Inicio Nacionales Cuáles son las condiciones necesarias para legalizar al dólar en Argentina

Cuáles son las condiciones necesarias para legalizar al dólar en Argentina

12 minuto leer
Comentarios desactivados en Cuáles son las condiciones necesarias para legalizar al dólar en Argentina
0

  • Economía con mercado laboral flexible

Argentina no cuenta hoy con un régimen laboral moderno e integrado a la política laboral demandada por el mundo. Medidas como la doble indemnización resultan ser ejemplos concretos de un mercado laboral inflexible. Sin embargo, flexibilidad no equivale a “despidos masivos”, sino a imitar las buenas prácticas laborales que han adoptado países desarrollados para poder competir en el mundo.

Cuando hablamos de flexibilidad laboral según Randstad, una de las mayores consultoras del mundo de servicios laborales, “nos referimos a la racionalización del trabajo, a la productividad, a encontrar el equilibrio entre los intereses de la persona y los de la empresa”. En este punto Argentina debe encontrar puntos en común entre los intereses de los trabajadores y las empresas ya que ambos se necesitan y retroalimentan. Las condiciones muy beneficiosas únicamente para las empresas perjudican a los trabajadores mientras que condiciones extraordinarias únicamente para los trabajadores va en detrimento de los intereses corporativos.

La obsesión de los argentinos por el dólar, según la BBC

Esos puntos de encuentro todavía no se dan en nuestro país, a pesar de que la manera de hacer negocios en el mundo ha cambiado y solo evolucionando se puede atacar este frente tan débil de nuestra nación.

Lamentablemente, Argentina se ubica en los peores casilleros a la hora de medir la competitividad, según el Centro Mundial de Competitividad de la escuela de negocios de Suiza Institute for Management Development(IIMD por sus siglas en inglés), una de las escuelas de negocios más importantes del mundo, ubicada en la ciudad de Lausana, en Suiza. Desde 1989 publica el Anuario de Competitividad Mundial. En 2021, nuestro país ocupa el penúltimo lugar, solo superado por Venezuela. El informe emplea los siguientes parámetros para construir su ranking: rendimiento económico, eficiencia gubernamental, eficiencia empresaria e infraestructura.

Sin embargo, nuevamente la teoría nos indica que Argentina debería tener mejores condiciones iniciales para dolarizar, pero según distintos informes y palabras del ex presidente de Ecuador, en su país las condiciones laborales no eran óptimas para llevar adelante el plan monetario pero se instrumentó de igual manera. Esto no quiere decir que Argentina podrá sortear indefinidamente mejoras laborales sino que la condición inicial no es excluyente para instrumentar el modelo económico.

Se trata de una economía que se encuentre intercambiando productos y servicios con el resto del planeta. Para tener referencias, el Legatum Institute, un centro de investigación con sede en Londres, que publica anualmente una clasificación de los países más prósperos del mundo desarrollado “The Legatum Prosperity Index”, define la prosperidad como: “Prosperity is far more than wealth; it is when all people have the opportunity and freedom to thrive. Prosperity is underpinned by an inclusive society, with a strong contract that protects the fundamental liberties and security of every individual. It is driven by an open economy that harnesses ideas and talent to create sustainable pathways out of poverty”. En otras palabras, la prosperidad es muchísimo más que únicamente el dinero, porque se vincula a las condiciones iniciales para que cada persona pueda desarrollarse y brillar en un ambiente que propicie oportunidades y libertades necesarias. Finalmente, señalan que una economía abierta es fundamental para generar nuevas ideas y talentos que conduzcan al camino del desarrollo, dejando atrás la pobreza.

El informe compara 167 países en función de 104 variables divididas en nueve categorías donde se contempla no solo la dimensión y solidez económica, sino también otros factores como la apertura comercial, eficacia del sector financiero, así como las oportunidades que se les concede a los ciudadanos de un país. En 2020 Dinamarca, Noruega, Suiza, Suecia, y Finlandia ocupaban los primeros puestos del ranking mientras que Argentina se encontraba en el puesto 63.

Sin embargo, cuando analiza las condiciones empresariales, como las regulaciones, requisitos para iniciar una empresa, competir, expandirse y desarrollarse, Argentina ocupa el puesto 126 de 167, por lo tanto, una de las economías con peor perspectiva en la materia. En este punto, si volvemos también al análisis inicial del libro, donde demostrábamos que la economía argentina era cerrada, nuevamente las condiciones iniciales para llevar adelante el proceso de dolarización no sería el adecuado. Sin embargo, Ecuador ocupa el puesto 130, mostrando nuevamente que a pesar de la importancia de esas condiciones, no resultan imprescindibles para comenzar la revolución de la dolarización. Chile ocupa el puesto 41, Uruguay 66, Brasil 121.

He mencionado estas tres condiciones iniciales como fundamentales y es aquí donde también se centran las discusiones y el escepticismo respecto de las posibilidades de dolarizar nuestro país. Toda evidencia que la posibilidad de dolarizar Argentina es real, ya que países similares al nuestro decidieron arrancar el proceso sin contar con determinadas condiciones preexistentes.

La pesada Herencia

He mencionado en otras notas enfáticamente en el problema financiero que se encuentra nuestro país al 2021. No solo no hemos solucionado nuestras deudas extranjeras sino que en Junio del 2021 nuestro país recibió un nuevo “masaso” internacional, reclasificando a nuestra economía y llevándola a los menores estándares de seguridad, previsibilidad y libertad para invertir.

La herencia cada día se hace más pesada y la desconfianza es aún mayor. Por ende, cuando me preguntan si ves viable que Argentina recupere la suficiente confianza para seducir nuevamente al mundo y a los propios argentinos en un plan económico sin contemplar la dolarización, lo veo inviable. Hemos perdido nuestra cuota de confianza, nuestra bala de plata. Solo nos queda enfrentarnos a tomar las decisiones más difíciles para demostrarles no solo al mundo, sino también a nosotros mismos que queremos cambiar para estructurar un modelo de país próspero.

La búsqueda de corregir el desajuste fiscal por parte de un nuevo plan económico que no contemple dolarizar su economía será un nuevo fracaso político y económico. Argentina ya convive con problemas estructurales muy complejos que no permiten dotarnos del “tiempo” necesario para realizar transiciones ordenadas y sin “sufrimiento económico”. Hemos perdido toda la confianza que nos fueron depositando unos y otros y hoy nos encontramos nuevamente solos, aislados del mundo y sin posibilidades de crecer y reducir las desigualdades sociales. Nuestro país necesita de transformaciones profundas que generen el interés que supo generar en otras décadas pasadas. Utilizando mismas recetas pasadas pero con herencias cada día más pesadas, resultara inviable transitar el camino del orden fiscal y económico.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Guzmán: “Argentina necesita más tiempo para negociar” – Télam

El ministro de Economa, Martn Guzmn afirm esta noche que “la Argentina no tiene la c…