Inicio Internacionales Bolivia espera en vilo el resultado del recuento en medio de las denuncias de la oposición | Internacional

Bolivia espera en vilo el resultado del recuento en medio de las denuncias de la oposición | Internacional

9 minuto leer
Comentarios desactivados en Bolivia espera en vilo el resultado del recuento en medio de las denuncias de la oposición | Internacional
0


Bolivia votó y la comunicación de los resultados derivó en una fotografía de caos y sospechas que dispararon la tensión. Los datos parciales de las elecciones del domingo, conocidos horas después del cierre de las urnas, abrieron la puerta a una segunda vuelta entre Evo Morales y su principal adversario, el exmandatario Carlos Mesa. La transmisión rápida de actas habilitada por las autoridades reflejaba una caída significativa del presidente, con una pérdida del 18% con respecto a 2014. El escrutinio quedó interrumpido al 84%. En medio de las acusaciones, el país espera en vilo el veredicto final, que el Gobierno prevé “ajustado”.

Tras la interrupción del recuento, este lunes la única referencia de los resultados era el cómputo tradicional de las papeletas y entrega de actas, que avanzaba con lentitud y sin garantías de coincidir con el primer conteo. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) se escudó en “un conflicto entre la transmisión de datos del órgano central y de los tribunales departamentales”, pero el argumento no bastó para frenar las acusaciones de la oposición y disipar sus dudas sobre el proceso electoral.

La misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que encabeza la observación internacional en estas elecciones también lamentó lo sucedido. Primero instó a esa instancia a explicar “por qué se interrumpió la transmisión de resultados preliminares” y exigió “que el proceso de publicación de los datos del cómputo se desarrolle de manera fluida”. Ante los ritmos del recuento, insistió: “Es crucial que este proceso se lleve a cabo con agilidad y transparencia”.

La tendencia de los resultados preliminares anticipaba un desempate, previsto para el 15 de diciembre. Morales, que lleva casi 14 años en el poder, alcanzaba un 45,7% de los apoyos, muy por debajo de sus anteriores marcas, mientras que Mesa se quedaba en un 37,8%. El clima generado por ese anuncio era de cambio de ciclo. El país comenzó a vislumbrar una segunda vuelta de todos contra uno. El líder del Movimiento Al Socialismo (MAS) fue el primero en enfriar las aguas en su comparecencia. “Vamos a esperar hasta el último escrutinio del voto nacional para seguir y continuar con nuestro proceso de cambio”, dijo el presidente. Morales se presentó a estos comicios a pesar de haber perdido un referéndum sobre una reelección indefinida en 2016 y tras haber sido habilitado como candidato por el mismo tribunal encargado de procesar los votos, controlado por el oficialismo.

Mesa, que se reunió con la misión de la OEA, convocó a la prensa y denunció un intento de manipulación. “La segunda vuelta es un hecho objetivo”, afirmó. El exmandatario, que gobernó entre 2003 y 2005 y ahora encabeza la plataforma Comunidad Ciudadana, llamó a sus simpatizantes a protestar para reclamar al Ejecutivo y a su aparato transparencia y rapidez. “Hago un llamado a la movilización democrática (…) para que estemos en todos los tribunales electorales departamentales y en el TSE para impedir que se repita un 21-F”, reiteró desde las redes sociales en referencia a la fecha de la consulta popular que cerró en 2016 la puerta a la reelección indefinida. Los resultados provisionales ya habían dado pie a especulaciones sobre alianzas de los distintos dirigentes opositores. El senador Óscar Ortiz anunció su apoyo a Mesa y el pastor presbiteriano ultraconservador Chi Hyun Chung también sugirió que le daría su respaldo.

Pasadas las seis de la tarde, el cómputo tradicional de votos aún no alcanzaba el 60%. Mesa tenía una ventaja de apenas unos decimales sobre Morales, 42.85% y 42,12% respectivamente, pero el escenario era todavía demasiado provisional para hacer cábalas. “Lo prudente será esperar que se concluya todo el proceso, que se concluya el conteo oficial de las actas, pues también hay que recordar que en gran medida las actas del área rural toman su tiempo en llegar, hay problemas de transporte. Una vez que todas las actas sean transmitidas a los tribunales departamentales ya podremos tener una evaluación completa del resultado”, afirmó el canciller, Diego Pary, en conferencia de prensa.

El Gobierno, no obstante, también ofreció una previsión general. “Creemos que es un resultado probablemente ajustado de cara a la primera o a la segunda [vuelta] y es precisamente por ese margen y esa duda que uno tiene que ser responsable y esperar el cómputo”, señaló el ministro de Comunicación, Manuel Canelas.

Entre estas dudas y las sombras que envuelven el proceso, Bolivia sigue pendiente de los resultados de unas elecciones que han certificado la profunda división del país. Y que auguran, pase lo que pase, un aumento de la polarización entre el MAS y la oposición, que parecía una olla a presión a punto de estallar.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Cristina, Maximo y Alberto , ya están definiendo el equipo del futuro gobierno – NCN

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, se reunieron hoy en la capital para de…