Inicio Internacionales Almirante Rodríguez Garat: «Rusia no tiene ninguna posibilidad conquistar Odesa… ni siquiera de llegar a sus cercanías»

Almirante Rodríguez Garat: «Rusia no tiene ninguna posibilidad conquistar Odesa… ni siquiera de llegar a sus cercanías»

23 minuto leer
Comentarios desactivados en Almirante Rodríguez Garat: «Rusia no tiene ninguna posibilidad conquistar Odesa… ni siquiera de llegar a sus cercanías»
0

Desde hace varios días los bombardeos rusos buscan incesantemente atacar la ciudad costera de Odesa, donde se encuentra el puerto más importante de Ucrania. Los ataques desde el mar juega un papel relevante en esta guerra y para conocer como se desarrolla hablamos con el almirante Juan Rodríguez Garat. El que fuera Almirante de la Flota entre 2016 y 2018 atiende a 20minutos para hablar de las capacidades reales del Ejercito ruso de conquistar la franja sur de Ucrania. Garat, que también ha sido profesor de organización en la Escuela de Guerra Naval, explica en esta entrevista los objetivos detrás de los ataques a Odesa, así como la importancia de este puerto. Además, reflexiona sobre el devenir del conflicto, que cumple ya más de dos meses y medio de actividad.

¿Cómo es la capacidad marítima del Ejército de Ucrania?¿Puede hacer frente a Rusia? En absoluto. Cuando se repartió la flota del mar Negro de la antigua Unión Soviética, Rusia se quedó prácticamente con todas las unidades prácticamente de combate y Ucrania se quedó con una fragata que en este momento ni siquiera tiene.

¿Es Odesa un objetivo viable para Rusia? No. Es un objetivo deseable para Rusia, evidentemente, con mentalidad estratégica tiene sentido que Rusia quisiera hacerse con Odesa. Sin embargo, en la práctica, con la capacidad militar que tiene a su disposición el presidente ruso, no tiene ninguna posibilidad conquistar Odesa…ni siquiera de llegar a las cercanías de la ciudad.

¿Entonces no veremos un intento por conquistar todo el sur para dejar sin acceso al mar a Ucrania y crear un corredor hasta Transnistria? No, desde luego que no. Sencillamente porque Rusia no tiene las capacidades militares necesarias. La directora de inteligencia norteamericana hablaba esta misma semana del desequilibrio que existe entre los deseos y las ambiciones estratégicas de Putin y las capacidades de su ejército. Conquistar Odesa sería mucho más difícil que Mariúpol. La ciudad es más grande y está mucho más lejos de Rusia y de las bases rusas, o sea que todas las dificultades de Mariúpol se verían multiplicadas. Hay que recordar que ni siquiera está consiguiendo expulsar al Ejército ucraniano de la parte que mantiene del Donbás. Si no consigue eso, mucho menos puede añadir ambiciones nuevas a su plan.

¿Qué objetivo tiene entonces seguir luchando en el frente de Mykolaiv? En Mykolaiv ya no hay prácticamente combates. Sí hay bombardeos, al igual que en Odesa. En este momento a lo que aspira Putin es a quedarse con casi la totalidad de la provincia de Jersón, que ya la tiene, pero no ampliar su territorio. Hay una razón de porqué bombardea Odesa y Mykolaiv, es una razón que, aunque no sea efectiva, sí es importante para la moral de sus fuerzas. En este momento el elemento más débil del Ejército ruso es la moral. Los soldados rusos entienden que sus jefes les deben algo, porque con las armas occidentales que llegan todos los días están matando a sus compañeros. ¿Y qué es lo que hacen? Pues todo lo posible para intentar destruir las armas que llegan desde fuera para reforzar al Ejército ucranio. En la práctica no pueden hacer nada, pero los bombardeos de Odesa, y a veces de Leópolis u otros lugares, casi siempre los justifican en la prensa rusa diciendo que han conseguido destruir un gran número de armas occidentales. Sea eso verdad o no, sirve para sus objetivos: mantener a su Ejército leal y en condiciones de combatir.

