Inicio Nacionales Noticias en POLÍTICA : Difícil creer el relato oficial de los sucesos en el Pu Lof en Esquel

Noticias en POLÍTICA : Difícil creer el relato oficial de los sucesos en el Pu Lof en Esquel

Sebastián Premici en Página/12:

“El Gobierno nacional apostó en los últimos días a instalar la idea de que un grupo de gendarmes pudo haber actuado de manera solitaria y, ante un acto de “desborde”, atacado a algunos de los integrantes de la Pu Lof en Resistencia, incluido Santiago Maldonado. Para esa construcción se valió de distintas versiones –piedrazos o disparos de una escopeta anti tumulto– que circularon por sus medios afines. Sin embargo, para las querellas, nada de eso tiene peso. Desde un primer momento, la persecución que hubo hacia dentro de la comunidad fue justificada por la supuesta agresión recibida por los uniformados Emmanuel Echazú y Ernesto Yañez. Ayer, Echazú ratificó su versión de que fue agredido ni bien ingresó por la tranquera pero los testimonios de los escopeteros Darío Rafael Zoilán, Aníbal Cardozo y la enfermera Maira Ramos lo desmienten: Echazú y Yañez fueron heridos a la vera del Río Chubut y sus golpes podrían ser producto de un enfrentamiento con Maldonado.

El testimonio de los cuatro gendarmes que ayer declararon ante el juez Guido Otranto reafirma la postura de las querellas de que no existió ninguna flagrancia que legitimara el ingreso de Gendarmería al territorio de la Pu Lof en Resistencia y que la orden del comandante Pablo Escola fue entrar directamente para “apresar manifestantes”. Pero el otro dato clave es que sus contradicciones volvieron más verosímil la declaración del testigo Matías Santana, quien observó a tres gendarmes pegándole y luego cargando a Santiago Maldonado.

Para el defensor oficial de Esquel, Fernando Machado, es ahí donde entró en escena la Unimog y quien tuvo que dar la orden para su ingreso no pudo ser otro que Escola, que recibía órdenes del comandante mayor de gendarmería Diego Balari, y éste a su vez de Pablo Noceti, jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich. El Gobierno nacional, de la mano de Noceti y la Gendarmería, construyó la versión de que el ingreso a la Pu Lof en Resistencia Leleque por parte de los uniformados se produjo ante un “hecho de flagrancia”. Las testimoniales de ayer van a contramano de ese relato.

Echazú y Yañez no actuaron solos. Ante la orden impartida por Escola de entrar y atrapar a los integrantes de la comunidad, los gendarmes que participaron del operativo –que aún no está claro cuántos fueron por las inconsistencias encontradas en los libros de Gendarmería– ingresaron a la Lof por distintas partes. Algunos lo hicieron por la tranquera, otros rompieron los alambrados y llegaron hasta el río en varios grupos, divididos en grupos de entre tres y cuatro gendarmes. En total, pudo haber sobre el río entre 15 y 20 uniformados. (…)”.

Mariano Spezzapria en el diario platense El Día:

“(…) La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich tuvo que hacer tripas corazón y aventurarse a caminar por las calles de Berazategui justo en medio del caso Maldonado, que la tiene a mal traer. Pero la instrucción de la plana mayor de Cambiemos fue clara: hay que volver a salir a timbrear para mostrar cercanía con la gente de cara a las elecciones legislativas de octubre.

La ministra cuenta con el respaldo del presidente Mauricio Macri, aunque a medida que se fueron sumando elementos que complican a la Gendarmería con la desaparición del joven artesano, tomó más protagonismo el titular de la cartera de Justicia, Germán Garavano. Al tiempo que Bullrich fue bajando el perfil, pagando el costo de sobreactuar la defensa de los gendarmes.

Sin embargo, Cambiemos mantiene su hoja de ruta inalterable -con Bullrich incluida- y da muestras de que tiene una maquinaria electoral aceitada, que llegó para quedarse tanto a nivel nacional como bonaerense. A tal punto, que los estrategas de la gobernadora Vidal se propusieron sacar más votos en el interior provincial, pese a que allí están golpeando duro las inundaciones.

La lógica que rige a la coalición gubernamental es inversa a la que guiaba las decisiones del kirchnerismo. Esto es, enfrenta los problemas aún cuando a priori puede pensarse que no los podrá resolver o que se convertirán en un boomerang para sus intereses electorales. “No se nos caen los anillos cuando hay cosas para corregir”, dijo el secretario presidencial De Andreis.

El funcionario fue uno de los tantos que el último viernes participó del encuentro nacional de Cambiemos en el Parque Norte porteño, histórica sede de los congresos justicialistas desde la década del ´90 pero que ahora es igual de hospitalario con el nuevo poder político argentino. Allí sobresalieron los consejos de Marcos Peña, el asesor Jaime Durán Barba y Rogelio Frigerio.

El ministro del Interior se dirigió a los candidatos oficialistas de todo el país: “Tenemos que ser humildes, sin ser débiles. Y no caer en el triunfalismo”, prescribió, antes de dar una instrucción que no dejó de llamar la atención entre los asistentes: “Hay que quemar las boletas que nos sobraron de las PASO. No sea cosa que aparezcan en octubre y nos impugnen los votos”. (…)”.

