Inicio Gremiales Brutal: Despidos, torturas y maltrato laboral a trabajadores fluviales

Brutal: Despidos, torturas y maltrato laboral a trabajadores fluviales

8 minuto leer
Comentarios desactivados en Brutal: Despidos, torturas y maltrato laboral a trabajadores fluviales
0

No es novedad que desde hace décadas las aguas del Riachuelo bajan turbias hasta su desembocadura en el Río de la Plata: lo llamativo es que la empresa Servicios Emiser SA (SESA), que se encarga de la limpieza de este espejo de agua, se amalgamó a esa naturaleza mugrosa en el tratamiento a sus empleados y en la calidad del servicio. La semana pasada Mundo Gremial contaba las vivencias de trabajadores que habían sido sometidos a meses de encierro en contenedores por reclamar sueldos y aguinaldos adeudados del año pasado, actualización paritaria y un plus por trabajo insalubre. Luego de las torturas fueron cinco de ellos fueron despedidos sin pago de indemnización y bajo pandemia, pese a que rige un DNU que prohíbe hacerlo.

Por lo que reconstruyó este diario, SESA cobra por este servicio unos 350.000 dólares mensuales que paga la ACUMAR, el ente estatal que la contrata y que tiene en agenda volver a licitar este año. Dato llamativo: los patrones cobran de bolsillo 48.000 pesos y desde la pandemia, y pese a que el servicio es esencial, Emiser SA paga el 50% del salario con el ATP que otorga el Estado.

El brazo ejecutor de esas torturas, de acuerdo a las denuncias que fue recogiendo este medio, es Hugo Juan Ojeda, el encargado general de SESA: “Anda siempre armado y tiene la violencia verbal y física siempre a mano para denigrar a la gente”, cuenta Jorge Gonzalez, uno de los cinco patrones de abordo que fueron despedidos en agosto. Cuenta un ejemplo en una foto que ilustra esta nota: “Una vez un ladrón se había metido en una embarcación en el obrador de Puente Alsina y cuando se lo descubrió los que estábamos ahí lo redujimos mientras esperábamos a la Policía: enterado Ojeda de la situación se acercó hasta el lugar y con el pibe ya con las manos atadas le empezó a pegar y gatillar en la cabeza”.

Pero hay más. En uno de los videos se lo ve a Ojeda ufanándose de que puede despedir a quien quiera y cuando quiera: “Eché a uno, eché a otro y voy a seguir echando porque ya me cansé de la gente”. Por lo recogido por MG hablaba de un faltante de 400 litros de nafta que “los robó él mismo para viajar con sus lanchas al Tigre y nos echó la culpa a nosotros”, aseguran.

Hablando de lanchas, el patrón motorista Julián Brenner, también despedido en agosto, aporta: “Yo manejé las lanchas que son de Ojeda ya que es armador prestándole servicio a Emiser”. El dato no es menor porque encierra otro punto clave en toda esta historia: “Ojeda es afiliado al Centro de Patrones y Oficiales Fluviales de Pesca y Cabotaje Marítimo” cuenta Brenner refiriéndose al sindicato.

Hugo Alegre, apoderado de la Agrupación 10 de noviembre y opositor a la actual conducción del Centro de Patrones, exige que “se debe desafiliar a Ojeda porque el Estatuto prohíbe que un armador sea afiliado”.

El caso Emiser anticipa una interna que vendrá dura: hay elecciones en octubre de 2021.

De acuerdo a los despedidos de 2017, entre otros Ricardo Carreras y Raúl Peverrelli, no sintieron, pese a estar afiliados, el respaldo del gremio que conduce Julio Insfrán. Y atando cabos, la duda flota en el aire: ¿Ojeda es el nexo entre Emiser SA y el sindicato?

Todo pasa a la vista de la ACUMAR. Cuentan estos trabajadores con los que conversó Mundo Gremial que el inspector del ente estatal, “Daniel Furer hace la vista gorda y reporta que el trabajo se hace bien cuando ni siquiera Emiser cumple con la cantidad de trabajadores y lanchas que se le exige tener en el agua por el pliego de licitación. ¿Sabés por qué? Primero porque siempre se dijo que detrás de Emiser está el poder político, pero también porque hasta la mujer de Furer es empleada de Emiser”.

A propósito, una de las subtramas de la película “Las aguas bajan turbias” es la historia de Ramón; el personaje principal. Oriundo del nordeste argentino llega a trabajar al río Paraná en la industria yerbatera y era tratado como ganado por los capangas de ocasión. La película fue filmada por Hugo del Carril basada en la novela “El Río Oscuro”, que fue escrita por Alfredo Varela en 1943: múltiples cosas han cambiado en estos casi 80 años de recorrido histórico: lo que seguro no ha cambiado es lo primitivo de la naturaleza humana.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Gremiales
Comentarios cerrados

Mira además

Reino Unido registra un nuevo récord de contagios diarios de coronavirus – Télam

El Reino Unido es el segundo pas ms afectado de Europa por la pandemia, detrs de Espaa El …