Inicio Opinión EL GIGANTE BONAERENSE: REFLEJOS DEL NUEVO PODER

EL GIGANTE BONAERENSE: REFLEJOS DEL NUEVO PODER

 

Por Carlos Lazzarini @calilazzarini Los reagrupamientos en la Legislatura bonaerense, como reflejo de la pasada elección, reconfiguran las relaciones de poder en la provincia de Buenos Aires. Definen el nuevo ecosistema en el que se moverá la gobernadora Vidal los dos años que le quedan de mandato,

En espejo al escenario nacional, donde los gobernadores parecen tomar el control de la oposición y convertirse en los interlocutores predilectos del presidente Macri, los intendentes peronistas hacen lo propio en la Provincia. Son los del conurbano con sus aliados del interior. Una curiosa distribución de bancas, la que se acaba de producir en el legislativo provincial, que evidencia también la falsa unidad abrochada recientemente en la estructura del PJ provincial, donde se selló un forzado acuerdo en tiempo de descuento.

En el Senado bonaerense lo de Cambiemos será un desfile. Podría ser la mejor escribanía si así se lo propusiera el oficialismo. Es que a Vidal le responden 29 senadores sobre un total de 46. Mientras que en diputados, tendrá 45 sobre 92. Tal vez no tan abrumador como en el Senado pero al borde del quórum propio y a tiro de una mayoría que, con el peronismo hiper fragmentado, todo podría resultar un mero trámite. Así, resulta más atractivo seguir los guiños de la gobernadora hacia los distintos campamentos de la oposición, que especular sobre las facilidades para encontrar las mayorías.

Después de alguna tibia duda, más orquestada desde algún sector de Cambiemos o de Lilita Carrió, Vidal ratificó a Manual Mosca como presidente de Diputados. Se trata del joven dirigente de Bolivar, esposo de la recientemente electa senadora nacional Gladys González. Pero el dato, además de alguna pequeña interna en Cambiemos, fue la bendición del vice. Ahí Vidal tomó partido por un referente de los intendentes peronistas. No es menor. Se trata del cargo históricamente más disputado por la oposición y esta vez no fue la excepción. Tanto se discutió que el humo blanco llego, después de una dura batalla, al borde de los plazos. El poder de la vicepresidencia reside en que tiene la firma ligada a la del presidente. O para decirlo con mayor claridad: el titular del cuerpo necesita la firma del vice para que las resoluciones sean, administrativas y legislativas, resulten válidas.

Esa curiosidad nada menor, funciona así desde los tiempos de la Alianza cuando se alternaban los cargos radicales y frepasistas. Ahora hicieron los propio los de Cambiemos y el Frente Renovaor. Pero eso terminó. El dato saliente del nuevo equilibrio de poder es que el PJ logró correr de ese codiciado sillón al massismo.

Deja entonces la vicepresidencia Ramiro Gutiérrez, quien trabaja las reformas penales del Frente Renovador, y asume Marisol Merquel en representación del sector del justicialismo de los intendentes. Merquel es una diputada del interior bonaerense. Más precisamente de la sexta sección electoral. Se dice que el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde es ahora a Vidal lo que fue Sergio Massa los primero dos años. Sin embargo, hay quienes aseguran que la relación del ex alcalde de Tigre con la gobernadora, sigue intacta.

Lo cierto es que en Diputados, el peronismo no quedó dividido en dos como en la estructura del PJ provincial sino en cuatro. Y podrían ser cinco si se quisiera colocar en ese lote a los diputados de Massa, cuestión que se supone se irá acomodando con el tiempo. En detalle: un bloque kirchnerista, otro apadrinado por los intendentes del Conurbano y sus colegas del interior, los del Evita/Randazzistas y los del ya imprevisible José Ottavis.

La decana de Periodismo, Florencia Saintout, transita sus últimas horas al frente de la facultad y se prepara para asumir la conducción de la bancada K (ahora Unidad Ciudadana) que tendrá 21 escaños. Florencia también deja su banca en el Concejo local, a cuatro cuadras de su nuevo trabajo.  Por otro lado, el bloque si se quiere más peronista, el denominado “PJ Unidad y Renovación” tendrá ocho lugares con representantes de intendentes del Conurbano y el interior que estarán bajo la presidencia de Julio Pereyra. El hombre de Florencio Varela, además de intendente supo ser de los más K y presidió por mucho tiempo la Federación Argentina de Municipios (FAM). Todo cambia. En tanto, los 12 del massismo serán presididos Rubén Eslaiman.  Por su parte José Ottavis, cada vez más lejos de todos, quedará en compañía de Rocío Giacone.

Senado radical

Al radical vicegobernador Daniel Salvador, lo secundará otro correligionario. Horacio López será el vicepresidente primero. Los peronistas, Cambiemos puros y massistas se repartieron el resto de las vicepresidencias. Hay cargos para conformar a todos y facilitar acuerdos.

Mientras el bloque de Unidad Ciudadana-FPV tendrá 11 bancas, habrá otro campamento referenciado en los intendentes con cuatro sillas. El massismo, por su parte, luego de roces y despidos, conserva  dos lugares.

Cómoda, mucho más tranquila que en aquellos convulsionados inicios de gestión, Vidal disfruta de su gira internacional mientras se acomoda el nuevo tablero de la provincia. Claro que no se le escapa detalle, pero consolidó su equipo de gestión y político. Pero fundamentalmente, consolidó su vínculo con los bonaerenses. Y eso, por ahora, le permite hasta influir en el armado opositor.

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Opinión
Los comentarios están cerrados.

Mira además

Gerardo Zamora: “Soy un militante político y creo en la política como herramienta de transformación”

Recibió de manos de su esposa, Dr. Claudia Ledesma Abdala la banda y el bastón. El goberna…