Zelenski ha reconocido que de seguir los ataque a Odesa se puede producir una crisis alimentaria mundial, al no dejar salir desde su puertos cereales y otros productos que muchos países necesitan. ¿Hasta que punto es importante que Ucrania tenga acceso al mar? Es importante porque la mayor parte de la exportación de cereales de grano ucraniano se exportaba por mar. Con la guerra se estaba tratando de exportar por ferrocarril vía Rumanía, pero la capacidad de los ferrocarriles rumanos no es comparable a la que tenía el tráfico marítimo. Zelenski hace bien en quejarse, pero insisto que hay que tener en cuenta que no es un peligro para Odesa en sí, es el peligro para el tráfico marítimo y la seguridad de sus habitantes. Un factor que es curioso y que explica un poco las dificultades del Ejército ruso es que los misiles lanzados en los últimos días sobre Odesa son completamente inadecuados para la tarea. Han lanzado misiles hipersónicos, que son para blancos extremadamente defendidos y este no es el caso; también han lanzado misiles antibuque, en un modo secundario en el que se puedan lanzar sobre un lugar fijo de la costa, pero no es el misil adecuado para hacer lo que está intentando hacer, que se supone que es destruir las armas occidentales.

Rusia considera innegociable el Donbás, pero también hay otras zonas conquistadas como Jersón donde ya se están planteando realizar referéndums. ¿Se consolidarán estos territorios también? Sí, esa es la intención, porque evidentemente Rusia no cederá a ningún terreno que le sea útil. Probablemente pueda abandonar algunos, como lo hizo con Kiev, Chernígov o Sumy. Quizás abandone lo que ha obtenido en la provincia de Járkov, que no le sirve para nada; pero en el sur es diferente. En su momento se especuló con que podría crear una nueva república, la de Jersón, similar a la de Lugansk y Donetsk en el Donbás, sin embargo, en este momento parece que no va a ser así. Las autoridades prorrusas que tienen ahora el poder en Jersón, después de haber destituido a las autoridades ucranianas legítimas, han pedido ya a Rusia que incorpore ese territorio directamente a la Federación rusa. No buscan entonces hacer una república independiente. En este momento todo hace suponer que Rusia no devolverá nada de lo que pueda sostener.

Juan Rodríguez Garat, durante la entrevista
JORGE PARÍS

¿Cuál puede ser el siguiente paso del Ejército ruso? Continuar donde están combatiendo. Llevan ya mucho más tiempo del que seguramente esperaban tratando de conseguir la retirada del Ejército ucraniano que defiende la parte del Donbás. Desde el primer momento se especuló que Rusia terminaría envolviendo a esos 50.000 hombres que defienden el Donbás, pero no ha conseguido prácticamente avanzar. Seguirán intentandolo.

¿Cuáles son los objetivos que persiguen entonces? Putin no ha fijado ningún objetivo concreto para esta guerra y, por lo tanto, puede darla por finalizada cuando quiera, diciendo que ha conseguido sus objetivos iniciales que, insisto, no le ha comentado a nadie. Él sigue diciendo todos los días a su pueblo que la «operación especial» va exactamente de acuerdo con lo planeado. Eso sí, hay un objetivo que no puede decir que haya cumplido, el del Donbás, porque es el único que sí hizo público: la liberación del Donbás en las fronteras originalmente reconocidas de las provincias. Por lo tanto, le quedan ahí bastantes kilómetros cuadrados por conquistar frente a un Ejército ucraniano que está bien atrincherado, bien dotado y motivado. Bastante tendrá Rusia en las próximas semanas, quizás meses, en tratar de expulsar al Ejército ucraniano del Donbás.

