Inicio Internacionales Para los analistas, Pompeo puede ser más favorable para América Latina

Para los analistas, Pompeo puede ser más favorable para América Latina

11 minuto leer
Comentarios desactivados en Para los analistas, Pompeo puede ser más favorable para América Latina
0











Mike Pompeo aún debe ser confirmado por el Senado al frente del Departamento de Estado Fuente: Archivo



WASHINGTON.- La designación de Mike Pompeo al frente del Departamento de Estado de Estados Unidos generó inquietud al augurar una diplomacia más dura, a tono con la visión del presidente, Donald Trump. Pero algunos analistas creen que, para algunos países de América latina, entre ellos, la Argentina, también abre la oportunidad para reforzar alianzas y construir una relación más efectiva.





El vínculo entre Estados Unidos y América latina se tensó con la llegada de Trump a la Casa Blanca, que impuso una política comercial y migratoria mucho más áspera hacia una región que no está entre las prioridades de Washington. Ahora, Trump tendrá a un jefe diplomático con el que tiene más “química”, Pompeo, un duro con fama de “halcón”.

Brian Winter, editor de la revista Americas Quaterly, del Consejo de las Américas, dijo que si bien la designación de Pompeo es “riesgosa” para el mundo -por la mayor influencia de los halcones y los nacionalistas, y una posibilidad mayor de conflictos comerciales o militares-, puede llegar a ser buena para América latina porque, opinó, el gobierno de Trump tiene “una visión positiva” de la región fuera de Venezuela y Cuba.



“El principal conflicto es con México, pero para países como la Argentina, el efecto neto es un Departamento de Estados más poderoso con el que Trump puede ahora, de hecho, trabajar. El mayor secreto a voces en Washington era que Rex Tillerson no tenía relación con Donald Trump. Ahora se verá la posibilidad de una diplomacia más efectiva”, apuntó Winter.





“Es mejor para la región tener un Departamento de Estado que quizá sea un poco menos moderado, pero que al menos tiene el oído del presidente”, sintetizó.

Otro efecto puede ser un mayor esfuerzo diplomático, junto a la región, para aislar al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, o un mayor ímpetu para implementar sanciones más duras para elevar la presión sobre su gobierno. Todo, sin llegar a una intervención militar.



“Pompeo tiene reputación de línea dura. Dicho esto, tradicionalmente, el Departamento de Estado valora a los aliados y profundiza las relaciones internacionales”, apuntó Benjamin Gedan, del Wilson Center, donde dirige un programa dedicado a la Argentina. “Maduro debería ajustarse el cinturón de seguridad, pero quizás aliados, como México y la Argentina, tengan la oportunidad de demostrar su importancia para Washington”, agregó.



La crisis de Venezuela, apuntó Gedan, “seguramente enfocará la atención” de Pompeo en la región. Gedan lamentó la pérdida de materia gris que ha sufrido la maquinaria diplomática norteamericana en la región, con la partida de tres figuras de envergadura: Tom Shannon y Roberta Jacobson, que llegaron a subsecretarios para la región, y John Feeley, exembajador en Panamá.

“La crisis de Venezuela, una prioridad para el presidente Trump, seguramente enfocará la atención de Pompeo en América Latina. Desafortunadamente, las renuncias de nuestros tres principales expertos regionales lo perjudicará desde el comienzo”, afirmó Gedan.



Pompeo deberá ser confirmado por el Senado. Gedan dijo que es importante que los senadores clarifiquen, en ese proceso, si el ahora director de la CIA será un “defensor de la diplomacia”.

En el gobierno de Mauricio Macri se preocuparon por recordar la buena sintonía que tienen con la Casa Blanca, y mostraron una cauta expectativa ante el cambio de figuras.

“Veremos”, dijo un alto funcionario del gobierno nacional. “Hoy por hoy tenemos muy buen dialogo en todos los niveles”, agregó.

En el Congreso, el senador republicano Marco Rubio, la voz más influyente del Senado en lo que se refiere a la política exterior hacia América latina, elogió la designación de Pompeo, a quien consideró una “excelente elección” para liderar la diplomacia de Washington.

“Entiende muy claramente los desafíos internacionales y las oportunidades a las que se enfrenta Estados Unidos en el siglo 21”, afirmó Rubio.

En Washington, otras voces fueron un poco menos optimistas. Un diplomático latinoamericano que conoce bien los entretelones de la Casa Blanca dijo que Pompeo “está a la derecha de Trump en todo”.

Juan Carlos Hidalgo, analista del Instituto Cato, señaló que el cambio no parece ir acompañado de un “plan definido”, ni para la política exterior en general o para regiones específicas como el sudeste asiático, Europa, Medio Oriente, “y mucho menos América latina, que en el orden de prioridades de Estados Unidos está en el fondo”.

Más allá de la falta de llegada de Tillerson a la Casa Blanca, Hidalgo vio a su partida como un retroceso porque se pierde “lo poco que se había avanzado”, por ejemplo, con su gira a la región, donde Tillerson visitó México, Perú, la Argentina, Colombia y Jamaica.

“Teníamos una situación bastante precaria en el Departamento de Estado, pero por lo menos teníamos un secretario de Estado que venía empapándose de el acontecer regional”, apuntó. “Lo poco que se había avanzado este año hacia América latina se pierde con la partida de Rex Tillerson. Tenemos un nuevo secretario de Estado que empezará de cero, y deberá empaparse del acontecer regional, en una situación en la que la región no está dentro de las diez prioridades de política exterior de Washington”, señaló Hidalgo.














temas en esta nota


¿Te gustó esta nota?





Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

NO A LA LEY DE LEMAS: BASTA DE TRAMPAS

Lamentamos el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que rechazó el planteo de…