Inicio Opinión Buenos Aires & Beinjing

Buenos Aires & Beinjing

10 minuto leer
Comentarios desactivados en Buenos Aires & Beinjing
0

La Argentina y China, comparten una “alianza estratégica integral”- La diplomacia oriental valora este alianza por encima  a cualquier acuerdo básico que pueda existir entre países. Lo alumbró Cristina durante su presidencia. Alberto Fernández está haciendo sus valijas para visitar a máximas autoridades chinas. Tiene hambre de dólares. La pandemia lo tiene a mal traer.  No solo eso. Las elecciones de término medio vienen con el incendiario envoltorio de la inflación.

Por de pronto ya están en trámite –nunca son sencillas- las benditas vacunas que hoy falta y que Alberto Fernandez, víctima de su incontinencia oral prometió inundar a corto plazo a la Argentina.  Son trámites complicados para el envío de las vacunas de Sinopharm que Alberto Fernández requiere con urgencia.

Estas negociaciones no impiden que los dos países estén trabajando en 15 proyectos concretos de inversión china en materia de infraestructura, energía y transporte. Unos 30.000 millones de dólares.

El Gobierno amasa proyectos  en materia de acuerdos económicos y comerciales internacionales. El listado de proyectos de inversión que la Argentina se analiza en el Diálogo Estratégico para la Cooperación y Coordinación Económica. Allí –en el DECCE- se topan diplomáticos, altos funcionarios varios y máximos referentes del Poliburó comunista.

Por ejemplo el ministro Matías Kulfas negocia más de 20 proyectos relacionados con energía e infraestructura. De ahí que cambiara ideas con miembros de la Academia China de Ciencias Sociales. Se trata del alcance de las relaciones bilaterales. Fue en el seminario sobre “Cooperación económica en un mundo cambiante”. Desde ya Washington sigue éstos movimientos y no solo en estos lares. La gestión de Biden se interesa en esta ola oriental. O maremoto

Alberto Fernández tiene planeado para mayo una visita de Estado a China para firmar los proyectos centrales relaciones bilaterales.

Tanto el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz; el ministro de Economía Martín Guzmán, como Kulfas, y el nuevo embajador argentino en China Sabino Vaca Narvaja, se ocupan de negociar con Beijing. Vaca Narvaja tiene línea directa con la Vice Presidenta, que es quien lo arrimó. Los convocados admiten que el canciller Felipe Solá está casi al margen de esta conversación y de tantas otras.

En el listado de proyectos que la Argentina quiere dar prioridad para las inversiones chinas figura el plan de rehabilitación del sistema Ferroviario San Martín; mejoras en la línea del Ferrocarril Roca, obras de infraestructura en el sistema del Mitre y el Urquiza; la redefinición de la red ferroviaria Belgrano Cargas 6 que es un viejo proyecto de los chinos para agilizar el transporte de soja del interior de la Argentina a Buenos Aires y la incorporación de material rodante de pasajeros en diferentes líneas.

El gran proyecto de inversión de China es la construcción de la Central Nuclear IV. Durante la presidencia de Cristina Kirchner ya se trató de la instalación de reactores nucleares en Campana con tecnología china. La propuesta original tenía un costo de u$s 12.000 millones. Ahora el presidente Fernández refrescó la negociación a través del  Secretario de Energía Darío Martínez.

Es un asunto engorroso: así queda anulada la tecnología canadiense CANDU históricamente empleado por Argentina para sus centrales nucleares.

Entre la suma de inversiones chinas no falta el gran proyecto de granjas porcinas inteligentes. Esas inversiones merodean unos 3800 millones de dólares durante los próximos cuatro años para aumentar en 882.000 toneladas la producción de carne y generar exportaciones por alrededor de u$s 2500 millones.

Para despejar las intenciones de la Argentina definió el ministro Kulfkas: “Desde el año 2000 la cooperación con China significó el ingreso de 25.000 millones de dólares. O sea la creación de más de 20.000 puestos de trabajo”.

El comercio bilateral entre ambos países pasó de 2000 millones de dólares en el 2000 a u$s 16.300 millones en 2019, con exportaciones argentinas por u$s 7000 millones; representa el 10, 8% del total de ventas al exterior argentina e importaciones por u$s 9000 millones.

A las empresas argentinas estos acuerdos significan una demanda china de productos de diferentes rubros, como vino y lácteos. Entre las inversiones chinas en el Norte se destaca la minería (cobre y litio).

Entre los 15 proyectos de inversión en la Argentina se cuenta la planta Hidroeléctrica El Tambolar, Chihuido en Neuquén y la hidroeléctrica Potrero del Clavillo. Se suma la estación de Energía Fotovoltaica de Jujuy Cauchari, la más grande de Sudamérica en su tipo. Son más de 1.180.000 paneles solares ubicados a 4020 metros sobre el nivel del mar, construido por Power China y Shanghai Electric.

El presidente de la sección Shanghai de la Academia China de Ciencias Sociales, Dezhong Wang, evaluó con Kulfas las relaciones entre ambos países en una videoconferencia. Por supuesto Recordó las obras con inversión china en las represas Néstor Kirchner, Jorge Cepernic, construido por un consorcio para aprovechar el potencial  hidroeléctrico de Santa Cruz.

En ese marco trazado hace años por el matrimonio Kirchner camina Alberto Fernández. El final de este sendero parece estar aún lejos. Al fin de cuentas es una alianza estratégica integral.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • El grito

    El pintor Edvard paseaba con dos  amigos por la costanera. La puesta de sol era sangrienta…
  • Una historia de amor

    A mediados de octubre del año pasado, se conocieron Tania y Qaramtá. Fue un amor a primera…
  • El impuesto invisible

    Alejandro Catterberg*. Prometer bajar impuestos no es rentable políticamente porque la ele…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El programa provincial “Mis primeros 1.700 días” llegó a El Caburé

Este plan tiene el objetivo de fortalecer a madres, puerperas y niños hasta los 4 años de …