Inicio Nacionales Noticias en POLÍTICA : El ruso-británico Panther Plus sigue buscando

Noticias en POLÍTICA : El ruso-británico Panther Plus sigue buscando

 

La Armada Argentina informó que trabaja para determinar si un “contacto” a 950 metros de profundidad corresponde al submarino ARA “San Juan“, desaparecido en el Atlántico Sur hace 18 días con 44 tripulantes a bordo. Se trata de 1 de los 3 indicios que aún falta corroborar luego de que la semana pasada se detectaran 6 objetos significativos en el fondo del mar.

“El Aviso Islas Malvinas se trasladó durante la madrugada a otro punto, un punto que estaba a 950 metros, que había sido detectado por el Cabo de Hornos”, explicó el vocero Enrique Balbi en conferencia de prensa. Según dijo, se trata de “un contacto metálico” que fue corroborado por el buque Skandi Patagonia y que hoy se intentará determinar si se trata del submarino desaparecido.

Balbi explicó que anoche se trabajó en otro contacto ubicado a 700 metros y que a pesar de las buenas condiciones climáticas “no se pudo detectar nada” con el minisubmarino ruso Pantera Plus, por lo que en otro momento volverán a investigarlo con otros sensores.

En tanto, la agencia rusa RIA Nóvosti informó:

“El “Islas Malvinas”, de la Armada Argentina, trasladó al aparato sumergible teledirido ruso “Pantera Plus” hasta la segunda región determinada para detectar otra anomalía del relieve del fondo marino, descubierta a una profundidad mayor a 700 metros.

Los marinos rusos realizaron los dos primeros descensos del “Pantera Plus” en la primera región donde se había detectado una anomalía similar, según informó el departamento de información y comunicaciones masivas del Ministerio de Defensa ruso. “El equipo del aparato sumergible teledirigido realizó estos dos descensos con el objetivo de investigar esta primera anomalía”, señaló el vocero ministerial. Desde el “Islas Malvinas”, los operadores rusos determinaron que el objeto detectado a una profundidad de más de 400 metros eran los restos de un pesquero naufragado tiempo atrás.”

Un poco de historia

Seaeye Panther Plus es un desarrollo original de Seaeye Panther en alianza con Rovtech Solutions.

Seaeye es una filial británica de la sueca Saab.

Un ROV (acrónimo del inglés Remote Operated Vehicle, Vehículo operado a distancia) es un vehículo controlado por un operador que no está en el vehículo. Pueden estar operados por señales de radio o mediante un cable o una línea que conecta el vehículo a donde se encuentra el operador:

Seaeye Marine había logrado éxito desarrollando nuevos mercados para sus productos abasteciendo a organizaciones militares y paramilitares de salvamento y rescate tanto de sistemas de observación como sistemas eléctricos. Entonces recibió un pedido para desarrollar un sistema con mayor fortaleza de arrastre.

En el marco del plan para rearme del Estado, vigente hasta 2020, Rusia recibió un equipo completo de robótica británica para buceo.

En 2005, un sumergible análogo a Panther ayudó a salvar un batiscafo ruso de 7 hombres enredado con redes de pesca. Después de ese incidente, el Ministerio de Defensa decidió comprar el lote de equipos.

Uno de los distribuidores de Seaeye es Tetis Pro, que entonces devino en socio de la compañía para proporcionar paquetes ROV eléctricos, más ligeros y transportables por aire, para la intervención en situaciones submarinas con problemas, una necesidad de la Armada rusa, que en agosto de 2007 realizó su 2do. pedido de un sistema Panther Plus (en agosto de 2006 había contratado el Panther Plus 921).

Los expertos del 40mo. Instituto Científico de Búsqueda y Rescate adaptaron los sumergibles para ser operados por buques de guerra rusos. En esto trabajó intensamente el proveedor de equipos de búsqueda “Tetis Pro”, quien recientemente desarrolló la nave de buceo y complejo de rescate GVK-450, en alianza con el “Divex” británico.

Tetis Pro es el representante oficial en la Comunidad de Estados Independientes, que lidera la Federación Rusa, de los principales fabricantes mundiales de equipos baj o el agua: Aqualung, BAUER, Saab Seaeye, SMD, Seabotix, Seamor, Teledyne Gavia, Divex, Ddesco, Hafmynd, Trelleborg, Haux, HYtech, Linkquest, Reson, Tritech, Cygnus Instruments, Broco, etc.

La complejidad del diseño y la novedad técnica requirió de un complejo plan en 2015 para probar todos los sistemas y unidades, capacitación y capacitación del personal.

Los buzos y personal de apoyo fueron entrenados en el Centro Internacional de Entrenamiento bajo el agua en Tasmania (Australia).

Los sumergibles fueron comisionados a la Flota del Pacífico, la Flota del Mar Negro y la Flota Báltica.

En tanto, Hernando Kleimans envía algunos datos para el ayuda-memoria imprescindible:

> El “Leopard” es la siguiente generación del “Phanter Plus”, con una capacidad de tracción y carga 2 veces superior y con la posibilidad de sumergirse a profundidades de hasta 3.000 metros.

> El “Iaguar” es el aparato sumergible teledirigido más potente de la serie. Está destinado a trabajos de gran profundidad y cuenta con un equipo de alto rendimiento.

