Inicio Opinión Brexit: lo más difícil

Brexit: lo más difícil

6 minuto leer
Comentarios desactivados en Brexit: lo más difícil
0

Basta. Gran Bretaña dio el paso. Se hizo a un lado de la Unión Europea. Le toca remediar las desavenencias brotadas del proceso del Brexit y las divisiones socioeconómicas subyacentes. Hay que levantar un marco para los lazos con la UE y con el mundo en general, Preservar la unidad, prosperidad y la seguridad del Reino Unido; de eso depende el gobierno de Boris Johnson y el proyecto del Brexit.

Los conservadores reconocieron que el referéndum de 2016 a favor de la salida de la UE no se trató del rechazo al bloque de 27 naciones. Fue un voto de protesta por parte de las comunidades británicas descuidadas, ignoradas por años.  Johnson ganó las elecciones con su promesa de equilibrar el Brexit y, sobre todo, acercar otras regiones con la prosperidad de Londres y el sudeste de Inglaterra: inversión en infraestructura y enfoque económico más intervencionistas. Falta una estrategia integral que realice esta visión. Más de tres años después del referéndum de la UE, el gobierno debe definir el significado del Brexit que ha elegido.

Hay que hacerlo con rapidez. Deberá definir donde debe estar el país en el 2015 o 2030 y negociar futuras relaciones con la UE. Las decisiones que se tomen en los próximos seis meses van a determinar cuáles serán, durante décadas, las perspectivas económicas del país.

Una ventaja de Johnson con respecto a su predecesora  Theresa May es su mayoría estable. No le conviene “nivelar” las regiones del Reino Unido mientras se aparta de las normas de la UE, lo cual amaga trabar a industrias vitales para las economías regionales. No tiene sentido perseguir un acuerdo comercial básico con el socio comercial más grande y más cercano de Gran Bretaña- la UE- con la expectativa de obtener un acuerdo con EE.UU. que puede ser ilusorio. Johnson debe finalmente afrontar las difíciles decisiones y compensaciones que implica el Brexit y convencer a su propio partido, y al público. El sabe hacerlo.

Al Reino Unido le conviene mantenerse lo más cerca posible de Europa y preservar la cooperación en seguridad e intercambio de inteligencia. Los estados miembros de la Unión Europea pueden reconocerlos beneficios de mantenerse vinculado a Gran Bretaña y que se establezca en el trato de negociación diseñado en Bruselas.

El Reino Unido desarrollará en la práctica su concepto de “Gran Bretaña Global”. Afuera de la UE, no hay razón para que no mantenga relaciones estrechas con París y Berlín. Junto con otras potencias medianas, como Canadá, puuede coordinar una “coalición de la voluntad” que defienda intereses comunes: democracia liberal y  orden multilateral. Así evitará apretujarse entre China y Estados Unidos.

Para Gran Bretaña, éstos tres años fueron ásperos y turbulentos. El Brexit puso a prueba los cimientos de la democracia, la unión del Reino y el nivel de descontento que había en grandes partes de la nación, subestimados por décadas.  Ahora comienza lo más difícil.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Lo que dice Kissinger:

      La atención a las necesidades del momento debe ir unida en última instancia a una v…
  • Encuesta al coronavirus

    El Monitor de Humor Social y Político que D´Alessio IROL/Berensztein descubre la reacción …
  • Animales vestidos

    John Carlin ​es escritor y periodista británico. Los dos tópicos que más frecuenta se cent…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Mirolo participó de la entrega de raciones alimentarias para alumnos de la Escuela Primaria Municipal

Mirolo participó de la entrega de raciones alimentarias para alumnos de la Escuela Primari…