Inicio Opinión PANDORA | 7miradas

PANDORA | 7miradas

30 minuto leer
Comentarios desactivados en PANDORA | 7miradas
0

 

Mauricio Macri ha lidiado desde siempre en situaciones arduas. En las empresas de su padre, en Boca Junior s y en sus dos gestiones de la Capital Federal. No solo en situaciones difíciles puntuales sino con los vaivenes de las masas. En esta oportunidad tomó el toro por las astas y desplegó una actividad sobre humana. En estas horas se aclararon los nubarrones. No así las precauciones y la atención por una tormenta en ciernes que reclama firmeza y decisiones. El Presidente lo sabe.

“Hay tres tipos de crisis: cambiaria, financiera y de deuda. Estamos ante una crisis cambiaria. En 2001 se juntaron las 3. Esto se resolverá” Es Mario Blejer quien opina. Ha sido presidente del Banco Central, direcys del Centro de Estudios del Banco de Inglaterra. Mantiene una colaboración estrecha con Eduardo  Elsztain a través del Banco  Hipotecario. Sus reflexiones:

“No tenemos problema de deuda, nadie piensa que habrá un default, por ahora no hubo cambios preocupantes en el retiro de depósitos. Sin embargo hay desconfianza cambiaria. En 2001 pasaron las tres crisis juntas, hoy sólo se da una de ellas.”

“Es posible que el Gobierno quiera tener liquidez en la mano y no recurrir a las reservas. Comprendo que quieren reforzar las reservas.”.

“No veo grave el aumento del dólar. Lo veo hasta conveniente. El dólar tenía que aumentar porque tenemos déficit en cuenta corriente, en parte, las personas viajan y compran cualquier cosa afuera. O sea, el tipo de cambio necesitaba un ajuste y se aprovechó. El problema fue la meta inflacionaria: para cumplirla no se podía dejar que el dólar subiera demasiado y había que intervenir. Eso bajó las reservas.”

“Argentina no muestra una trayectoria en la que haya pasado de un déficit fiscal de 10 puntos del PBI a un superávit de 2%. Y la idea de largo plazo que tiene este Gobierno, que comparto y celebro, de ganar competividad,  no vía devaluación sino como hace el mundo, lleva tiempo.

 “La expectativa de Macri en el mundo es positiva y sigue siéndolo. En la región es el único líder legítimo y encima es presidente del G-20. En medio de las turbulencias, la prensa internacional no es tan dramática como la argentina. El hecho de haber ido al FMI lo hace parecer más una crisis. No veo una crisis porque los fundamentos de la economía andan bien. Hay que corregir desequilibrios y eso lleva tiempo.”

“Volver al Fondo Monetario Internacional no será un trámite para la Argentina. Habrá países que harán reparos sobre los números de la economía del país y de su pasado. El staff que evaluará a la Argentina está más preparado que en etapas anteriores: Roberto Cardarelli, un italiano, es un economista muy inteligente y preparado. Eso ayudará porque la negociación saldrá más rápida y fácil. En la época que me tocó trabajar y negociar para el FMI, había una tradición de no enviar a los mejores economistas a Buenos Aires. Alejandro Werner también es muy bueno”.

La turbulencia de estos tiempos, ha clausurado la importancia de cualquier decisión que pudiera adoptarse en los Tribunales de Comodoro Pi. Hasta hace pocas horas, casi todos los argentinos teníamos una clara percepción de aquello que podía considerarse delito de corrupción, cuáles eran las maniobras que podían merecer la cárcel y cuáles eran sus modalidades.

Al día de hoy, el conocimiento popular se ha trocado al terreno económico y casi todos pueden opinar sobre los motivos por los que hemos llegado hasta aquí y los modos para salir del embrollo, a la vez que opinar sobre la conveniencia o no de recurrir al FMI.

