Inicio Opinión   EL GIGANTE BONAERENSE: RECALIBRAR LA POLÍTICA

  EL GIGANTE BONAERENSE: RECALIBRAR LA POLÍTICA

9 minuto leer
Comentarios desactivados en   EL GIGANTE BONAERENSE: RECALIBRAR LA POLÍTICA
0

Por Carlos Lazzarini @calilazzarini

El silencio de la gobernadora Vidal y del Jefe de Gobierno porteño Horacio Rodriguez Larreta se escuchó con fuerza en plena crisis financiera. El impacto en la política del temblor económico se hizo más evidente que nunca. Al mismo tiempo, una gran variedad de encuestas circularon en tiempo real casi al ritmo del dólar y las LEBACS. Números que reflejaban un tablero con alzas y bajas, tanto de las divisas como de la imagen de los distintos referentes políticos. Todo contribuía, además de a la angustia de los argentinos, a la confusión general y a la inocultable danza de especulaciones.

No es la primera vez que los períodos de prolongado silencio de la gobernadora aturden en Casa Rosada. A cuántos y a quiénes alcanzaban las declaraciones de Macri cuando, como aseguran algunas fuentes, se quejó por la falta de coraje de algunos dirigentes. Quiénes se sintieron aludidos. Fue tal vez la primera vez que el oficialismo, el gabinete, los espacios parte de la coalición Cambiemos, y la mesa chica, se pusieron a prueba en situación de crisis.

El silencio se rompió recién el lunes previo al vencimiento de los bonos, con una extensa entrevista donde Vidal salió a respaldar el rumbo del gobierno. Lo hizo a su estilo, reforzando los puntos que le han dado muy buenos resultados hasta ahora. Es decir, azuzando los fantasmas del pasado, mostrándose autocrítica y abierta al dialogo. Con humildad y firmeza. Argumentos que empezarán a competir contra la merma de recursos para la gestión, la necesidad de recalibrar las negociaciones salariales en marcha con los gremios, y un creciente malhumor social.

Sus declaraciones llegaron cuando se difundía que la política retornaba al gabinete nacional. También después de aquel encuentro reservado con Emilio Monzó.

La imagen de la gobernadora sufre al ritmo del deterioro general, aunque sostiene su lugar privilegiado en la preferencia de los argentinos. Pero quedó en evidencia un diferencial nada despreciable del que también se tomó debida nota en el entorno presidencial. En las hipótesis de segunda vuelta (algo que el gobierno intentará evitar de cualquier forma) es, del espacio Cambiemos, la que logra evitar la unidad contra el oficialismo. Algo que el Presidente, con los números que circulan hoy, no consigue. Es decir que, si la elección de 2019 no es contra CFK, porque esta no compite, puede ser a favor o contra Macri. Por eso la apuesta a la primera vuelta.

Motivos suficientes para que Macri y Vidal no detengan su plan para conquistar los distritos del conurbano bonaerense donde tienen como objetivo arrebatarle algunas administraciones locales a la oposición, de ser posible, pero fundamentalmente de mejorar la performance de la última elección. Están más que convencidos que ahí está la llave para evitar el balotaje.

Así fue como casi sin tomar aire tras eludir un martes negro, el gobierno anunció que cerca de un millón de usuarios de los partidos bonaerenses de Quilmes, Morón, Florencio Varela, Berazategui, San Martín, La Matanza, Lomas de Zamora y Esteban Echeverría (algunos en manos de Cambiemos y otros de la oposición) se verán beneficiados al poder utilizar, desde fin de año, los nuevos ramales del Metrobus del Gran Buenos Aires que contará con una traza total de más de 30 kilómetros.

El proyecto, que demandará una inversión de 4.500 millones y podría generar 3.330 puestos de trabajo, contempla la creación de cuatro nuevos ramales en etapas sobre avenida Calchaquí (Quilmes), avenida San Martín (Florencio Varela), Ruta provincial 4 (Camino de Cintura) y la extensión de la Ruta Nacional 8.

Otra clara señal. En tiempos complicados Cambiemos vuelve a la marca que tal vez más beneficios le ha dado: el metrobus. Esta vez, ni más ni menos que en el populoso conurbano. Un intento por suplir un plan de obras que amagaba con transformar el gran Buenos Aires pero que, producto de las nuevas restricciones financieras, obligo a poner en revisión luego que Vidal se anoticiara que el recorte le significaría a la provincia el 25 por ciento menos de los recursos previstos. Algo así como unos 7.500 millones menos.

Además, hay que tener en cuenta que otra de las cosas que desnudó la crisis es que ya no se podrá sostener la intención de ir a paritarias con el 15 por ciento de inflación previsto. Atenta a esas secuelas del temblor financiero, Vidal se quejó por las inconclusas paritarias docentes y volvió a ratificar su compromiso para que los salarios de los maestros no pierdan frente a la inflación. Por eso anunció también recomposiciones unilaterales a cuenta de un acuerdo futuro, todavía muy incierto y lejano.

Con todo, así en la economía, como en la gestión y la política, son tiempos en los que muchos se predisponen a recalibrar. Un antes y un después.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Zamora recibió la visita protocolar de la investigadora colombiana Fabiola Rey

14/08/2018 – El Gobernador de la Provincia, Dr. Gerardo Zamora recibió la visita pro…