Inicio Internacionales Cisnes negros | Opinión de Espido Freire

Cisnes negros | Opinión de Espido Freire

4 minuto leer
Comentarios desactivados en Cisnes negros | Opinión de Espido Freire
0


Un cisne negro, según la teoría que propuso otro economista, el libanés Nassim Nicholas Taleb, es un hecho inesperado, imprevisible y catastrófico que solo podemos comprender a posteriori

Imposible, por lo tanto, adelantarse a él o protegerse de sus causas. No uno, sino dos cisnes negros han aparecido en la misma semana: el primero lo encontramos entre las páginas de Megamenazas, el optimista ensayo económico en el que Nouriel Roubini, el profesor de la Universidad de Nueva York que predijo las crisis de las subprime de 2008, pronostica la madre de todas las crisis. Roubini recorre el mundo surfeando la ola generada por su nuevo libro, que se desliza del calentamiento global al envejecimiento generalizado de Occidente, y cuyo único consuelo se ofrece en unas sugerencias al final de cada apocalíptico capítulo. Lúcido o catastrófico, según se mire, Roubini nos advierte de que surcamos aguas plagadas de esos sucesos y que continuamos navegando sin rumbo, como hacía el Titanic el 13 de abril de 1912.

Veamos qué rumbo sigue y hasta qué punto le reímos la gracia a un país que es una catástrofe en sí mismo

El segundo ha venido de la mano de la industria automovilística afgana, que lanzará con ese nombre, o eso ha anunciado, un deportivo de líneas finas como un estilete, negro, con motor híbrido y una estética que casi parece la parodia del automóvil de un héroe en el trance de salvar el mundo: este cisne negro, como todos, no lo vimos venir, distraídos como estábamos con temas nimios como los derechos de las niñas y las mujeres afganas, y la supresión de libertades en el país. 

La estrategia adoptada por Qatar y el Mundial, la misma, por otro lado, que otros regímenes totalitarios han seguido, de apelar a los sectores ampliamente masculinizados en los que el poder, el dinero y la vinculación emocional saltan por encima de cualquier escrúpulo moral nos trae ahora un Cisne Negro de villano de cómic. Veamos qué rumbo sigue y hasta qué punto le reímos la gracia, como hasta ahora hemos hecho, a un país que es una catástrofe en sí mismo.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Los Cascos Blancos, los ángeles de la guarda de una Siria acostumbrada al desastre

Siria es un país que ha normalizado el desastre. Convive con él. Está adaptado al horror d…