Inicio Opinión   Brasil. Inflación y suba de tasas

  Brasil. Inflación y suba de tasas

9 minuto leer
Comentarios desactivados en   Brasil. Inflación y suba de tasas
0

Bryan Harris. La recuperación económica post-pandémica de Brasil amenaza con desacelerarse el próximo año. Los economistas hacen sonar la alarma sobre el aumento de la inflación y las tasas de interés, así como el efecto negativo de una sequía sin precedentes.

Impulsada por políticas que mantuvieron abiertas en gran medida las empresas durante la crisis de Covid-19, la economía más grande de América Latina se recuperó a los niveles previos a la pandemia en el primer trimestre de 2021 y parece que terminará el año con un crecimiento anual de más del 5 por ciento.

Los datos del segundo trimestre mostraron que la economía se contrajo 0,1% con respecto al trimestre anterior, habiendo crecido 12,4% frente al mismo período del año pasado.

Las perspectivas para el próximo año son cada vez más sombrías, Los analistas comienzan a revisar las estimaciones de crecimiento anual a un nivel tan bajo como entre el 1% y el 2%.

Además de las preocupaciones sobre el aumento de los precios y las tasas de interés, se teme la volatilidad política en el período previo a las elecciones presidenciales del próximo año. Existe la preocupación de que el gobierno pueda poner en peligro su posición fiscal al entregar efectivo en forma de nuevos programas de bienestar social.

“De ahora en adelante, la economía se verá afectada por un triple golpe”, dijo Marcelo Fonseca, economista jefe de la administradora de activos Opportunity Total. “El primero, es la inflación. Definitivamente socavará el poder adquisitivo de los consumidores. El segundo es consecuencia de la inflación. Para combatir la inflación, el Banco Central tendrá que implementar medidas que pueden dañar la economía. El tercero es la incertidumbre. El régimen fiscal está en peligro y ese panorama no cambiará durante el período electoral”.

La inflación ha afligido a muchas naciones latinoamericanas y su repentino retorno este año en Brasil ha asustado a los responsables de la formulación de políticas, que ahora se están apresurando para controlar los precios.

En los 12 meses hasta julio, la inflación se situó en el 8,99%, muy por encima del objetivo de 2021 del 3,75%. En respuesta, el Banco Central elevó su tasa de interés de referencia Selic de un mínimo histórico del 2% al 5,25%. Las expectativas del mercado son que alcanzará el 7,5% a fin de año. Esto afectaría aún más la actividad económica.

Para complicar más el panorama, el desempleo es alto, más del 14%, lo que significa que el consumo permanece atrofiado.

Junto a los alimentos, el precio de la electricidad también se disparó a medida que se hizo sentir el impacto de la peor sequía en casi 100 años.

Brasil depende de la energía hidroeléctrica para el 65% de su generación. Ya los embalses en el centro y centro oeste del país están casi secos. El gobierno está cada vez más preocupado por los cortes que golpearían la economía real.

Los economistas están inquietos conforme se acerca la campaña de las elecciones presidenciales del próximo año, que amenaza con provocar un brote pronunciado de volatilidad política. En las últimas semanas, el presidente Jair Bolsonaro —a la zaga en las encuestas— arremetió contra las instituciones democráticas de Brasil, planteando el espectro de un golpe de Estado y asustando a los inversores internacionales en el mercado emergente.

Los analistas también temen que el gobierno pueda abandonar su compromiso con la rectitud fiscal antes de las elecciones para ganar votos con donaciones en efectivo.

La deuda pública del Brasil (84% del Producto Interno Bruto) sigue siendo alta para una economía en desarrollo.

Hasta ahora, los inversores se han mostrado optimistas sobre los riesgos, principalmente gracias a un límite de gasto obligatorio que mantiene los gastos del gobierno fijos en línea con la inflación. Sin embargo, si se abandona ese límite, se predice un éxodo de los activos brasileños y una profunda turbulencia económica.

“A medida que nos acercamos a las elecciones, el riesgo es que prevalezca la política”, dijo Viktor Szabo, director de inversiones de Aberdeen Standard Investments. “Brasil podría volver fácilmente a una trayectoria de deuda insostenible. Tiene un nivel de deuda bastante alto con vencimientos bastante cortos. La deuda puede explotar fácilmente”.

Brasil recuperó niveles prepandemia en el primer trimestre y parece que crecería más de 5% anual en todo 2021

Las perspectivas para el próximo año son cada vez más sombrías: solo un crecimiento anual de entre el 1% y el 2%.

Hasta julio, la inflación acumuló en 12 meses un 8,99%, muy por encima del objetivo de 2021 fijado en 3,75%

El Banco Central elevó su tasa de interés del 2% a 5,25%. La expectativa del mercado es que alcance 7,5% a fin de año.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • MAS ACTUAL QUE NUNCA | 7 miradas

      La obra de Antonio Berni es más actual  que nunca. Anticipó el desampa…
  • EL TIO RICO QUIERE MAS

      Netflix, fundada por Reed Hastings y Marc Randolph tiene hoy casi 90 millones de abonado…
  • Pandora: La tormenta de evasión

      Emma Agyemang.- La última filtración de datos sobre los asuntos financieros de la é…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

MACRI VARADO, CRISTINA EN AUDIENCIA PÚBLICA, CONTAGIADO CON DELTA SE FUGÓ | EL NOTICIOSO 13-07-21

Sigue el escándalo por la denuncia de la embajada de Bolivia por envío de armamento argent…