Inicio Internacionales Cinco víctimas, dos héroes, un pistolero desarmado a taconazos… Así fue el tiroteo que mantiene en ‘shock’ a la comunidad LGTBI

Cinco víctimas, dos héroes, un pistolero desarmado a taconazos… Así fue el tiroteo que mantiene en ‘shock’ a la comunidad LGTBI

18 minuto leer
Comentarios desactivados en Cinco víctimas, dos héroes, un pistolero desarmado a taconazos… Así fue el tiroteo que mantiene en ‘shock’ a la comunidad LGTBI
0

Estaban pasándolo bien. Un espectáculo de drags en el escenario, música, humor y buen ambiente. Un buen refugio. Esa noche se celebraba un cumpleaños. Y de repente, el odio. Un hombre con un rifle dispara a los presentes.

Cinco personas murieron y al menos 25 resultaron heridas en la noche del pasado sábado por un tiroteo ocurrido en un club LGBTQ+ en la ciudad norteamericana de Colorado Springs (Colorado), unos cien kilómetros al sur de Denver. El presunto autor, un joven de 22 años identificado como Anderson Lee Aldrich, ya está detenido.

Los fallecidos eran clientes o trabajadores del Club Q, un local que acoge a la comunidad LGTBI de la localidad. Como además el tiroteo se produjo en la víspera del Día de la Memoria Transgénero del domingo, el suceso está siendo investigado como un posible crimen de odio.

Cinco víctimas mortales

Los muertos son Raymond Green Vance, Kelly Loving, Daniel Aston, Derrick Rump y Ashley Paugh. Pero pudieron ser más.

Daniel Aston

De 28 años, era el supervisor del bar del club y se había mudado a Colorado Springs hace dos años para estar más cerca de sus padres. Tenía 4 años cuando le dijo a su madre que era un niño y pasó otra década antes de que se declarara transgénero, ha explicado su madre a The Denver Post. «Tenía mucha más vida para darnos a nosotros, a todos sus amigos y a sí mismo», ha narrado.

«Era el mejor jefe que alguien podía tener. Me hacía querer ir trabajar y me hizo querer ser parte de la cultura positiva que estábamos tratando de crear allí», ha explicado Michael Anderson, camarero del local. Aston era una «persona increíble. Fue una luz en mi vida y es surrealista que incluso estemos hablando de él en tiempo pasado de esta manera», ha contado de su jefe pero al que consideraba un amigo.

Raymond Green Vance

Acababa de conseguir un empleo en un centro de distribución de FedEx en Colorado Springs y había cobrado su primer cheque. Nunca había ido al Club Q, hasta esa noche, cuenta la CNN. De sólo 22 años, Raymond iba con su novia, los padres de ella y algunos amigos de sus padres, entre ellos Richard Fierro, padre de su novia (quien luego iba a resultar el héroe de tan trágica noche).

«Lamentablemente, nunca salió del club. Raymond fue víctima de un hombre que desató el terror sobre personas inocentes con familiares y amigos», asegura la familia en un comunicado. «Era un joven adulto amable y desinteresado con toda su vida por delante. Su amigo más cercano lo describe como talentoso, único en su tipo y dispuesto a hacer todo lo posible para ayudar a cualquiera», añade.

Ashley Paugh

Durante años recorrió el estado de Colorado para crear conciencia y alentar a las personas y familias a convertirse en padres adoptivos, cuenta su familia. Además, Paugh trabajó con la comunidad LGBTQ para encontrar hogares provisionales.

«Estamos absolutamente devastados por la pérdida de Ashley. Ella significó todo para esta familia y ni siquiera podemos empezar a entender lo que significará no tenerla en nuestras vidas», se lee en el comunicado que ha emitido la familia de Ashley Paugh. Tenía una hija: «Ella amaba a su papá, a su hermana y a su familia; Ashley era una tía amorosa, con muchas sobrinas y sobrinos que están devastados por su pérdida», ha dicho la familia.

Derrick Rump

Era camarero en el Club Q. Su hermana, Julia Kissling, le ha contado a la CNN que Derrick había «encontrado una comunidad de personas a las que amaba mucho y había sentido que podía brillar allí… y lo hizo». Según Kissling, su hermano «marcó la diferencia en la vida de muchas personas y ahí es donde quería estar».

Exterior del Club Q, en Colorado Springs (EE UU).
Exterior del Club Q, en Colorado Springs (EE UU).
GOOGLE STREET VIEW

Kelly Loving

Su hermana Tiffany emitió un breve comunicado este lunes: «Mis condolencias van para todas las familias que perdieron a alguien en este trágico evento y para todos los que luchan por ser aceptados en este mundo. Mi hermana era una buena persona. Ella era cariñosa, bondadosa y dulce. Todos la amaban. Kelly era una persona maravillosa».