Una vez más, los otrora comentaristas de futbol, ya superados conocedores de las cuestiones judiciales y jurídicas,  ponen en juego su solvencia en los temas económicos,  y nos señalan cual es el rumbo correcto que deben seguir aquellos que han malgastado sus mejores años en estudiar la economía.

Así, el procesamiento de la ex Presidente y   el resto de su familia, en la causa en la que el Juez Ercolini estudia el derrotero del  emprendimiento familiar conocido como Hotesur, casi no quitó tiempo al más complejo tema de la corrida cambiaria.

Sin embargo, para aquellos que conocen las suertes que habrán de seguir las investigaciones, esta debería ser la causa que más preocupaciones podría acarrearle a la familia de CFK. Es que, aunque otras   se presentan como más escandalosas, esta resulta ser la que, jurídicamente, posee más elementos comprometedores y eficaces  a la hora de resolver una condena

El memorándum con Irán, más allá de la actividad  cumplida por el ex Canciller y la propia Presidente –y algunos otros individuos que, inexplicablemente dicen o parecen haber sido oídos-  fue convalidado por el Congreso de la Nación. Y justamente después de haber sido tratado por los Representantes, es que adquirió vigor y se perfeccionó como acto jurídico.

Hasta ese momento careció de eficacia, lo que diluye las responsabilidades que pudieran asignarse al Ejecutivo que, en todo caso, se prestaran a un prolongado debate de final incierto.

En los mismos términos puede analizarse la causa que se conoce como “dólar futuro”, en la que habrá que demostrar la existencia de una voluntad inicial destinada a perjudicar las rentas de la Nación,  y no solamente una torpe decisión política.

Este breve repaso de los procesos que involucran a CFK, nos da razón en el sentido de que Hotesur es aquella otra que tiene más probabilidades de prosperar. Ello así, porque en ella se advierten las maniobras destinadas a esconder el lavado de activos, actividad que puede calificarse   de torpemente instrumentada.

Lo acelerado de los acontecimientos transporta al pasado remoto sucesos del tiempo próximo. Nadie recuerda ya, que el ex banquero Brito tenía su situación muy comprometida   hace apenas unas semanas y, sin embargo, ya nadie parece recordarlo salvo algunos que, al inicio de esta crisis cambiaria, parecieron buscar en sus cercanías las razones de la misma.

Mientras tanto y en silencio, los Camaristas Ballesteros y Farah abandonan la escena, con algunos magullones en su aspecto pero con la honra intacta ya que nadie podrá emitir un juicio a ese respecto. De esta forma la Cámara Federal queda solo integrada por dos miembros, Bruglia e Irurzun,    que en sus largas carreras ha consolidado su prestigio, no solo hacia fuera sino también hacia el interior del viejo Palacio.

La incógnita que deja abierta   la crisis por la que atraviesa la economía, es la suerte que pueden sufrir   algunas de las medidas que deberán adoptarse y que, inevitablemente, habrán de judicializarse. Si bien la situación en nada   se parece a aquella que se atravesó en el 2001, los memoriosos habrán de recordar que fue la Corte Suprema la que encaminó las secuelas y consecuencias de la “pesificación asimétrica”    al resolver el modo en que habrían de resolverse los contratos celebrados.

Si ese recuerdo es traído a la actualidad, muchos habrán de preguntarse cuál es la disposición de la actual Corte para resolver ciertos temas que demorados, o resueltos con diligencia, pueden generar distintas consecuencias.

Frente a posibles medidas cautelares, logradas en amparo de decisiones políticas que puedan ser consideradas perjudiciales a los intereses de algunos sectores, estará dispuesta la Corte a usar el “per saltum”? hará transitar todas las Instancias antes de resolver? Decidirá en unión con el Ejecutivo o cuestionará sus criterios?

Solo los augures podrán anticipar el camino que habrán de recorrer, pero todos comprenderán que se trata de uno de los Poderes del Estado y que su voz deberá ser oída en todas las crisis por las que atraviese la República.