Crónica desde Esquel del diario Jornada (de Trelew, Chubut):

Se llevó a cabo ayer (16/09) en Esquel una clase del Curso de Promotores Indígenas, que desarrolla la Cátedra Libre de Pueblos Originarios de la Universidad Nacional de la Patagonia. La misma tuvo lugar en la plazoleta de avenida Ameghino al 2200, frente a la Unidad Penitenciaria 14 donde está detenido Facundo Jones Huala.

La abogada del lonko preso precisamente, Sonia Ivanoff, explicó en declaraciones a Jornada que es el 4to. año que la Universidad dicta el curso, del que participan referentes de distintas comunidades indígenas, y del pueblo mapuche de Esquel y otras localidades.

El objetivo –indicó- es visibilizar el estado de situación en ejercicio de derecho, subrayando que “el ejercicio del derecho territorial se está criminalizando, judicializando, cuando el ejercicio del derecho no es un crimen”.

Además la Dra. Ivanoff expuso que el 01/08 se cumplió un mes de la detención de Jones Huala, y Santiago Maldonado se solidarizó con él y con los 9 apresados el 31/07 en Bariloche mientras reclamaban en el Juzgado Federal de esa ciudad, y fue al Pu Lof en Resistencia Cushamen.

(…) Respecto de la situación de Jones Huala, la abogada puntualizó que están en la etapa de ofrecimiento de prueba, para pedir la no extradición a Chile, encontrándose a consideración del juez federal de Bariloche, Gustavo Villanueva, la admisión de la prueba.

El juicio se realizará en Bariloche, y “esperemos que no suceda lo que en Esquel; que no se lleve a cabo en un Escuadrón de Gendarmería y que sea público”. Agregó que el año pasado, durante el primer juicio que estuvo a cargo del juez federal de Esquel, Guido Otranto, el pueblo mapuche mostró un acto de visibilidad y seriedad, sin conflicto y apoyo simbólico desde la calle.

Preguntada Ivanoff acerca de cuáles son las pruebas que presentó en el intento de evitar la extradición de Facundo Jones Huala, dijo que primero, es un preso político con una doble persecución penal, estando pendiente incluso que la Corte Suprema de Justicia de la Nación se expidiera sobre la apelación al fallo de Guido Otranto, que había presentado la fiscal federal de Esquel Silvina Avila.

De hecho –afirmó la letrada- el lonko está preso desde antes de la decisión de la Corte que en definitiva confirmó lo dispuesto por el magistrado. (…)”.

—————

CEIS Consultora realizó una encuesta de intención de voto e interés general en la Provincia deBuenosAires entre los días 9 y 11 de septiembre de 2017. El relevamiento se llevó a cabo mediante el sistema telefónico IVR de recolección de datos en un marco muestral que incluyó la totalidad de los hogares con teléfono fijo de la Provincia de BuenosAires. Se realizaron en total 1.220 encuestas.

—————

Sebastián Aulicino en el diario Río Negro (General Roca, Río Negro):

“(…) Curiosamente, un día después del operativo en la ruta 40, 6 gendarmes se tomaron licencia. Uno de ellos fue Neri Armando Robledo, que declaró (en el informe, no ante el juez) haber lanzado una piedra contra un manifestante; y otro fue Darío Zoilan, que ayer declaró ante el juez. Según el abogado de Gendarmería, Gustavo Dalzone, las licencias “fueron pautadas con anterioridad y eran los relevos normales previstos en la Gendarmería, porque la mayoría de los efectivos son del Norte del país”.

Zoilan ya admitió haber disparado una escopeta con postas de goma, sin herir, y que escuchó otros disparos junto al río. También aseguró que vio cómo uno de los manifestantes vestido de negro o azul cruzaba el río. Uno de los testigos mapuches, Matías Santana, aseguró haberle prestado a Maldonado su campera, pero de color celeste, que vestía cuando supuestamente fue atrapado por Gendarmería.

Zoilan también afirmó que escuchó a un compañero, el “Sargento Peloza”, gritar “tenemos a uno”, pero aclaró que se refería a que tenía “uno a la vista”.

El gendarme también aseguró que vio que uno de los manifestantes vestido de negro o azul cruzaba el río. Podría coincidir con la ropa de Maldonado.

El abogado de Gendarmería, Gustavo Dalzone, negó que la fuerza “haya utilizado armas en el operativo de desalojo en la Ruta 40 y que consta en el informe interno de la fuerza”. Andrés Ahumada, chofer de camioneta del Escuadrón de Esquel, reconoció que estuvo armado con su 9mm. Según Dalzone los choferes están habilitados mientras no se bajen del móvil. (…)”.

 

Nicolás Wiñazki en el diario Clarín, en una firme defensa del rol de la Gendarmería:

“Hay alguien que vio buena parte de lo que pasó ahí mismo, donde nadie parece haber visto nada muy preciso. Es un testigo clave para la causa Maldonado. Estuvo en el Lof de Cushamen, habitado por mapuches radicalizados, en el que se rastrean indicios sobre Santiago Maldonado.