Ya no estamos en una guerra que podría terminar con la anexión de Ucrania y en la amenaza a Europa. Ahora es un conflicto por el Donbás

Cada vez se ve mas lejos un posible alto el fuego y más viable una cronificación del conflicto. ¿Cómo cree que acabará esta guerra? Todos esperábamos un alto el fuego más rápido, pero se tenía que producir solo después de que el Ejército ruso terminarán de conquistar el Donbás. Como eso no se ha producido, la guerra se va a prolongar. En cualquier caso, lo que es la guerra en sí se prolongará indefinidamente, porque jamás Ucrania va a ceder esos territorios a Rusia y jamás Rusia se los va a devolver a Ucrania. Por lo tanto, no se prevé en un tiempo imaginable un tratado de paz. Lo que sí se prevé es un alto el fuego que tendrá lugar en cuanto Rusia compruebe que no puede avanzar más. Una vez que la capacidad operativa de los grupos tácticos que tienen en Ucrania se consuma del todo. Esta es una capacidad que se va gastando con las operaciones y los rusos no han mandado unidades nuevas a Ucrania, prácticamente ninguna desde que empezó el conflicto, lo que quiere decir que llevan dos meses y medio combatiendo. Igual le pasa a Ucrania, pero los ucranianos tienen que defenderse y los rusos tienen que atacar, que es bastante más complicado. Cuando se consuma la capacidad de seguir atacando, probablemente el presidente Putin ordenará un alto el fuego. 

¿Aunque no haya conquistado el Donbás? Si no ha terminado de conquistar el Donbás entonces no será un alto el fuego definitivo y se volverá a romper. Esto ocurrirá hasta que Putin consiga sus objetivos o bien fallezca de muerte natural o cambie el liderazgo en Rusia. En este momento, tal y como están las cosas, es imprevisible saber cuando puede terminar el conflicto. No obstante, hay que reconocer también que ahora no es el mismo conflicto, ya no estamos en una guerra que podría terminar con la anexión de Ucrania y en la amenaza a Europa. Ahora es un conflicto por el Donbás, que es la continuación del que se lleva viviendo allí durante ocho largos años. ¿Se va a cronificar el conflicto? Sí, pero en unas dimensiones muy inferiores a las que en principio pudo haber tenido.

Antes de que estallara la guerra varios buques españoles se desplazaron al mar Negro. ¿Qué actividad o misión tienen estos buques? Ante la situación de tensión de un país que está acumulando fuerzas en la frontera de otro, la OTAN lo único que puede hacer es una medida puramente defensiva, porque es una alianza defensiva. En esa medida estaban implicadas unidades españolas de tierra, mar y aire, entre ellos varios barcos. Estos buque no se preveía que tuvieran que combatir, puesto que si Rusia no puede con Ucrania en el Donbás ni siquiera sueña con atacar a la OTAN, porque no es solo Rusia la que tiene armas nucleares, luego un ataque de Rusia a la Alianza Atlántica no tendría sentido ni se va a producir. Aun así, los países de la OTAN en circunstancias así mandan a sus unidades cerca de los límites del conflicto sencillamente para mostrar la bandera. Con esa bandera de la Blas de Lezo puesta en las proximidades del Mar Negro se busca expresar al mundo que a España le importa lo que pase en Ucrania y que está con sus aliados para lo que pudiera hacer falta.

En las últimas semanas se han visto minas navales lanzadas por ucrania al mar Negro ¿Es esta una práctica habitual? Las minas navales en general no están prohibidas como elemento de combate. En la mayoría de los países se han prohibido las minas contra personas (no en Rusia), pero las minas navales no están prohibidas y se usan con carácter defensivo en general, para evitar que un enemigo pueda entrar. A menos que estas minas se pongan en aguas internacionales, los países no tienen necesidad de avisar al resto del mundo y, aunque no haya confirmación, sí es probable que haya minas navales defendiendo la base de Odesa para evitar la entrada de la Marina rusa. No tiene carácter ofensivo ninguno, puesto que la propia Marina ucraniana no tiene ninguna capacidad de combate real.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Tensión en la paritaria del neumático: alertan sobre un freno en la producción de autos

El conflicto salarial en la industria del neumático escala a diario y hoy la situación es …