Entre las infidencias de Alberto Fernández se cuentan los dimes y diretes de sus encuentros con Cristina Kirchner: “Si hubieras venido vos, habríamos arreglado con Florencio”, dice que le dijo.

Otro chisme: La fractura de La Cámpora. Andrés Larroque sigue extremo; Juan Cabandié propone abrirse al peronismo. Cabandié invitó a Fernández a visitar a la presidenta a la sede del Instituto Patria. Allí concurre desde principios de diciembre.

Fernández cuenta que le escribió un mail al Papa, “que me lo contestó en el día”. La última charla entre ellos fue en el consultorio de Carlos Cecchi,  dentista compartido en Buenos Aires.

Hace un mes se encontraron en la residencia de Santa Marta. ¿ “No volví a tener cargos públicos porque no quiero estar con Cristina, pero tampoco con los que la insultan”, le confió  al Papa. Y también relató el encuentro de dirigentes peronistas en la Universidad Metropolitana.

Laura Di Marco, gran inquisidora y buena periodista quiso saber si Fernández, buscó en el Pontífice “una suerte de sutil aval para la unidad del panperonismo?” Claro que no! Aunque acota que muchos creen que existe un liderazgo populista “vacante” en América Latina y que el Papa podría ocuparlo con pequeños gestos.

Fernández comenta “un revelador artículo publicado en el diario El País, el expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti rescata una frase bergogliana, lejos de la ambigüedad: “Se estaba buscando un camino hacia la patria grande y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal inhumano que hace daño a la gente”, dijo en Perú. Y sigue: “El papa Francisco navega en medio de extrañas contradicciones: a cada rato desciende de la universalidad de su posición a minúsculos combates políticos de un inexplicable provincianismo argentino, al tiempo que no oculta la raíz populista-peronista que el historiador italiano Loris Zanatta reveló no bien fue ungido”.

Preocupada por las causas judiciales, Cristina está estudiando -y se ampara- en el concepto de lawfare, una construcción teórica que ubica a la Justicia como un arma de persecución política contra los opositores, en una articulación con los medios de comunicación. En forma paralela, Fernández, junto con profesores de la UBA, está escribiendo un libro en el que apunta a demostrar que los jueces cambiaron “criterios de décadas” -sobre las prisiones preventivas, por ejemplo- para adaptarse a las necesidades políticas de Cambiemos.

 ¿Conversó de eso con el Papa? -comentan, sugieren que el Papa también está preocupado por el “uso político” de la Justicia y el clima de “revanchismo”. Una percepción difícil de encajar dentro del aceitado engranaje de la corrupción K, cuyos personajes más emblemáticos -Jaime, López, De Vido, Báez- solo reconocían dos jefes: primero Néstor, después Cristina. Siempre guardó secretos políticos Alberto Fernández. La novedad es que, este verano, quedaron repartidos en dos lugares antagónicos: unos en el Vaticano, otros en el búnker de La Cámpora.

En un artículo publicado en el diario El País, el ex presidente Julio María Sanguinetti rescata una frase de Bergoglio: “Se estaba buscando un camino hacia la patria grande y de golpe cruzamos hacia un capitalismo liberal inhumano que hace daño a la gente”

Y comenta:  “El papa Francisco navega en medio de extrañas contradicciones: a cada rato desciende de la universalidad de su posición a minúsculos combates políticos de un inexplicable provincianismo argentino, al tiempo que no oculta la raíz populista-peronista que el historiador italiano Loris Zanatta reveló no bien fue ungido”.

Preocupada por las causas judiciales, Cristina está estudiando -y se ampara- en el concepto de lawfare, una construcción teórica que ubica a la Justicia como un arma de persecución política contra los opositores, en una articulación con los medios de comunicación. En forma paralela, Fernández, junto con profesores de la UBA, está escribiendo un libro en el que apunta a demostrar que los jueces cambiaron “criterios de décadas” -sobre las prisiones preventivas, por ejemplo- para adaptarse a las necesidades políticas de Cambiemos.

