Inicio Opinión AGUANTEMOS. | 7miradas

AGUANTEMOS. | 7miradas

7 minuto leer
Comentarios desactivados en AGUANTEMOS. | 7miradas
0

Por: Luis Tonelli. No fue magia. Ingresaron dólares como nunca al país desde el 2003, y a partir del 2012, dejaron de ingresar. Así se descompuso el dispositivo de crecimiento populista. De allí, hasta ahora, ni el gobierno anterior, ni este, pudieron zafar de las consecuencias del del populismo.

CAMBIEMOS se durmió en los laureles antes de despertar de la borrachera electoral que lo llevó a la Casa Rosada. Macri y los suyos, imaginaron un ascenso lineal que les daría autonomía del resto de las fuerzas políticas, las externas y las internas. El gobierno en minoría era solo el preámbulo de una hegemonía que se iba a dar naturalmente. Lo interesante de esto es que hasta parte de la izquierda se la creyó. La victoria de CAMBIEMOS en el  2017, gracias al endeudamiento, aumentó la suficiencia y la soberbia.

La Nueva Política era el pasaporte al éxito. ¿Qué podía fallar, cuando el “cambio” ya estaba en la G.E.N.T.E.?.

Bueno, en realidad, falló todo lo que tenía que fallar. Las alzas y bajas de la Argentina han estado asociadas siempre a los shocks externos. Nuestro sistema productivo en su conjunto es como un auto viejo con motor nuevo. Anda bien cuando va barranca abajo, pero cuando tiene que subir la cuesta de la inclemencia internacional, funde biela. El motor nuevo es el C.A.M.P.O. y algunas empresas que exportan. Lo demás, es rémora improductiva, pero que da trabajo.

Decir que la sociedad es cómplice y culpable es lo mismo que no decir nada. La sociedad es un producto inercial y nuestras acciones individuales se mueven al compás de esa inercia. Individualmente no podemos cambiar nada.

Las crisis que han vivido el país no han sido aprovechadas para hacer las reformas necesarias. La misma crisis era la reforma que abarataba coyunturalmente al país. Los momentos de auge, menos. Para qué cambiar, si todo va fenómeno.

Pero sin reformas estructurales que muestren el compromiso de la clase política con el cambio, para que ejemplarmente este se contagie a la dirigencia, no habrá transformación. Y así, siempre dependeremos de otro shock externo positivo para crecer, y rogaremos para que no suframos otro shock negativo.

Reformas que necesitan un amplio consenso, que vas más allá del apoyo para iniciativas parciales a cambio de partidas a la mano del gobernador. Demanda de un gran acuerdo nacional, aunque suene todo eso viejo.

La inflación no se da porque sobra plata. Ante el ajuste, todo lo contrario, falta plata y el conflicto distributivo estallan. Nadie quiere quedarse atrás. Y los que pueden remarcar, recontra remarcan. Y el dinero se va al dólar. Qué al subir, lo encarece todo. Más recesión es más inflación. Llegado un punto, nada puede hacerse, salvo movidas espectaculares y creativas (pero el gobierno ni por voluntad ni por capacidad parece estar dispuesto a tomar). Entonces de CAMBIAMOS, hemos pasado a CAMBIEMOS, y ahora es AGUANTEMOS.

El mundo está mal, y las experiencias autoritarias y populistas (pongamos de lado los valores) no son experiencias que pueden ser copiadas. Nosotros necesitamos que vengan inversiones. Y necesitamos entonces abaratar el “costo argentino”. Pero el principal antídoto contras las inversiones es la falta de crecimiento. Y este gobierno, en eso, se equivocó en todo. Puso el caballo detrás del carro y así nos fue.

La posible vuelta del populismo puede quedar abortada preventivamente por un golpe de mercado. La reelección anémica de Macri no le extenderá un nuevo cheque de confianza. Fuera de la grieta, la micro pelea de mega egos en el centro, tampoco exhibe grandeza ni responsabilidad.

Así vamos proa a la catástrofe.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

POPULISTAS, REPUBLICANOS (Y OTROS) | 7miradas

Por: Luis Tonelli. Dejemos, por un momento, los prejuicios que nos provocan las palabras “…