers Sudamericano. Estuvo también a cargo de la dirección de la Compañía de Alimentos Fargo en nombre del Deutsche Bank como acreedor fijo de la compañía.

Se suma Carlos Giovanelli, presidente de Havanna, que comparte con Pozzoli y con Stanley. A pesar de su parentesco Carballo prefirió dejar el manejo del Macro. No coincidieron en los métodos de conducción. Los banqueros de ADEBA dejaron en manos de Jorge Britos el manejo de sus intereses durante el largo período K. El banquero tenía trato fluido con el gobierno, apto para representarlos en una etapa opaca. No saldrá indemne de tanto desgaste.

Daniel Fernández Canedo es un periodista responsable de”Clarín”: “Podría decirse, entonces, que a la Argentina la sacaron del Veraz, donde constaba su condición de mal pagador, y le devolvieron la tarjeta de crédito, con la que podrá volver a financiarse.”

“Esa recuperación de la tarjeta para tomar crédito a tasas más bajas que las siderales del pasado, se abre para la Nación, para las provincias (pronto se verán algunas de ellas haciendo punta en la salida a los mercados) y para las empresas privadas.”

“El país va a necesitar mucho crédito para crecer”, dijo el ministro Alfonso Prat-Gay, en el intento de dejar en claro que el financiamiento que llegue de ahora en más debería destinarse a inversiones y no a cubrir gastos corrientes.

El camino de aumentar la inversión para mejorar la competitividad y las exportaciones en un mundo comercialmente difícil, se presenta más trabajoso pero indispensable para el desarrollo.

El Estudio Bein calculó que familias y empresas pagarán US$ 3.500 millones adicionales por la última suba de gas. De ese total, señalan, “sólo una tercera parte iría a reducir las erogaciones del fisco, mientras que el resto lo haría a las empresas del sector”. Los clientes le transfieren a las petroleras más de US$ 2.000 millones anuales.

En la Argentina, el precio del petróleo para el mercado interno es de 60 dólares. Pero si se tiene en cuenta el precio actual de la nafta, las petroleras que también refinan el crudo y lo venden como nafta (YPF, Axion, Oil, entre otras), están recibiendo un valor real del barril de US$ 48,50. En el exterior el barril cuesta unos 45 dólares. ¿Se podría importar? El flete y la logística cuestan 7 dólares por barril, así que el margen es estrecho.

La diferencia entre el precio del petróleo en el exterior y en el mercado interno es de US$ 10 dólares por barril. Aquí se paga más para sostener a la industria petrolera…

Parte del reconocimiento oficial de un mayor precio del petróleo en el mercado interno es por el intento de frenar despidos en el sector. “Es un tema complejo, hicimos un acuerdo precario para evitar un incendio social en la Patagonia”, dicen en el ministerio de Trabajo. Sin embargo YPF está pensando despedir otros 2.000 a 2.500 trabajadores. La situación se repite en otras compañías del sector.

 

Source link

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Opinión

Deja un comentario

Mira además

Los universitarios chilenos viven su propia campaña electoral y sueñan con educación gratuita – 15.12.2017

El próximo domingo se definen las elecciones en Chile, que también serán clave para el fut…