Los héroes: un veterano de guerra y el tacón de una ‘drag’

La heroica actuación de dos personas evitaron que el tirador matara a más gente. Las autoridades aseguran que Richard Fierro y Thomas James lograron detener el ataque, pero no han querido detallar cómo lo hicieron.

Fierro es un veterano del ejército estadounidense de las guerras en Irak y Afganistán. Él mismo ha contado a los periodistas que abordó al sospechoso y le golpeó con su pistola. En ese momento, según su relato, James le ayudó para neutralizar al atacante.

Simplemente corrí hacia allí. Le cogí. Pensé: ‘Tengo que matar a este tipo. Va a matar a mi hijo. Va a matar a mi mujer'»

Fierro asistía al espectáculo del club con su mujer y su hija. Cuando vio al tipo disparando se abalanzó sobre él, tirándolo al suelo por su chaleco antibalas. «Simplemente corrí hacia allí. Le cogí. Pensé: ‘Tengo que matar a este tipo. Va a matar a mi hijo. Va a matar a mi mujer‘», ha explicado este exsoldado con 15 años de experiencia.

El camarero Michael Anderson ha contado que vio al hombre armado y se agachó detrás de la barra. Mientras los vidrios caían a su alrededor, pensó que iba a morir, rezó y mientras se movía para escapar vio a dos personas que no conocía golpeando y pateando al atacante, le ha dicho a The Denver Post.

Fierro le arrebató la pistola al tirador y la utilizó para golpearlo. Pelearon en el suelo: «Seguí machacándole. Soy un tipo grande y este tipo era más grande». El veterano ha contado que entonces animó a una drag (seguramente, Thomas James ) a ayudarle a neutralizar al agresor: «Una de las artistas pasaba por allí y le dije que le diera una patada… Ella cogió su tacón y lo golpeó en la cara».

A una ‘drag’ que pasaba le dije que le diera una patada… Ella cogió su tacón y se lo metió en la cara».

Seguramente cuando el ruido y la furia se habían aplacado, el exsoldado cayó en la cuenta de que uno de los fallecidos era Raymond Vance, el novio de su hija. Fierro ha recibido muchos elogios, entre ellos los del gobernador de Colorado.

Se llama Jared Polis y es el primer gobernador electo abiertamente gay de EE UU. «Esto es horrible, repugnante y devastador», ha dicho Polis a través de un comunicado. «Mi corazón se rompe por la familia y los amigos de los perdidos, heridos y traumatizados en este horrible tiroteo», dice un comunicado del político demócrata.

Otra vez el debate sobre las armas

Algo así ha querido decir Lauren Boebert, congresista por Colorado. «Las noticias provenientes de Colorado Springs son absolutamente horribles. Esta mañana, las víctimas y sus familias están presentes en mis oraciones. Esta violencia descontrolada debe acabar y debe acabar rápido», ha tuiteado.

Pero la republicana no menciona que todo ese dolor lo ha causado un hombre armado. «Apuesto a que Boebert no mencionó estos detalles específicos porque eso arruinaría su marca: la de la forajida armada que odia la comunidad queer, ama a Dios y cuya labor es humillar a los liberales. Si hubiera tuiteado los detalles del suceso y su trágico resultado, podría haber logrado que algunos de sus seguidores percibieran a las personas LGBTQ+ como seres humanos. Y Boeber no podía permitir eso», escribe Brian Broome en The Washington Post.

Y es que el suceso reabre el eterno debate sobre lo fácil que es portar y usar armas en EE UU. Es el debate entre dos maneras muy distintas de ser nortemericano y en cierto modo el debate entre republicanos y demócratas.

La policía está investigando a quién pertenecía el rifle supuestamente utilizado en el tiroteo, así como la pistola que el sospechoso llevaba en el momento de su detención. Anderson Lee Aldrich ya había llamado la atención de la policía por una supuesta amenaza de bomba en 2021.

El sospechoso se enfrenta a cinco cargos de asesinato y otros cinco de comisión de un delito motivado por prejuicios que causa lesiones corporales. El presidente Joe Biden ha dicho que los estadounidenses «no pueden ni deben tolerar el odio».

En 2016, 49 personas murieron en un tiroteo en el club gay Pulse de Orlando (Florida). En ese momento fue el tiroteo masivo más mortífero de la historia de Estados Unidos.




Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Piden el desafuero y la detención de los involucrados en el viaje a Lago Escondido

Doctor Marcelo Hertzriken Velasco / Foto: Universidad del Comahue. El abogado Marcelo Hert…