Inicio Opinión MAURICIO MACRI. FESTEJO DE CUMPLEAÑOS

MAURICIO MACRI. FESTEJO DE CUMPLEAÑOS

El segundo años de gobierno del presidente Mauricio Macri fue recibido por los medios con cifras, encuestas  serias y/o caprichosas, comentarios bien o mal intencionados- . En síntesis: el 47%de los argentinos considera que el balance es positivo, frente a un 31%que lo evalúa en forma negativa y un 22%que lo estima regular.

El 51%cree.que apoyaría a Macri si decide presentarse a la reelección presidencial dentro de dos años. Además, el 49% confía en que el país mejorará en un año. (Poliarquía, encomendado por “La Nación”).

Dando un paso al costado de los dimes y diretes, interlocutores válidos sobre la situación del país opinan sobre la situación:

Graduado en la Universidad de Buenos Aires y doctor en Sociología por la École des Hautes Études en Sciences Sociales de París, Juan Carlos Torre es un intelectual reputado y polémico. Siempre sostuvo la división principal del peronismo no está en la dirigencia sino en su base social, producto de un mundo del trabajo que se quebró en realidades irreconciliables. Basta leer sus libros Perón y la vieja guardia sindical. Los orígenes del peronismo o, El gigante invertebrado.

Hoy reflexiona: “Lo que está pasando en la Argentina tiene muchas novedades. Obliga a repensar la proposición clásica de que la gente vota con el bolsillo: eso se acabó. El bolsillo está bastante magro, pero hoy las expectativas están jugando más fuerte que las realidades. La segunda razón es que todavía en el espejo retrovisor mucha gente ve algo que no le gusta. La diferencia la hacen los votantes del peronismo, que están desertando y moviéndose hacia Cambiemos.”

Cuando se dice que éste es un gobierno de centroderecha, me parece una simplificación. Cambiemos es algo más que el PRO y esa palabra no comprende al resto de sus componentes. Las palabras izquierda y derecha en América Latina no funcionan tan bien porque los movimientos nacional-populares pueden incluir esa variedad. Sugiero que estemos abiertos para ver cómo se va desplegando este nuevo animal político.”

“Macri no es emergente de los poderes concentrados de la economía, que no lo reconocen como propio. En la elección entre Scioli y Macri, el voto económico fue por Scioli. Macri siempre vivió con incomodidad que sus llamados amigos no lo hubieran apoyado en el momento clave. Ganó, se los reprochó y está sorteando el desafío persistente de que sólo los peronistas pueden gobernar. Está demostrando que entre sus opciones no está el helicóptero. No se pueden tercerizar las funciones del Estado en un lobby económico. Ya lo vimos insinuado con Aranguren, que viene de Shell y lo primero que hace es una política a favor de las empresas con las tarifas. ¿Tenemos que seguir aprendiendo siempre?”

Hay algo más que el antiperonismo como amalgama: lo que se está llamando un cambio de época y que está inclusive, de un modo u otro, penetrando en el peronismo. Cuando uno escucha a Florencio Randazzo o a Massa, ve que Macri ganó la batalla cultural. Se presentan con credenciales que no son las de la épica peronista. Nosotros podemos hacer las cosas mejor, la seguridad, los trámites. ¿Por qué se dice eso? Porque vende. Tiene que ver con la palabra gestión, que ocupa un lugar en la agenda.

Por el lado del PRO, más que de Cambiemos, hay un gobierno que viene sin mala conciencia del capitalismo. En general, los partidos en la Argentina siempre han dicho del capitalismo “sí, pero”. El PRO no pide perdón: el capitalismo es lo que cuenta, lo que vale. Lo otro es una disposición muy favorable hacia la globalización, también resistida desde los partidos tradicionales”.

Guillermo Antonio Calvo es un economista y profesor argentino. Director del programa de dirección de políticas económicas de la Universidad de Columbia en su escuela de estudios internacionales y asuntos públicos.

Reflexiones sobre el actual gobierno:

-La gestión de Macri se vio favorecida por la alta calidad de algunos de sus miembros y el fuerte contraste con la bajísima reputación internacional de la administración anterior. A eso se le sumó tomar medidas, como el sinceramiento del dólar y el arreglo con muy alto. Si no se logra reducir, los holdouts. Todo ello contribuyó a aumentar el acceso al mercado de capitales, su defecto, a tasas altas con respecto al resto del mundo, lo que muestra que la confianza puede aumentar considerablemente si el Gobierno logra mayor credibilidad.

-Va a ser necesario reducir el elevado gasto del sector público, lo que requiere un manejo político muy hábil.  El Gobierno ha mostrado ser bastante ducho en este sentido, pero la verdad es que el gasto público sigue siendo muy alto. Si no se logra reducir, el país estará destinado a un endeudamiento insostenible o, en su defecto, a tasas impositivas altas que destruyen la competitividad del país. La lentitud en bajar la inflación es también un problema.

-El mundo financiero hoy día es impredecible. Las economías avanzadas todavía muestran un crecimiento bajo, dados los estándares anteriores a la Lehman que un llegado reciente como Argentina puede tener espacio para seguir endeudándose por unos cuantos años. Pero, por otro lado, las medidas que está tratando de implementar Trump, por ejemplo, que aumentan considerablemente el atractivo de invertir en EE.UU., pueden llegar a generar una huida de capitales hacia esa parte del mundo.

-Si uno toma los mercados a futuro como una indicación de las expectativas que tienen los inversores, puede concluir que la suba de tasas de la Reserva Federal (el Banco Central de EE.UU.) va a ser extremadamente paulatina. Esta predicción se refuerza si uno toma en cuenta la posibilidad de que China sufra una crisis crediticia interna que baje la tasa de crecimiento mundial. Pero, por otro lado, esto último puede tener un efecto negativo en el precio de las commodities que reduzca fuertemente el acceso de Argentina al mercado de capitales

-La OMC está en crisis debido, en gran parte, al proteccionismo que está empezando a dominar en el mundo. Los G20 fueron muy útiles a los comienzos de la crisis de Lehman, pero el entusiasmo inicial ha casi desaparecido, lo que se explica, en gran medida, por consideraciones de orden político y que la crisis ha perdido momentáneamente mucho de su virulencia. La aparición de Trump en el tablero hace aún más difícil encontrar consensos. Dicho esto, el hecho de que Argentina juegue un papel tan visible puede tener un efecto favorable. Pero los temas que se discuten en estos foros no van a ser muy diferentes por el hecho de que Argentina sirva la mesa. Son temas mundiales y Argentina representa menos del 1%del producto mundial.

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Opinión
Los comentarios están cerrados.

Mira además

El massismo manifestó su “preocupación y rechazo” por los dichos de Triaca – Télam

“Con la bandera que nos caracteriza por la defensa del trabajador y la clase media, …