Inicio Nacionales Argentina y la causa Palestina: el rol de Menem

Argentina y la causa Palestina: el rol de Menem

22 minuto leer
Comentarios desactivados en Argentina y la causa Palestina: el rol de Menem
0

Carlos Menem.

La Presidencia de Carlos Menem, como ya explicamos en la nota “Menem como actor relevante en la paz de Medio Oriente” (https://www.diario26.com/303769–menem-como-actor-relevante-en-la-paz-de-medio-oriente), tuvo como uno de sus ejes la colaboración con el Proceso de Paz de Medio Oriente y la construcción de una solución justa para el histórico conflicto entre Israel y Palestina.

 

Menem tuvo en su agenda una relación muy estrecha con Israel, que comenzó al recibir en Buenos Aires en julio de 1989, a pocos días de asumir la presidencia, al Presidente del Estado de Israel Chaim Herzog. Y más adelante con su viaje a Israel, siendo el primer presidente argentino en visitar dicho país desde su nacimiento en 1948.

 

El presidente argentino, por un lado, impulsó los avances del Proceso de Paz de Medio Oriente que garantizaran el derecho del pueblo palestino a conformar un estado propio y sustentable y, por otro lado, promovió que se garantizara a Israel su derecho a tener fronteras seguras. A diferencia de casi la totalidad de los países de Latinoamérica, Argentina trabajó para aportar acciones concretas que acercaran a Israel y Palestina e intervino directamente con los líderes de ambos pueblos.

 

Al final de su administración, todas las acciones que llevó a cabo para sostener su contribución a la paz de medio oriente tuvieron su broche de oro en noviembre de 1999, a un mes de dejar la presidencia, con la inauguración de la Sede de la Representación de la Autonomía Palestina en Buenos Aires donada por el estado nacional. Se trata de impresionante y bello edificio estilo francés (de la ex Obras Sanitarias), puesto en valor, ubicado en Riobamba al 800, que desde entonces es la sede palestina en territorio argentino. Argentina fue el segundo país latinoamericano, luego de Cuba, en donar la sede diplomática a Palestina como símbolo de su incipiente soberanía. Asistieron a dicha inauguración, además del Presidente Menem, más de 1.800 personas: líderes religiosos, representantes palestinos, diplomáticos, empresarios y diversas organizaciones de la comunidad árabe.

Yasser Arafat y José Mario Guido Di Tella en Gaza, 1995Yasser Arafat y José Mario Guido Di Tella en Gaza, 1995. 

Menem y su acercamiento a la causa palestina

En la Conferencia del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) de Belgrado, Yugoslavia (septiembre de 1989), Menem y Yasser Arafat, el líder de la OLP y máximo responsable de la representación de Palestina en el mundo, tuvieron un encuentro político en donde se conocieron personalmente y sentaron las bases de una sólida relación. Las primeras aproximaciones diplomáticas entre el estado argentino y los lideres palestinos estuvieron a cargo del Canciller Guido Di Tella, quien se reunió con Arafat en Túnez en 1994 y luego ya en Gaza en 1995. En esta última visita, en la que también participó el diplomático palestino Suhail Hani Daher Akel, quien luego sería el primer representante diplomático de Palestina ante el gobierno argentino, el Canciller llevó la propuesta de aportar una misión de Cascos Blancos para apoyar el fortalecimiento institucional de Palestina. Argentina trabajaba, en sintonía con los esfuerzos de Estados Unidos, en promover el acercamiento entre Israel Y Palestina. Particularmente, luego de los Acuerdos de Oslo, Argentina apostó por contribuir al desarrollo económico y tecnológico pelestino.

 

En el largo trajinar de las “aproximaciones sucesivas” durante el proceso de paz, que claramente tenía enemigos internos tanto en Palestina como en Israel, Argentina pudo intervenir como amigable componedor para apoyar los avances, por pedido expreso de los líderes de ambos pueblos.

