Inicio Opinión Crisis: Los museos vaticanos

Crisis: Los museos vaticanos

5 minuto leer
Comentarios desactivados en Crisis: Los museos vaticanos
0

El Vaticano no está aún en peligro de default. No quiere decir que no haya una gran crisis. Vienen años difíciles.  Han vuelto a abrir los Museos Vaticanos, sus espléndidos  jardines y villas. Y, es natural, se reabre la Capilla Sixtina, creada por   Julio II, el “Papa militar” por las batallas que entabló contra alemanes y franceses para proteger sus vastos territorios. El dispuso que el florentino Michelangelo Buonarroti, pintara los frescos que la ornan.  En la Capilla Sixtina se eligen los Papas en los Cónclaves de cardenales.

Ahora se impone un severo corte de gastos y achicar compras.  Austeridad absoluta. De viajar, ni hablemos. Lo mismo con los contratos que abundan.

De los primeros casos de contagio del coronavirus entre los muros vaticanos fueron víctimas dependientes de los Museos porque al principio de la epidemia se pensaba en un fenómeno “chino”, lejano, olvidando que los visitantes venían de todas partes del mundo.

La pandemia ha mortificado especialmente las finanzas vaticanas. El gran aporte de los católicos del mundo al Papa, el Óbolo de San Pedro, para que el pontífice lo distribuya en limosnas, tuvo una gran  caída.

La ausencia de turistas lastima los Museos Vaticanos. Ellos hasta ahora alegran los bolsillos vaticanos. Están  cerrados desde el 9 de marzo. Cada año suelen dar una ganancia de entre 30 y 40 millones de euros que van a las arcas del Governatorato – la administración de la Ciudad del Vaticano-, con dos mil empleados. En la Santa Sede, trabajan unas 3000 personas más. Claro, los ingresos, que rondan en total los 270 millones de euros anuales. Incluyen donaciones, rentas de inmuebles (en toda Italia, pero también en el exterior), gestiones financieras…

Por otra parte, el Vaticano debe alimentar su opulencia: los gastos constantes alcanzan unos 320 millones de euro anuales: un 45% de personal, otro 45% con gastos generales y de administración y un 7,5%, condonaciones.

Desde el hotelito donde reside el Papa Francisco, quien dejó sin habitar su magnífica residencia el Pontifica es el responsable final del presupuesto. Está informado de los  tres escenarios: el que prevé un déficit de 68 millones y una caída de las recaudaciones de entre el 30 y el 50%; una  “hipótesis intermedia”, con un aumento del 83% del déficit, que se llegaría a 97 millones de euros, y una predicción  terrífica que vaticina una caída de las entradas de entre el 50 y el 80% y un aumento del déficit del orden del 175%. Unos 146 millones de euros.

Francisco se considera un social demócrata en economía y que si los números no funcionan es un verdadero suicidio. Eso no quita que recaiga sobre sus hombros un default vaticano.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • El valor de la palabras

    Ferdinand Amunchasteguy. El valor de las palabras se ha convertido en una ciencia que perm…
  • A la vuelta de la esquina

    Por: Carlos Fara. La política contemporánea –más allá de la crisis del COVID-19- es una má…
  • EL MIEDO CONTRA LA BRONCA.

      Por: Luis Tonelli. Gobernar, decía ese gran filósofo político que fue Michael Oakeshott,…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

El gobernador Sáenz entregó viviendas a 20 familias de Animaná

El gobernador Sáenz entregó viviendas a 20 familias de Animaná   Fueron construidas y…