Inicio Opinión ChatGPT, el asombro que recorre el mundo

ChatGPT, el asombro que recorre el mundo

6 minuto leer
Comentarios desactivados en ChatGPT, el asombro que recorre el mundo
0


El robot de Inteligencia Artificial presentado a fines de 2022 asombra e inquieta por su sofisticación y su lenguaje humano.

¿Puede un robot de inteligencia artificial generar asombro e inquietud, incluso un asomo de experiencia existencial? La pregunta no es nueva pero sí actual, y su respuesta es contundente.

El lanzamiento de ChatGPT, a fines de 2022, desparrama en el mundo una mezcla de sorpresa y agitación. Para entender las razones, quienes aún no lo utilizaron deberían hacerlo ya (incluso interrumpiendo esta lectura) en chat.openai.com. Aquellos que lo experimentaron compartirán la perplejidad.

¿Qué es ChatGPT? La definición estricta indica que se trata de un proyecto de IA desarrollado por el laboratorio OpenAI (Elon Musk y otros emprendedores megamillonarios detrás) que se propuso que la experiencia de “hablar” con un robot replique la naturalidad y la fluidez de la conversación humana.

Para conseguirlo, las “redes neuronales” del bot incorporan gigantescas cantidades de información digital entre libros, noticias, Wikipedia y registros de chats.

Todo lo anterior es cierto pero mezquino.

ChatGPT opera sobre la mítica idea de que alguna vez las máquinas igualarán la conciencia humana. Y parece lograrlo. Por eso la conmoción.

¿Desde cuándo un robot responde con expresiones como “entiendo” y “me alegra”? ¿No son acaso el entendimiento y la alegría capacidades y sentimientos reservados y sólo comunicables por los humanos?

“Puede extrapolar”, se sorprendió la científica Oriol Vinyals, investigadora del laboratorio inglés DeepMind, citada por el diario The Washington Post. “Combina conceptos de formas que nunca imaginaríamos”.

Desde su lanzamiento, millones de usuarios la desafían con exigencias como escribir poesía de determinado estilo, producir un texto ensayístico con ciertas cualidades o desarrollar un código de programación.

Como si la información absorbida hubiese terminado por construir una “sensibilidad”, también recuerda preguntas para que la conversación evolucione.

Aquí es necesario poner un punto. Sus propios creadores avisan que al tratarse de una síntesis de los contenidos disponibles en la red, algunas respuestas pueden ser equivocadas. O no advierta en un texto matices y sesgos que sí descubriría un lector.

La utilización práctica genera un debate que recién comienza. Las escuelas públicas de Nueva York la prohibieron hace días, con sus maestros preocupados por las respuestas “convincentes” que podrían presentar los alumnos con su uso. Sabrina Seltzer, experta en Tecnología Educativa, le dijo a Ricardo Braginski de Clarín: “Si las máquinas brindan la información, en la escuela deberemos empezar a evaluar otras habilidades”. Especialistas anticipan la reformulación en multitud de trabajos y una potencial crisis en Google, convirtiendo a su buscador en una herramienta obsoleta. Todos los pronósticos son posibles y a la vez insuficientes.

Una sola cosa es segura. Nunca una inteligencia artificial se acercó tanto a lo humano. Y a la vez, y por oposición, nunca la subjetividad y particularidad de cada hombre y mujer fue más valiosa.

(¿O este texto fue escrito por ChatGPT?)


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Diputado Rodrigo de Loredo dijo cuáles cree que son los mejores candidatos de la oposición para las presidenciales – NCN

En plena interna opositora por la carrera a las elecciones presidenciales de este año y si…