Inicio Nacionales Rozanski, tras el informe de Lanata: “Hay pruebas de operaciones de prensa que son increíbles”

Rozanski, tras el informe de Lanata: “Hay pruebas de operaciones de prensa que son increíbles”

REALPOLITIK I 11 de agosto de 2016
Por MARIANA SIDOTI

El presidente del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de La Plata recibió a REALPOLITIK en su despacho y habló sobre la actualidad de las causas por delitos de lesa humanidad, la ideología detrás de los fallos y las acusaciones publicadas por Periodismo para Todos. “Creo en las operaciones de prensa, porque las he padecido durante muchos años”, lanzó Carlos Rozanski.

A continuación, lo más destacado de la entrevista.

RP.- ¿Cómo ve al poder judicial en la actualidad, particularmente en las causas por delitos de lesa humanidad?. ¿Está o podría estar influenciado por el cambio de gestión a nivel nacional?

Es complejo y relativo también. Por un lado, en un sistema democrático y de una Justicia independiente un cambio de gestión política y de poder ejecutivo no debería incidir, por definición. Esto no significa que en la práctica no pueda llegar a tener incidencia, pero en teoría no, porque partimos de la base de que el poder judicial es independiente. Y que desde lo formal, ninguno de los mensajes explícitos que ha dado el poder ejecutivo ha dicho que quiera o tenga planeado modificar el ritmo de los juicios por delitos de lesa humanidad. Cosa que, de quererlo, tampoco podría. Esa es una lectura.

La otra tiene que ver con lo que está debajo, lo subliminal, si realmente un cambio de gestión tiene determinada influencia en otro poder del estado (en este caso el judicial) y cómo esa influencia puede ser recibida por cada uno de los jueces. Ese es otro análisis. 

Son procesos que se van viendo a partir de las decisiones que se van tomando. Si esas decisiones son coherentes con las que se fueron tomando históricamente, entonces será que no ha habido un cambio de criterios de quien decide.

RP.- Sin embargo están surgiendo nuevos reclamos acerca del otorgamiento de prisión domiciliaria a ex militares y condenados por delitos de lesa humanidad…

Hay un antecedente histórico de una reunión entre Ricardo López Murphy y una asociación de abogados llamada “Por la justicia y la concordia”. En esa reunión, este hombre habría dicho que como no se pueden conseguir los indultos hay que ir por la domiciliaria.

Carlos Rozanski dialogó con REALPOLITIK (Foto: REALPOLITIK/N.M.).

Esto a mí me parece que fue un episodio importante, también habría que tratar de hacer una lectura de ese episodio y después un recuento de lo que pasó. Es así como se van interpretando los procesos históricos. Si a partir de esa reunión hubo algún cambio de criterios, será que ese encuentro tuvo algún tipo de influencia.

Es un tema delicadísimo, estamos hablando no ya de la suerte de una persona que fuera condenada en su momento por delitos de lesa humanidad, sino de un proceso histórico que supera a esa persona. Eso es lo suficientemente grave como para que los análisis que se hacen de las consecuencias de cambios políticos, reuniones como éstas o presiones -que puede haber- se traduzcan o no en decisiones. 

“LA AFIRMACIÓN DE QUE LOS JUECES NO TENEMOS IDEOLOGÍA ES FALSA”

RP.- ¿Cómo se ve la postura “ideológica” en el poder judicial?

Durante muchos años, siglos diría yo, se pretendió que tenemos una justicia no ideologizada. Al juez se lo describió -incluso se legisló- como si fuese una persona completamente ascética, yo no diría inhumana, sino superior al humano. Una persona que tiene un oficio determinado o una profesión y se lo ubica en un lugar físicamente más alto -como un estrado- ya está mirando físicamente desde más arriba. Que tiene atrás, en la mayoría de los casos, un símbolo religioso muy fuerte como es el crucifijo. Eso tiene una influencia importante que “justifica” que esté, porque a ese símbolo alguien lo puso. Las últimas palabras de Von Wernich como acusado fueron: “el crucifijo está más grande, ¿lo cambiaron?”. De modo que hay una alusión directa, y lo estaba diciendo el segundo sacerdote del mundo condenado por tortura. Es todo un entramado que involucra una estatura superior de un ciudadano sobre otro a lo largo de la historia. 

En las últimas décadas empieza a haber una mirada distinta sobre esa afirmación de que los jueces no tenemos ideología, es mentira, es falso. No se decía, pero sabemos que es falso. Si no tuviéramos ideología seríamos autómatas, o tendríamos patologías graves, incompatibles con tomar decisiones como las que tomamos. El problema no está en no tener ideología (que es imposible) sino en qué ideología se tiene. 

Si tenemos que definir una ideología esperable -y yo diría, aunque a más de uno le moleste, obligatoria-  en Argentina, es la que deriva del paradigma actual de derechos humanos que hay en el país. Eso es la constitución nacional, en particular el artículo 75 inciso 22, que es donde están las convenciones sobre derechos humanos. Como esa es la legislación máxima que tenemos, sumado a que Argentina forma parte del sistema interamericano de derechos humanos que encabeza la corte interamericana.


