Inicio Opinión CRISIS: EL EJEMPLO PORTUGUÉS | 7miradas

CRISIS: EL EJEMPLO PORTUGUÉS | 7miradas

14 minuto leer
Comentarios desactivados en CRISIS: EL EJEMPLO PORTUGUÉS | 7miradas
0

La nueva marca de socialismo que mejoró la suerte de Portugal en los últimos tres años y medio. Antonio Costa tras sellar una sorprendente alianza entre la izquierda moderada y la izquierda dura, simplemente le dice “dar vuelta la página a la austeridad”.

Costa, que es uno de los políticos de centroizquierda más exitosos de Europa, será reelegido este año tras la recuperación económica de Portugal, a raíz de la crisis de la deuda europea. El desempleo se redujo a la mitad, a 6,7%, y el déficit presupuestario desaparecerá por primera vez en más de 40 años.

Las políticas de austeridad aplastaron a los partidos gobernantes de centroizquierda. Francia e Italia no pudieron reactivar sus débiles economías para mantenerse dentro de los severos límites de déficit público fijados por la UE. El partido político Syriza de extrema izquierda en Grecia llegó al poder despotricando contra las medidas de austeridad exigidas por sus programas de rescate otorgados por la UE y el FMI. Cuando fue gobierno implementó.

El gobierno de centroizquierda de Portugal se enfrentó con Bruselas cuando revirtió los recortes del gasto y permitió que el déficit aumente muy por encima de los objetivos acordados. Demostró que con más dinero en los bolsillos de la gente se eleva el crecimiento. Es más fácil cumplir con las metas presupuestarias.

“Había gran escepticismo sobre nuestras políticas económicas” contó Costa a Financial Times. “Pero hemos demostrado que es posible subir los ingresos, elevar la inversión privada, reducir el desempleo y aun así tener finanzas públicas sólidas”.

Mientras se acerca la elección general en octubre y las encuestas muestran que Costa lleva la delantera, algunos políticos europeos ahora lo ven como un modelo para los atormentados socialdemócratas de Europa.

Portugal será una voz importante en el debate sobre la modificación de las normas fiscales que rigen en la eurozona. La mayoría de los miembros de la eurozona cree que las reglas se volvieron demasiado complejas y los críticos las consideran o demasiado rígidas o demasiado débiles. Costa sostiene que él demostró que existe otra manera.

En Bruselas, Mario Centeno, el ministro de Finanzas de Costa, es central en el diseño de las políticas económicas de la UE. Costa es el primer ministro que demostró que se puede lidiar con la crisis financiera sin destruir puestos de trabajo y el estándar de vida. “Ya no es un tema de discusión política, es un hecho”.

Costa se benefició de la recuperación global, caída de los precios del petróleo, boom del turismo y una fuerte reducción del costo del servicio de una de las deudas más pesadas de Europa. Ese giro se debe a las compras de bonos soberanos del Banco Central Europeo.

El principal logro de Costa está en que la recuperación beneficio a la mayoría de las personas vulnerable. Convenció al país de que “las cuentas públicas sólidas son compatibles con la cohesión social”.

El partido socialista está manejando bien la economía, pero se benefició enormemente de las decisiones difíciles que tomaron los anteriores gobiernos.

Los trabajadores del sector público presionan a Costa para que avance más en liberar al país de la austeridad. Cientos de miles de empleados públicos, desde enfermeros y docentes hasta inspectores y guardias de cárceles, hicieron huelgas y protestas para recuperar los ingresos que perdieron durante la crisis. “Es normal que después de un periodo de gran presión todos quieran todo ahora”, afirmó Costa. “Un buen gobierno debe administrar las necesidades sociales teniendo en cuenta su capacidad fiscal y prioridad política.”

Si bien no fue tan traumática como la experiencia de Grecia, el rescate de Portugal fue doloroso. En un esfuerzo por controlar la inmensa deuda, estabilizar a los precarios bancos e introducir reformas pro crecimiento, Lisboa negoció un programa de austeridad 2011-2014 con la Comisión Europea, el FMI y el BCE la denominada troica, a cambio de un rescate de 78.000 millones de euros.

Le siguieron años de sufrimiento económico. El entonces gobierno de centroderecha conducido por Passos Coelho hizo drástico recortes del gasto en salud, educación y beneficios sociales y redujo pensiones estatales. Subieron los impuestos. En el sector público, se amplió el horario laboral y se congelaron el salario mínimo, los sueldos, la contratación de personal, y los ascensos.

La “estrategia de consolidación fiscal” de la troica exigía que el déficit presupuestario de Portugal bajara de 11, 2% del PBI en 2001 a 4,5% en 2014, incluyendo partidas extraordinarias. La cuenta corriente pasó a tener superávit porque la demanda interna se derrumbó y se obligó a las compañías a exportar. Sin embargo, la deuda pública siguió creciendo, ya que en 2014 alcanzó el 130% de PBI, un máximo récord.

Decenas de miles de empresas quebraron durante la peor recesión en casi 40 años. La red de contención social estaba estirada al punto de quebrarse porque el desempleo era superior a 17%, lo que dejaba a más del 40% de los menores de 15 años fuera del mercado laboral. Emigraron cientos de miles de trabajadores capacitados y mayormente jóvenes, una pérdida de más de 4% de la población activa entre 2008 y 2016.

Una vez que asumió Costa como presidente, empezó a atrasar el reloj. “La troica redujo 30% los salarios del sector público y pensiones estatales, nosotros le devolvimos ese 30%, dijo. En el término de dos años también revirtió las medidas de austeridad, lo que significó modificar horarios laborales, vacaciones e impuestos, al mismo tiempo que elevó 20% el salario mínimo.”

Bruselas era profundamente escéptica y estuvo cerca de multar a Portugal por permitir que el déficit llegara a 4,4% en vez del acordado 2,75. En mayo de 2016, la comisión lo otorgó una prórroga de un año para cumplir con la meta. Desde entonces, Portugal supera sus metas de déficit; el déficit de 0,5% del PBI registrado en 2018 fue el más bajo desde que el país recuperó la democracia hace 45 años.

Comparado con Grecia, Portugal, incluso con el programa anti austeridad de Costa, adopto un enfoque mucho más conciliatorio con Bruselas. Pese a la presión proveniente de los partidos de izquierda que apoyan al gobierno del Partido Socialista, nunca propuso ninguna quita de la deuda pública, sino que peleó por conseguir mejores términos como parte de un acuerdo amplio con la UE. La deuda pública se va achicando; Costa apunta a que represente 118% del PBI este año. Las tres grandes agencias calificadoras otorgaron a Portugal una nota crediticia superior a “basura”.

El primer Ministro rechaza las críticas. Menciona mejoras en el servicio de salud nacional, incluyendo la contratación de 9000 empleados adicionales desde 2015. Anunció un programa de inversión nacional a diez años diseñado a inyectar 20.000 millones de euros en proyectos de transporte, energía y medio ambiente.

Pequeños cambios de política fueron suficientes para recuperar confianza y activar el crecimiento. “El truco estaba en comprometerse a seguir un sendero y permanecer en él”. El resultado fue “un tremendo salto en la confianza y actividad económica” a partir del segundo semestre de 2016.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Inauguraron viviendas sociales en la ciudad de Sumampa

26/05/2019 – La ciudad de Sumampa, departamento Quebrachos, conmemoró el día de la P…