Inicio Opinión LA COBARDE HUMANIDAD – 7miradas

LA COBARDE HUMANIDAD – 7miradas

 

El artista chino explica en Buenos Aires, su visión del mundo a Carlos Cué del diario español El País.

Ai Weiwei (Pekín, 1957), artista chino, que sufre desde hace años la represión en su país y en 2011 fue detenido durante tres meses por su oposición al régimen. En 2015 recuperó su pasaporte. Y ahora es imparable en su nueva vida. Basta verle pasear por Buenos Aires para entender su doble dimensión de artista consagrado —lo paran constantemente para hacerse fotos— y a la vez de hombre libre. Ai ha viajado a la capital argentina para preparar una gran exposición que se realizará en la Fundación Proa, el gran museo privado en La Boca, el barrio más popular de la ciudad.

En el museo es un profesional que mide espacios, piensa en cómo colocar sus enormes instalaciones e imagina otras nuevas. Él se concentra en las redes sociales, a las que es adicto. Sube sin parar fotos de todo lo que ve y se presta a hacerse otras con los fans que se encuentra por todas partes.

Ai está en este momento concentrado en su trabajo sobre la crisis de los refugiados en Europa y en todo el mundo. Montó un taller en Lesbos (Grecia), llenó de chalecos salvavidas el Konzerthaus de Berlín, cubrió de lanchas neumáticas el Palazzo Strozzi de Florencia, y poco antes de viajar a Buenos Aires ha sabido que su documental centrado en este asunto, Human Flow, competirá este año en la sección oficial del festival de Venecia.

El artista dedica su arte casi por completo a denunciar el drama de los refugiados. Estuvo en allí meses entrevistando cada día a los que llegaban para su documental. Grabó más de 600 horas. Y este año, en Praga, inauguró La ley del viaje, una patera de 70 metros y 258 figuras hinchables. Él es un activista y no dejará de serlo, pero es escéptico sobre el poder de su arte, cree que lo importante es que los ciudadanos se impliquen individualmente. Y deja caer una crítica contra otros artistas, que no se implican como él. “Mi arte es solo el de un artista chino estúpido, son mis sentimientos, mi relación con estas cosas que suceden. El arte en sí no puede hacer nada. Yo puedo hacer algo por mi propia conciencia, y quizás influir en alguna persona. Hay mucha gente que conoce lo que está pasando. Pero hacen ver que no les importa, que no va con ellos. Algunos pretenden estar haciendo otro tipo de arte más elevado y no hablan de la dignidad humana”.

Ese pesimismo que le ha dejado su experiencia con los refugiados le lleva a pensar que “la humanidad está perdiendo visión y coraje”. “Creo la humanidad se está convirtiendo cada día en más cobarde, no solo con los refugiados, también con el cambio climático. Muchos hacen ver que no va con ellos, que otro lo solucionará”. La llegada de Donald Trump le inquieta especialmente. “Mucha gente por la globalización ha perdido trabajos y tienen miedo del futuro, porque les habían vendido una imagen muy bonita. Pero lo que dice Trump, por ejemplo en una academia de policía hace poco, es increíble, está alentando la violencia. Si nos contaran que ha dicho eso y no lo viéramos con nuestros propios ojos, no lo creeríamos”.

 Ai cree que la clave está en los jóvenes, que sean conscientes de su poder. “La gente tiene también más poder con las redes sociales, pero aún tenemos que ver cómo lo transforman en poder político. Si ve lo que pasa ahora en Venezuela, en muchos otros lugares, donde antes estaba más tranquilo. Los jóvenes están mucho más informados, pero a la vez pueden ser más desinteresados porque en Occidente han vivido medio siglo de paz”.

Ai, histórico luchador por los derechos humanos en China, aprendió con la crisis de refugiados en Europa que “la libertad y la democracia son una lucha continua, no están garantizadas para nadie. Mientras haya una persona que está desesperada, toda la humanidad está herida, arruinada. Si no tenemos esta idea de la humanidad como una sola, nunca podremos solucionar el problema”.

El artista es especialmente pesimista con China, su país, al que vuelve periódicamente pero con cautela. La mayor parte del año la pasa fuera, y tiene su sede principal en Alemania. Ai cree que desde su detención, en 2011, la situación ha empeorado. “En China no hay establishment porque los intelectuales siempre son perseguidos. China ha acumulado mucho dinero, pero no ha desarrollado los derechos humanos. Tiene un quinto de la población mundial pero no hay derechos laborales ni individuales, todo lo controla el Estado, incluso las redes sociales. Está yendo hacia atrás de forma terrible. Cuando me detuvieron, mi familia, mis amigos se preguntaban ¿dónde está? Nadie lo sabía. ¿Qué tipo de Estado eres si haces que un ciudadano desaparezca? ¿Cuál es la diferencia entre el Estado chino y la mafia? Si tú eres tan poderoso y tienes todo el dinero, ¿por qué no te puedes ganar el respeto por ti mismo?”, clama el artista.

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Opinión
Los comentarios están cerrados.

Mira además

La batalla por el cristal con el que se mire

Link de la Fuente Relacionado …