Inicio Opinión Debemos avanzar en un código único de salud

Debemos avanzar en un código único de salud

9 minuto leer
Comentarios desactivados en Debemos avanzar en un código único de salud
0

En medio de la emergencia, debemos avanzar en la implementación del CUS (código único de salud) para cada habitante. Este consiste en una plataforma tecnológica, cuya principal finalidad, es brindar a los pacientes su historia clínica digital unificada, para que los profesionales médicos y prestadores (públicos y/o privados) tengan el acceso desde Big Data a toda la información clínica, como ser atenciones, laboratorios, epicrisis, imágenes e informes, desde cualquier lugar de la República Argentina, con un esquema seguro y confidencial.

El proyecto apunta a contar con un acceso digital desde cualquier tipo de dispositivo con conexión a internet, permitiendo tener la información siempre disponible, las 24 horas durante los 365 días del año, logrando una mejora en la calidad de atención personalizada de los pacientes.

Los sistemas de información sanitaria (SIS) se organizan en conjuntos de elementos que interactúan para procesar los datos y la información de salud de las personas, con el objetivo de realizar un intercambio eficiente de información entre los actores del sistema de Salud. Lo que se busca es optimizar la toma de decisiones en todos los niveles (atención, planificación, gestión, etc.), que en esta pandemia requiere “unificarlos”.

Las historias clínicas en papel cuentan con múltiples limitaciones: problemas de accesibilidad, organización deficiente de la información, problemas de legibilidad, información incompleta y fragmentada, redundancia, dispersión geográfica, problemas de seguridad y dificultad para reutilizar los datos, entre otros.

Big Data permite crear el registro de información de salud digital específicamente diseñado para recolectar, almacenar, manipular y dar soporte a los argentinos para el acceso a datos seguros y completos, como también alertas, recordatorios y sistemas clínicos de soporte para la toma de decisiones, brindando información clínica importante y pertinente para el cuidado de su salud. Su objetivo es proporcionar información relevante para la atención de las personas en el momento que sea necesario.

El Estado no otorga derechos, sino que los reconoce. Un Estado presente debe contar con las tecnologías que respalden sus decisiones de políticas sanitarias, unificando criterios en medio de la pandemia, para que el Ministerio de Salud de la Nación pueda ejercer ese rol de articulación federal con todas las jurisdicciones, las obras sociales y también con las empresas privadas de salud.

Implementar el CUS incluye muchas más funcionalidades que la mera informatización del registro médico individual, y va más allá de una simple aplicación: representa una cuidadosa integración federal para ejercer plenamente los derechos reconocidos por la Ley Nacional Nro. 26.529 y sus normas concordantes. Así como la Ley Nacional Nro. 25.326 – Protección de Datos Personales, que permite a los pacientes acceder a la información registrada, pudiendo administrar así el uso que se hace de sus datos particulares.

Los expertos multidisciplinarios de nuestra institución, el Centro de Desarrollo y Asistencia Tecnológica (CEDyAT), vienen hace años trabajando sobre esta iniciativa, que se fue consolidando cuando pudimos conocer en San Francisco, California, la experiencia que IBM-Watson se encontraba desarrollando, con Big Data e Inteligencia Artificial aplicada sanitariamente, en diferentes países.

El CUS para Argentina puede estar compuesto por diferentes etapas según las interfaces de carga, teniendo en cuenta las necesidades concretas de cada provincia o según el ámbito en el que se implemente: ambulatorio (registro longitudinal de todos los contactos del paciente con el sistema de salud) y los ámbitos episódicos (internación, emergencia, internación domiciliaria, tercer nivel), que se caracterizan por períodos de tiempo con inicio y finalización clara.

Un CUS por habitante ofrece muchas ventajas con respecto a los registros basados en papel, como ser:

  • Accesibilidad: pueden ser utilizadas por más de una persona a la vez, y se puede acceder desde múltiples ubicaciones.
  • Visualización de los datos: permiten diferentes pantallas adaptadas a las necesidades específicas de los usuarios.
  • Comunicación entre los profesionales del equipo de Salud: generalmente son grupos con diferentes dependencias y requieren una comunicación adecuada para coordinar acciones. El CUS facilitará el intercambio de información y la comunicación.
  • Agregación de datos: permiten la reutilización de la información y agregar datos, para generar informes y toma de decisiones a nivel gerencial
  • Alarmas: una de las funciones principales es ofrecer apoyo a la toma de decisiones, mediante información contextual, alertas y recordatorios, entre otros.

Cualquier argentino podrá acceder a través de una app gratuita en su celular o en cualquier dispositivo electrónico. Además, toda la información personal dispersa en historias clínicas que esté en poder, custodia o bajo control de un paciente debe ser unificada por medio del CUS, “código único de salud”, que funciona de manera similar al CUIT o CUIL que administra la AFIP. Las actuales autoridades tienen una oportunidad histórica para avanzar en este sentido. No habría que desperdiciarla.

(*) Director ejecutivo de CEDyAT – UVT Ley 23.877

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

La Corte porteña dijo que “la justicia es servicio esencial y no se debe interrumpir” en pandemia – Télam

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Ciudad de Buenos Aires afirmó este miércoles …