Inicio Opinión DELITOS FOR EXPORTANT

DELITOS FOR EXPORTANT

En Washington y New York se consideran presuntos ilícitos made in Argentine. El Caso de Torneos y Competencias, ciertas andanzas de Cristóbal López, el presunto de soborno de Carlos Bulgheroni en PAE entre otras lindezas. Una mano severa aprieta fuera de las fronteras. En esta tierra de promisión, poco a poco, ha crecido una cloaca de delitos, que van del futbol, a la obra pública, de la salud a la seguridad. Crudas evidencias despiertan a una sociedad indiferente a esos graves deslices. Son los cimientos para reconstruir y reinventar la Argentina.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó al juez que entiende en el tema FIFA, Raymond J. Dearie, que aceptó un pedido de la agencia noticiosa internacional Bloomberg para desclasificar las declaraciones como culpables de tres implicados en el escándalo de corrupción en el fútbol mundial: el argentino Alejandro Burzaco (ex CEO de la empresa Torneos), el caimanés Jeffrey Webb (ex presidente de la Confederación de América del Norte, Central y Caribe, Concacaf) y el argentino naturalizado brasileño José Margulies (ex ejecutivo de la empresa Traffic).

En el documento del Departamento de Justicia, se asegura que la decisión de desclasificar el documento fue “tomada con el consentimiento de los tres acusados”.

Burzaco se había declarado culpable el pasado 17 de noviembre; el 11 de marzo, el juez Dearie aceptó su testimonio y le fijó una multa de US$ 21,7 millones, los que se sumaron a los US$ 20 millones de la fianza acordada para mantenerse con prisión domiciliaria en un departamento de New York. Se han desclasificado pues las declaraciones se basa en que los testimonios de tres nombres fundamentales de la trama de corrupción y sobornos del FIFAgate ya fueron difundidos: Chuck Blazer (ex secretario general de la Concacaf y el primer arrepentido que tuvo la causa); Daryll y Daryan Warner (hijos del triniteño Jack Warner, ex presidente de la Concacaf), y José Hawilla, presidente y dueño de la productora brasileña TrafficElFIFAgate tuvo dos oleadas de acusaciones. La primera, el 27 de mayo del año pasado, cuando funcionarios de la justicia suiza detuvieron a siete altos dirigentes de la FIFA que se preparaban para una nueva reunión de comité ejecutivo. Tres ejecutivos argentinos relacionados con la televisión estaban involucrados: Alejandro Burzaco (Torneos) y Hugo y Mariano Jinkis (Full Play). La segunda tanda de acusaciones se distribuyó el 3 de diciembre e incluyó a los argentinos Eduardo Deluca y José Luis Meiszner, ex secretarios generales de la Conmebol.

El jefe de Torneos, Alejandro Burzaco, movió 370 millones de dólares en 14 años a través de sociedades en paraísos fiscales para  losderechos televisivos de la Copa Libertadores. La metodología que se conoce,indujo a la justicia de Estados Unidos a detenerlo como uno de los protagonistas decisivos del escándalo FIFA. En este caso no se escarbó todavía la red política que participó de esta operación, tema  en investigación según fuentes fidedignas. Burzacooperó para obtener los derechos por la Libertadores en una sociedad identificada como Torneos &TrafficSports Marketing LTD (T&T), con sede en las islas Caymán, aunque incluyó escalas en Chipre, Uruguay y Holanda.

El por entonces poderoso CEO de Torneos SA y otros empresarios argentinos desarrollaron maniobras con ayuda de MossackFonseca, especializada en administrar sociedades en paraísos fiscales. T&T cedió los derechos televisivos a la sociedad Torneos &TrafficSports Marketing BV, radicada en Holanda, como intermediaria en la negociación con los canales de TV. Y detrás de esa firma holandesa, el estudio panameño montóartilugios en Chipre y Uruguay para ocultar al verdadero dueño.

Esta metodología se revela en Panamá Papers es la que investiga la justicia de Estados Unidos, que detuvo a Burzaco el año pasado acusado de haber conseguido los contratos de televisación de la Copa América mediante el pago de comisiones ilegales. También se repiten los nombres de los intermediarios y de las sociedades offshore.