Carlos Rozanski dialogó con REALPOLITIK (Foto: REALPOLITIK/N.M.).

Carlos Rozanski dialogó con REALPOLITIK (Foto: REALPOLITIK/N.M.).

El modelo ideológico, no opcional sino obligatorio, es el del respeto absoluto a lo que esas convenciones dicen sobre la discriminación contra la mujer, los derechos del niño, el pacto de San José de Costa Rica, etcétera. Ese es el modelo actual. Si ese modelo coincide en la práctica con la ideología de quien lo aplica, estamos bien como país. Y si no coincide estamos mal. Y quien no coincide es el desubicado, y hay que definirlo como desubicado: tener la salud institucional como para poder decir “si este juez tiene una línea de pensamiento contraria a toda la doctrina de DDHH, que está en la constitución nacional, no puede ser juez”.

RP.- ¿Qué pasa con un tema tan complicado como la prisión domiciliaria, algo que no les está negado por ley?

Ha habido proyectos de ley incluso para que la domiciliaria no sea posible. Hay una iniciativa política. Pero la propia letra de la ley habla de la prisión domiciliaria como una posibilidad, por lo tanto dice “podrá”, no obliga al juez. Esto fue ratificado por fallos de Casación y la Corte. En todo lo que tiene que ver con el derecho, cada vez que se dice “podrá”, quien toma la decisión está optando, y lo que hay que analizar es en función de qué opta. Si dice “podrá” y un juez termina optando que sí o que no, detrás de esa visión está toda su cosmovisión, su forma de pensar, su sistema de creencias, y en primera y última instancia su ideología. 

No es posible abstraer la ideología al momento de tomar decisiones. La buena lectura de una sentencia permite conocer claramente la ideología de quien la dicta. 

RP.- Hay una versión periodística que asegura que como ahora el ejecutivo tiene mayoría en el Consejo de la Magistratura podría ir tras jueces como usted, Rafecas y Freiler…

Lo vi cuando lo dijo Jorge LanataRomina Manguel y Ernesto Tenembaum. Primero, no creo que sea así. Sería muy burdo. Que el poder ejecutivo tenga esa decisión tomada y la cantidad de votos, realmente  sería muy triste y honestamente no lo creo. Sí creo en las operaciones de prensa, porque las he padecido durante muchos años, especialmente de La Nación y Clarín, donde hay pruebas palpables de operaciones de prensa increíbles, como ubicarme en un bar con el ex ministro de Justicia (Julián Álvarez), cosa que nunca jamás sucedió.


Carlos Rozanski dialogó con REALPOLITIK (Foto: REALPOLITIK/N.M.).

Carlos Rozanski dialogó con REALPOLITIK (Foto: REALPOLITIK/N.M.).

Comprobé que las operaciones existen y son motivadas por intereses que no tienen absolutamente nada que ver con la realidad de lo que sucede. En este caso, primero no creo para nada que el ejecutivo esté en esa actitud. Segundo, creo claramente que este tipo de operaciones tienen intereses muchísimo más complejos y graves que el de echar a un par de jueces. Al diario La Nación lo hemos denunciado penalmente con dos jueces más por las presiones que hemos vivido antes de terminar juicios de lesa humanidad. 

El diario Clarín hace más o menos dos meses sacó varias notas donde al finalizar,  me ubica en un bar platense con el ex secretario de justicia. Jamás estuve ahí, de hecho en ese momento estaba en Estados Unidos. Al día siguiente dicen que soy el ideólogo de Justicia Legítima y yo no pertenezco ahí. Al día siguiente publican que soy “el más lúcido” de Justicia Legítima.

Dijeron también que había alquilado un teatro a un familiar; yo no tengo familiares acá en La Plata y a lo sumo si se alquilara algo, lo haría el tribunal. Estos datos los doy para ilustrar lo que se puede llegar a afirmar cuando el objetivo es otro.

Y hablan de un caso de “abandono de detenidos”. Se trata de la muerte del represor de Junín, Aldo Chiacchietta, que falleció en la cárcel como producto de una enfermedad. Estos datos los doy para ilustrar lo que se puede llegar a afirmar cuando el objetivo es otro.

Y acá el objetivo es otro: si el diario La Nación saca editoriales en contra del tribunal y en contra mío, presionando a favor de un acusado de lesa humanidad que casualmente es civil (eso fue lo que motivó la denuncia), hay intereses que están detrás. No lo conozco al presidente de la nación y no conozco a los consejeros que representan el poder ejecutivo, pero sinceramente desde mi experiencia, no creo que el interés del ejecutivo sea ese. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Link de la Fuente

Cargar Más Artículos Relacionados
Cargar más en Nacionales
Los comentarios están cerrados.

Mira además

Aníbal Fernández: “Tengo cosas por decir y no las pienso callar” – Télam

El ex jefe de Gabinete del kirchnerismo Aníbal Fernández afirmó hoy que no va a abandonar …