No es un gendarme. No es un mapuche. Es maestro. De música. Sindicalista militante. Se llama Eduardo Pastorini.

Clarín accedió a videos y fotos donde por primera vez se lo puede ver, discreto, como oculto, en varios de los acontecimientos extraordinarios que ocurrieron en esas horas dramáticas en Leleque. Vio. Escuchó. Grabó. Filmó. Fotografió. Calló. Por ahora. ¿Por qué?

El testigo llegó el 31 de julio, se sumó al corte de la ruta 40, kilómetro 1.848, al lado del predio de esa comunidad aborigen. Estaba encapuchado.

Se quedó hasta el otro día, 1 de agosto, cuando ya nada más se supo de Maldonado.

Incluso se puede ver al testigo silente filmando el momento en el que los gendarmes se van del lugar en el que habían perseguido momentos antes a diferentes habitantes del lugar con el objetivo de detenerlos. El camión se va sin que nadie les grite. Camino al predio, algunos de sus habitantes entran abrazándose.

A Pastorini lo registraron en el Lof de Cushamen tomando fotos o videos.

Pastorini nunca declaró ante el juez que investiga esta historia, Guido Otranto. La Justicia no lo convocó para saber qué sabe. Y sabe.

El testigo estuvo siempre allí donde ocurrieron hechos de posible relevancia para la causa Maldonado, pero nunca destacándose en el centro de la escena. En los videos exclusivos de Clarín se lo ve mirando o registrando como si no quisiera atraer ninguna mirada. Él sí quería ver. Como al margen, pero en primera fila.

A las seis de la tarde del 31 de julio, en el corte de la ruta, ocho personas y un perro que los acompañaba en ese piquete giraron todos sus cabezas cuando lo vieron llegar.

En ese primer momento, al testigo se lo ve abrazando a uno de los impulsores de las protestas por la liberación del líder de la Resistencia Ancestral Mapuche (RAM), inscripto ante el Estado con el nombre de Facundo Jones, quien para sus seguidores tiene otro apellido callejero: “Jones Huala”.

El encapuchado bienvenido estaba allí junto al menos de una decena de activistas. Todos con cara tapada. Lo saludaron como si lo conocieran mucho, según se ve en imágenes que filmó la Gendarmería.

Un día después, ya sin nada que escondiera su rostro, vestía los mismos pantalones azules, borceguíes marrones y la campera verde con la que había llegado al corte de ruta. (…)”.

Horacio Verbitsky en Página/12, líder del CELS que se solidariza con la causa mapuche:

En marzo de este año, las Industrias Aeroespaciales de Israel anunciaron que a través de su controlada Consorcio de Ciberempresas (IC3) había obtenido un contrato por “decenas de millones de dólares” para establecer un cibercentro nacional en un país de América latina. Según su información oficial varias subsidiarias participan del emprendimiento: ELTA Systems supervisa la implementación del proyecto y se especializa en la detección temprana de ciberataques; Verint Systems se ocupa de crear una plataforma nacional de respuesta a tales amenazas; Check Point Software Technologies provee herramientas de trabajo forense, e inteligencia a escala nacional; ClearSky y CyberX se encargan del planeamiento estratégico de la ciberinteligencia. Algunas de estas empresas han integrado la comitiva israelí de Netanhayu la semana pasada.

Una pregunta molesta es qué uso podrá dar la Argentina a estos sofisticados instrumentos creados por Israel a partir de 1953, en un contexto de hostilidad regional que dio lugar a sucesivas guerras con países vecinos. Con mucho menos es posible reemplazar las hachas y las piedras que la División Brancaleone de la Gendarmería Nacional utilizó para traspasar la tranquera de ingreso a la comunidad de Cushamen, en Chubut, donde una docena de mapuche muy leídos no califican como terroristas que amenazan la paz interior y la seguridad internacional.

ELTA también fue seleccionada por el gobierno de Estados Unidos entre las cuatro empresas que construirán prototipos del muro que Trump prometió levantar en la frontera con México, a ejemplo del que Israel construyó a lo largo de su límite sur con Egipto. Esa experiencia en el trato con pueblos originarios puede ser invalorable para Macrì y sus amigos euro-patagónicos, como John Lewis y Luciano Benetton.

En noviembre del año pasado Patricia Bullrich viajó a Israel junto con el diputado Waldo Wolff (DAIA-PRO). Allí debatieron con los ministros de Defensa y de Seguridad de Netanyahu sobre “modelos policiales y de investigación y programas de capacitación” y participaron en la conferencia internacional HLS&Cyber, donde las empresas israelíes no sólo ofrecen en venta equipos sofisticados sino también la doctrina de su empleo. Wolff es el impulsor de la escandalosa reapertura de la causa fenecida por la denuncia de Nisman.”

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Nacionales
Los comentarios están cerrados.

Mira además

El reloj que fue y volvió del infinito

Link de la Fuente Relacionado …