El complejo entramado societario comienza en Buenos Aires. Torneos y Competencias SA (TyC) es dueña del 25% de la sociedad offshore T&T, que concretó el pago de 370 millones de dólares a la Conmebol. Burzaco era el CEO de TyC.black formal dresses online

La primera red se construyó para montar T&T en Caymán, con varios intermediarios. El vínculo de T&T con la Conmebol tuvo tres etapas: el primer contrato se firmó el 22 de agosto de 2003 por las ediciones de la Copa Libertadores en el período 2004-2010. El acuerdo se extendió luego a 2014 yse volvió a renovar hasta 2018. Ese último contrato, firmado el 6 de marzo de 2008 – diez años antes-, evidencia el secreto o de la operación: confidencialidad sobre la relación comercial después de concluido. Los argentinos Julio Humberto Grondona y Eduardo Deluca, ambos por el comité ejecutivo de la Conmebol, y el presidente de la entidad, el paraguayo Nicolás Leoz son los firmantes.

La afinidad entre T&T y la Confederación fue clara cuando tuvo la prioridad en cada renovación. En el último contrato la empresa pagó una prima de US$ 4 millones extras.

El contrato permitía a T&T condicionar, incluso, el aspecto deportivo de la Copa Libertadores: los equipos tuvieran un mínimo de siete jugadores titulares con 15 partidos en primera. Además, la sociedad debía dar su consentimiento sobre lugares, fechas y horarios de los partidos.

Por razones impositivas, en 2012, T&T cedió sus derechos a la firma Torneos&TrafficSports Marketing BV, con sede en Países Bajos. Detrás de esta firma holandesa, Mossack Fonseca interpuso Medak Holding Ltd., registrada en Chipre, que a su vez estaba controlada por la firma uruguaya HenletsGroup.

El beneficiario final de HenletsGroup era el uruguayo Escardó Barbe hasta que murió 2014. Quedó como accionista y directora de MedakMarina Kantarovsky, una cordobesa de 32 años que vive con su marido, el holandés Maarten van Genutchen. Van Genutchen figuró como director de T&T Holanda, pero renunció cuando estalló el FIFAgate.

La firma holandesa, con licencia televisiva en mano cedida por T&T, intermediaba en la venta de los derechos. Por ejemplo, negoció millonarios giros con la cadena brasileña TV Globo, que se depositaban en el ING Bank de Amsterdam. Negociaron contratos entre 2004 y 2019, a un promedio de US$ 10 millones.

Mientras comercializaba los derechos ya adquiridos, la firma holandesa ejecutaba subcontrataciones, una y otra vez, con José Margulies. Este empresario argentino nacionalizado brasileño está acusado en Estados Unidos de ser el facilitador de las comisiones ilegales a los dirigentes de la Conmebol. Las contrataciones eran hacia dos de sus empresas -también investigadas por la justicia- Somerton Ltd., registrada en Turks y Caicos, y Valente Corp., en Panamá.

La señora jueza María RomildaServini de Cubría ha tomado por los cuernos el temazo de la corrupción en la AFA. Es hora que la justicia se ponga de pie. Es un requisito indispensable para iluminar los rincones oscuros que ensombrecen la Argentina.

Source link

Cargar Más Artículos Relacionados
  • DE TEMER: EL BRASIL – 7miradas

      Está fuera de la vida política, pero Fernando Henrique Cardoso sigue siendo una referenc…
  • CATALUÑA

    ¡Cuídate, España, de tu propia España! ¡Cuídate de la hoz sin el martillo, cuídate del Lin…
  • LA CONVERSACIÓN POLÍTICA – 7miradas

        Carlos Lazzarini trabaja junto al editor de 7 Miradas. Es periodista, especialista en …
Cargar más en Opinión

Deja un comentario

Mira además

La morgue está de paro, pero no habrá retraso en la autopsia del cuerpo encontrado en el Río Chubut

La asamblea de los trabajadores de la morgue resolvió que en ningún caso la autopsia se va…