Inicio Opinión De Los Beatles a Gina Lollobrígida, esas frases que nos trae la memoria

De Los Beatles a Gina Lollobrígida, esas frases que nos trae la memoria

4 minuto leer
Comentarios desactivados en De Los Beatles a Gina Lollobrígida, esas frases que nos trae la memoria
0


Copiadas de nuestros padres o abuelos, nos sirven como muletilla en las situaciones más diversas.

Que hacemos con la foto si Gina está en Italia«, solía decir mi mamá cuando uno de nosotros expresaba su enamoramiento por alguna persona inalcanzable. Se refería a Gina Lollobrígida, la diva del cine italiano que murió hace pocos días. La frase resuena en mis oídos cuando alguien pasa por una frustración amorosa, aunque no sea con una figura de Hollywood.

Extraños vericuetos de la memoria: ¿por qué esa frase y no otra?  Recuerdo también la provocación de mi abuelo cada vez que estoy a punto de decirles a mis hijas que el trap me parece horrible: «Aunque los Beatles estuvieran tocando acá en la esquina y gratis, no iría a verlos«.

“Llamemos a Cardiosur” era el latiguillo de mi hermano -residente de Avellaneda- cuando alguno de mis sobrinitos exageraba una dolencia, un raspón o un dolor de panza.

Si tengo en mis manos una moneda de un peso, vuelve la caracterización del hijo pequeño de una amiga, aquel verano en una quinta. «¿Me das ‘una moneda de alrededor’?» había pedido el nene, apelando a la esencia del objeto: gris metálico en el medio y con borde dorado.

Otro niño, hijo menor de una amiga madre de cuatro, le recriminó su tardanza en los preparativos para una excursión: “Mamá, ¡por tu culpa se hizo de noche!” Aunque tenía su lógica, al no completar con un “para salir”, la sentencia quedó grabada a fuego y a ella apelo cuando aparece el recurso fácil de la culpa materna ante todos los males posibles.

Mucho antes de que se hiciera popular la teoría de los seis grados de separación, toda vez que aparecía un conocido o amigo en común, una compañera de trabajo aseguraba: «Somos 14; cuanto mucho, 16». Y yo lo he repetido hasta el cansancio.

También hay otros dichos que en su momento fueron para mí originales, pero que luego escuché aquí y allá. Como mi favorita ante algún personaje presumido: “Decile que se baje del pony”.

Mirá también


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Los Cascos Blancos, los ángeles de la guarda de una Siria acostumbrada al desastre

Siria es un país que ha normalizado el desastre. Convive con él. Está adaptado al horror d…