> “ESP” es un equipo de sumersión profunda se utiliza en grandes profundidades, a partir de los 3.000 metros y es un conjunto de grúa con cableados especiales, con capacidad de flotación propia cercana a 0, lo que facilita el izamiento de objetos entre 8 y 12 toneladas. Está dotado de importantes equipos de iluminación y transmisión de imágenes.

> El “Quantum” está destinado a trabajos en profundidades superiores a los 4.000 metros en condiciones hidrológicas muy complejas y con posibles corrientes submarinas de gran velocidad.

Nicolás Wiñazki brindó, en el diario Clarín, un par de datos fundamentales:

Casi a medianoche del martes 14 de noviembre, una voz llegó a la Base Naval de Mar del Plata desde el Atlántico Sur. Era el capitán de fragata Martín Fernández. Fue el primero de los últimos llamados a tierra firme desde el submarino San Juan en su viaje último. Un alerta que no generó alarma. Existieron al menos cuatro comunicaciones más entre el comandante y sus superiores inmediatos intercambiando información sobre una “avería” en la nave. Después, el submarino y sus cuarenta y cuatro tripulantes perdieron conexión con el continente. Nada más se supo de ellos. Se sabe, sí, qué pasó antes.

Son datos decisivos para reconstruir qué ocurrió con el único submarino en funcionamiento de la República Argentina. Esos datos, reconstruidos por el Ministerio de Defensa a cargo de Oscar Aguad, serán analizados en Santa Cruz por la Justicia de Caleta Olivia, que investiga dónde, cuándo, cómo y por qué se perdió el San Juan.

Un informe de la Marina, que el Gobierno conoció recién en los últimos días, había advertido que el snorkel había fallado en un viaje anterior hecho por el mismo submarino, porque por el uso de ese instrumento agua marina se filtró hacia el interior del buque aunque sin alcanzar las delicadas baterías. Un desperfecto no extraordinario para una nave de estas características.

Así quedó asentado por escrito en un documento oficial del 5 de septiembre: el agua se coló por el snorkel y fue detenida por un “piletón” interno que resguarda a la máquina de entradas súbitas de líquido que pondrían en peligro todo su funcionamiento. Un problema que un submarinista experimentado sabe que puede pasar, porque suele pasar. Pero ese documento interno de la base de la Armada en Puerto Belgrano también sugería que debido a ese percance, que no llegó a mayores, el San Juan debía entrar a talleres de reparación en el 2018. Falta un mes para que comience el 2018.

Fuentes oficiales y navales que trabajan en el caso San Juan afirmaron a Clarín que ese informe de septiembre nunca fue elevado a las superioridad naval y política. Quedó guardado en Puerto Belgrano.

(…) A eso se suma otro antecedente anterior al arreglo de “media vida” del submarino, que estuvo en talleres desde el 2008 al 2014.

En 1996, el San Juan estaba en el puerto de Mar del Plata cuando sus baterías se incendiaron. Las fuentes navales confirmaron a Clarín que los marinos tardaron dos días en lograr apagarlas. Tanto fue así que en toda la ciudad de Mar del Plata faltaron extinguidores de fuego debido a las compras que la Marina realizó para calmar esos fuegos que no dejaban de arder del todo en el submarino.

El primer llamado de atención sobre la falla en el snorkel que hizo el capitán de fragata Fernández, a cargo del San Juan en su último viaje, fue a las 23:42 del martes 14 de noviembre. (…)

“El submarino A.R.A San Juan había emergido de los fondos del océano. Navegaba a oscuras entre olas altas. Algo preocupante había pasado. Había entrado agua salada a las baterías de la nave. Fernández agregó, en lenguaje naval, que esa “novedad” se había producido “en plan snorkel”.

A las 00:30 del miércoles 15, el submarino volvió a comunicarse con la Base de Mar del Plata. Informó sobre su “localización” de acuerdo “a GPS”. Nada más. Veinte minutos después, a las 00:50, otra comunicación amplió la información sobre el estado del buque. Palabras más, palabras menos, el mensaje fue éste: “Confirma avería en proa. Plano snorkel”, se avisó desde alta mar, y se agregó un dato más, nada que pudiera sonar del todo muy grave para hombres de mar con experiencia: “Circuito dividido”, especificó el capitán del San Juan. Eso significa que había decidido cerrar la compuerta que comunicaba al sector en donde se habría producido la entrada de agua a las baterías para aislar el incidente que podría haber generado, más tarde, una explosión.

Ésta última es la principal hipótesis sobre la desaparición de la nave.

Según la Armada, a las 6:00 am del miércoles, el San Juan hace un reporte de situación y dice que la avería está subsanada. “Tripulación sin novedad”, fue el mensaje .

Las fuentes del caso afirman que la Base de Mar del Plata le indicó al submarino que olvide su misión original y vuelva de inmediato a su puerto de destino. A las 7:30 del mismo miércoles 15 de noviembre, el San Juan llamó por última vez a tierra. Al menos eso se conoce hasta ahora. (…)”.

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Nacionales
Los comentarios están cerrados.

Mira además

El massismo manifestó su “preocupación y rechazo” por los dichos de Triaca – Télam

“Con la bandera que nos caracteriza por la defensa del trabajador y la clase media, …