Inicio Nacionales Congreso y Corte: Macri-Aranguren preparan la trinchera para defender el tarifazo

Congreso y Corte: Macri-Aranguren preparan la trinchera para defender el tarifazo

El Gobierno de Mauricio Macri quiere que el tema tarifario tenga un cierre o un principio de solución la semana que viene cuando la Corte Suprema se expida sobre la cuestión. Como desconoce la inclinación del máximo tribunal apura la asunción de Carlos Rosenkrantz, propuesto por el Poder Ejecutivo para completar la Corte y cuyo pliego fue aprobado por el Senado semanas atrás junto con el de Rosatti. Antes, el ministro Juan José Aranguren deberá comparecer ante los diputados después de que Cambiemos desactivara un pedido de interpelación. Para preparar el terreno se reunirá con los exsecretarios de Energía de la Nación en busca de apoyo y arma un pacto energético con gobernadores que respaldan las subas. En el medio, se suspendieron las audiencia públicas que tenían como propósito influir en la Corte.

El tema es objeto de análisis de los principales diarios de este viernes (12/8), todos destacan el empecinamiento de Macri en dar marcha atrás. Hay un argumento que se repite y que sería entendible: desmontar los aumentos le costaría al erario unos $80.000 millones en subsidios, un costo que alteraría dramáticamente las cuentas públicas.

Ahora sí, el repaso por los medios y los pricipales columnista de la jornada:

Fernando Laborda, en La Nación

El debate sobre las tarifas de servicios públicos se ha convertido en una amenaza para el gobierno de Mauricio Macri. No sólo por las consecuencias económicas, en términos de un mayor déficit fiscal, que provocaría un freno en los aumentos, sino también porque la discusión ha comenzado a dividir aguas dentro de la propia coalición gobernante, al tiempo que ha derivado en una radicalización del discurso de dirigentes de la oposición, como Sergio Massa, convencidos de que la opinión pública no desea recibir facturas más caras.

Macri dispuso desandar algo de lo andado y aceptó la realización de audiencias para tratar las tarifas, con la esperanza de que la Corte Suprema de Justicia avale los incrementos en el gas después de ese gesto.

La preocupación del equipo económico pasa por el enorme agujero fiscal que deberá tapar el Gobierno si el ajuste en las tarifas y la consecuente reducción de los subsidios se siguen demorando. Unos 80.000 millones de pesos le costaría al Estado nacional el virtual congelamiento de las tarifas de gas y luz entre los meses de abril y octubre, según fuentes gubernamentales.

Los errores políticos de Macri en la cuestión tarifaria hoy se advierten con cada vez mayor elocuencia. No sólo dejó de lado las audiencias públicas, dándoles argumentos a ciertos jueces para hacer lugar a amparos y demandas judiciales que el Gobierno tampoco previó. Tuvo también una deficiente comunicación acerca de medidas que iban a impactar necesariamente en los bolsillos de no pocos argentinos y de muchas empresas, más allá del justificado ajuste en tarifas que fueron mantenidas artificialmente muy por debajo de la inflación desde 2002, con subsidios del Estado que se tornaron insostenibles.

Marcelo Bonelli en Clarín

Juan José Aranguren irá con los tapones de punta a defender en el Congreso la posición política y jurídica que para la Casa Rosada justifica el tarifazo.

La decisión política la adoptó Mauricio Macri porque –en la intimidad– sostiene que la oposición busca armar un escándalo con las tarifas para afectar su credibilidad y condicionar su propio mandato.

El equipo presidencial tiene una convicción: que una vez superada la pelea por el tarifazo, la oposición no tendrá tema real para atacar al gobierno.

Hay muchos dentro de Cambiemos que consideran atinado llamar a la audiencia pública y replantear todo de nuevo para corregir los errores. La abanderada es Elisa Carrió –molesta porque la quieren bloquear en el entorno del Presidente–, pero también los propios radicales.

En la Corte prevalece la idea de obligar al Gobierno a hacer lo que Macri precisamente no quiere: exigir que se cambie de actitud y blanqueen el tarifazo a través de una audiencia pública con derecho a críticas.

En la cúpula del poder se sostiene que Horacio Rosatti tiene la posición más combativa y que Ricardo Lorenzetti aprovecha la situación para “correrle el arco” a los funcionarios macristas. Urgido ahora, el oficialismo actuó para acelerar los tiempos de Carlos Rosenkrantz: asumiría el martes y participará el próximo jueves de la acordada de la Corte. Aranguren tendrá ese martes una prueba de fuego al enfrentar a los diputados. Su línea argumental será la siguiente: –Argentina está al borde del crac energético por culpa de Cristina Kirchner.

Aranguren desea que en plenario de diputados se encuentre Julio De Vido, como jefe de la comisión de Energía. Su presencia le facilitaría las cosas políticamente, porque el ex ministro es el responsable directo de la crisis energética.

Diario BAE

El ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, irá hoy en busca de respaldo político al tarifazo, mostrándose con los ex secretarios del área que apoyan al Gobierno y que hoy ocupan cargos en YPF, Yacyretá y ENARSA (…) con quienes anunciará la creación de un “consejo consultivo” y el lanzamiento de un pacto federal energético con los gobernadores.

Forma parte del intento de Aranguren de sumar apoyo político a las medidas implementadas desde su cartera, sobre las que deberá resolver la Corte Suprema, luego de que la Cámara Federal de La Plata concediera la apelación al freno en los aumentos de gas dispuesto a comienzos de julio.

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Nacionales
Los comentarios están cerrados.

Mira además

Macri y Vidal reinaugurarán la República de los Niños – Télam

El presidente Mauricio Macri reinaugurará este mediodía, partir del mediodía, la República…