 

En momentos de diversas crisis que generaban una limitación a los trabajadores palestinos para pasar a Israel por los “check points” en sus fronteras, o trabas en el envío de medicamentos y alimentos, Arafat declaró en numerosas oportunidades que Menem podría intervenir ante Israel para flexibilizar dichas circunstancias. Los líderes israelíes, como Shimon Peres, también impulsaban el aporte y la presencia de Menem en carácter de líder cercano a la paz entre ambas naciones, según lo expresara el propio Peres en abril de 1997.

 

La Visita del Ministro del Interior Carlos Corach

En marzo de 1996, el entonces Ministro del Interior de Menem, Carlos Corach, viajó a Palestina y visitó la sede de la Autonomía Palestina para reunirse con Arafat. El ex ministro relató, en una emotiva nota publicada en Ámbito Financiero titulada “Réquiem para Yasser Arafat”, esa histórica visita. Corach describe la situación angustiante de los palestinos en Gaza, la falta de servicios básicos, la situación edilicia, el descuido del espacio público. En ese momento, en una de las muchas crisis, Israel había suspendido el pase de los palestinos a su trabajo en Israel. Según cuenta Corach, Arafat, que lo recibió en su austera residencia presidencial, con el consabido estilo oriental de hospitalidad, le trasmitió la importancia del rol de Argentina como mediador con Israel. Corach además describe la calidad intelectual de los palestinos, que en todo oriente medio son reconocidos por sus condiciones intelectuales y su formación.

Menem intercedió ante Shimon Peres para destrabar ciertos conflictos de trabas al desplazamiento, como una manera práctica de facilitar el acercamiento.

Yaser Arafat y German Kammerath, entrega de estampilla conmemorativa de Belén 2000Yaser Arafat y German Kammerath, entrega de estampilla conmemorativa de Belén 2000. 

 

La llegada de Cascos Blancos a Palestina

 

La iniciativa del Presidente Menem de crear “Cascos Blancos” como organización de voluntarios de alto nivel de capacitación profesional puestos a disposición de las Naciones Unidas para la asistencia humanitaria en el marco de problemas graves de pobreza, subdesarrollo, secuelas de guerras o conflictos bélicos, tuvo una presencia muy importante en Palestina a través de enviados de Argentina para cooperar en el desarrollo de dicha Autonomía.

 

El Embajador Octavio Frigerio, Secretario de Estado de Presidencia para Cascos Blancos, llevó adelante la tarea con enorme probidad y profesionalismo, organizando las primeras 50 misiones de Argentina en el mundo. En este caso, Frigerio viajó personalmente a Palestina en marzo de 1997 con el objeto de evaluar los proyectos en marcha. Fue recibido por el Presidente Arafat en su oficina de Ramallah, la “Mukata”, donde le pudo presentar, además de los saludos de Menem, el rol que los Cascos Blancos estaban desarrollando en las ciudades palestinas. Arafat recibió además a diversos medios de prensa argentinos y declaró ante ellos que “esperamos que el presidente Menem, como buen amigo y buen mediador, haga sus mejores esfuerzos para que el proceso de paz continúe, especialmente porque el presidente tiene excelentes relaciones internacionales le ruego que pueda moverse para salvar el proceso de paz porque sería de mucha utilidad”.

 

En abril de 1996 había llegado a Palestina la primera delegación de Cascos Blancos, integrada por veterinarios -con el fin de ayudar al desarrollo de las políticas de sanidad animal, particularmente contención de la brucelosis- y por arquitectos -para el diseño urbanístico de las ciudades palestinas. Sin embargo, la “genialidad” más notable del aporte argentino fue enviar a Ricardo Carugatti, un importante deportista, con la misión de organizar el seleccionado palestino de fútbol, y además promover la enseñanza del fútbol a los jóvenes palestinos. La delegación había arribado a Palestina el 25 de febrero de 1997. Se sumaron a la misma Raul Paglilla, profesor de educación física, y Mónica Martins, entrenadora de vóley.