¿Conversó de eso con el Papa? Cerca de Fernández aseguran que sí. Más aún, sugieren que el Papa también está preocupado por el “uso político” de la Justicia y el clima de “revanchismo”.

Una percepción difícil de encajar dentro del aceitado engranaje de la corrupción K, cuyos personajes más emblemáticos -Jaime, López, De Vido, Báez- solo reconocían dos jefes: primero Néstor, después Cristina.

Siempre guardó secretos políticos Alberto Fernández. La novedad es que, este verano, quedaron repartidos en dos lugares antagónicos: unos en el Vaticano, otros en el búnker de La Cámpora. Y por supuesto en los medios. Es un parlanchín en busca de un lugar al sol, en un cielo nublado.

“Yo creo que son dificultades superables, y gente que está cerca mío como Roberto Lavagna y Jorge Remes Lenicov, creen que la salida es posible”. Dice Eduardo Duhalde:

“Mi lectura es que en momentos críticos como el que vive el país, si tenemos nosotras la forma de aconsejar y nos escuchan o no tenemos la fórmula, lo mejor en estos temas es callarse la boca. Porque no hay que poner un granito que aumente las dificultades que hoy vivimos, que yo creo que son superables, y la gente está cerca de mí, como Roberto Lavagna y Jorge Lenicov, creen que la salida es posible.”

“No tengo el detalle, pero creo que en momentos críticos hay que convocar a la gente que más sabe y no cerrarse en el pensamiento de un grupo pequeño. Pero no voy a hacer ninguna declaración que pueda perjudicar en un momento difícil a la Argentina.”

“La forma de toma de decisiones es muy importante y lo conveniente es tomarla en una mesa y no en un diálogo radial con otra persona, sino en una mesa de gente que más conoce. Pero cada maestrito con su librito.”

“¡No estoy en desacuerdo que hayan pedido al Fondo, no estoy en desacuerdo como una idea, cuando el país necesita por alguna circunstancia pedir ayuda al FMI. Los que están analizando el porqué, el detalle y cuándo, no somos nosotros, es el Gobierno. Por lo tanto, es momento de ayudar y también se ayuda no haciendo declaraciones que también puedan preocupar a la gente.

“Estoy convencido de que el Gobierno está hablando con gente, no sé con quién… es ésa la forma. Y reitero: hay que ayudar al Gobierno en este momento y en el supuesto que por cualquier circunstancia al Gobierno crea que no necesita colaboración, callarnos la boca. Hay que tener esperanza, saber que la cosa va a mejorar, no estamos con una situación tan delicada como la que me tocó vivir a mí y creo que vamos a salir.”

Los fiscales y la Oficina Anticorrupción pretenden una cooperación con Brasil, para que “se armonicen los principios, garantías y estándares jurídicos de ambas jurisdicciones”.

Se busca que los brasileños, con un acuerdo de delación premiada y que pagaron o hicieron pagar coimas por 35 millones de dólares a ex funcionarios argentinos puedan declarar ante la Justicia Argentina.

Los sobornos de Odebrecht se investigan en la Argentina en tres causas judiciales conocidas como AYSA, gasoductos y soterramiento del Sarmiento. Se analiza la implementación de convenciones internacionales en la ONU y el Mercosur suscritas por Argentina sobre lucha contra la corrupción. Los arrepentidos acordaron la delación premiada. Los fiscales brasileños exigen que la Argentina, antes que declaren, firme acuerdo para darles inmunidad penal. Lo impiden las leyes argentinas.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

*URGENTE* BAJARON A DADY DE INTRUSOS POR SER KIRCHNERISTA #MediosPlurales

Visitá nuestra pagina web de noticias y entérate de TODO source Relacionado …