La tarea de Carugatti fue un orgullo para Argentina. Palestina comenzó a obtener satisfacciones deportivas en partidos internacionales. En 1998, el técnico logró que la FIFA permitiera el re-ingreso del seleccionado palestino, lo que constituyó un reconocimiento indirecto de soberanía. Carugatti y los entrenadores argentinos gozaban de amplia popularidad entre el pueblo palestino. Un año después de que él asumió al frente del seleccionado, ganaron la medalla de bronce en los Juegos Panarábicos.

 

El aporte a las telecomunicaciones y el correo

En el marco de la cooperación entre Argentina y Palestina, la secretaria de comunicaciones a mi cargo, en el marco del intento de renacimiento del Acuerdo de Oslo, en lo que se denominó el Wye River Memorandum, aportó la donación de equipos para centros populares de Internet, que llegaron a 15 ciudades, el apoyo al desarrollo de su correo nacional y la obtención de un “prefijo de larga distancia internacional” propio para Palestina, como símbolo de soberanía. Un eficiente equipo de la secretaria de comunicaciones a cargo de Alejandro Garro, Rubén Oviedo y otros expertos en tecnología trabajaron en la instalación y puesta a punto de los centros tecnológicos aportados por Argentina, que fueron los primeros lugares de acceso popular a Internet y a la tecnología de la información en Palestina.

 

El desafío de la Organización de Belén 2000, el más relevante evento de Palestina y Medio Oriente

Con motivo de los 2000 años del nacimiento de Jesús, yen el marco de la gratitud de Arafat hacia Menem por su compromiso con la causa de Palestina, lo nominó como integrante de la Comisión de Honor de la organización del evento, que además integraban, entre otros, el Papa Juan Pablo II, la Reina de Inglaterra, el Presidente Clinton y el Rey Juan Carlos de España. Los funcionarios palestinos me entregaron en junio de 1999 la carta invitación dirigida a Menem para que se la hiciera llegar.

 

Pero el aporte simbólico más significativo que pudimos hacer, con la presencia del entonces Gerente General del Correo Argentino Raffaele Sardella, fue hacerle entrega de la estampilla conmemorativa del evento Belén 2000 que ya se había emitido en nuestro país y recorría el mundo en las cartas de los argentinos. La ilustración de esa estampilla la había elegido personalmente Arafat y fue para él emocionante verla reflejada en un sello postal argentino, que le entregué personalmente.

 

Palestina y Argentina están hermanadas a la distancia. Nuestro país, como una política de estado, mantiene con la Autonomía Palestina la más cordial relación de cooperación. Argentina fue clara en expresar que Palestina es muy relevante para nuestra diplomacia. Al mismo tiempo, mantenemos una extraordinaria relación con Israel y su pueblo. Somos, como país, un crisol de razas que integra a descendientes de árabes y judíos en un hermanamiento increíble.

 

El mejor aporte argentino: Daniel Barenboim

Como expresando con toda claridad lo que Argentina piensa sobre palestinos e israelíes, el director Daniel Barenboim es una demostración única. Trabaja desde hace muchos años para hacer su aporte a la paz de ambos pueblos. En una iniciativa conjunta con el literato palestino Edward Said, crearon una orquesta, la West-Eastern Divan Orchestra, integrada por jóvenes músicos palestinos, árabes e israelíes que a través de la música promueven el acercamiento de sus pueblos. Su orquesta, y la acción del Maestro Barenboim, quien en 2011 fue candidato al Premio Nobel de la Paz por sus diversas actividades a favor de la paz y la convivencia en Medio Oriente, han dado testimonio de su compromiso. El músico, nacido en Buenos Aires, con pasaporte israelí y palestino, es un ejemplo notable de buena voluntad.

 

El Presidente Carlos Menem y el gabinete presidencial con Di Tella, Corach, Frigerio y nuestro humilde aporte, demostraron el empeño de Argentina por una causa tan significativa para el mundo. Seguramente no fue suficiente, pero sin dudas no fue poco.

 

*Por German Kammerath
Ex Secretario de Comunicaciones

 


Noticias relacionadas


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Acto por el Día de la Lealtad: Cavalieri convocó a trabajar unidos y con responsabilidad

Este lunes, la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (FAECYS) particip…