Inicio Opinión DESIGUALDAD | 7miradas

DESIGUALDAD | 7miradas

20 minuto leer
Comentarios desactivados en DESIGUALDAD | 7miradas
0

“¿Qué podemos hacer?” Tony Atkinson ha hecho más que nadie para ayudarnos a entender  el significado de la desigualdad, porque es importante, cómo ha cambiado con el tiempo, y cómo puede ser influenciada.

“Ante la desigualdad económica y social, cada vez más acentuada en todo el mundo, aún hay soluciones. Para Anthony  B. Atkinson – quien ha estado durante décadas a la vanguardia en el estudio intensivo de los altos ingresos y la pobreza – estas se encuentran, por un lado, en obtener todas las lecciones posibles del pasado. Para ello, el autor hace una descripción de la desigualdad económica y de cómo ha cambiado durante los pasados cien años, la cual arroja luz sobre cierto mecanismo igualatorios que han amortiguado la brecha de desigualdad, y analiza el caso de América Latina. Por otro lado, las soluciones parten de la comprensión del que el problema no es meramente que los ricos se vuelvan más ricos, sino que la pobreza no se ha atendido de manera estructural. Todos sabemos la magnitud del problema – hablar  sobre el 99% y el 1% se ha vuelto parte del debate público- pero ha habido discusión sobre lo que en concreto podemos hacer, además de angustiarnos. En desigualdad el economista británico formula quince propuestas que se centran en rescatar la acción política – al margen de cualquier salto de las restricciones fiscales- para generar respuestas más creativas en torno a la tecnología, el empleo, la seguridad social, la distribución del capital y el sistema de impuestos. Se trata de propuestas que generarían un cambio genuino en la distribución del ingreso en los países desarrollados para propiciar una disminución real de la desigualdad.”

 

El camino a seguir

“Este libro se ha escrito con la intención de responder a la interrogante: si queremos reducir la magnitud de la desigualdad, ¿Cómo se puede lograr?  Existen varias razones para frenar la desigualdad. Si reducimos la desigualdad de resultados económicos, entonces esto contribuye a asegurar igualdad de oportunidades,  que se considera una característica clave de una sociedad democrática y moderna. Los males sociales, como el crimen y la mala salud, se atribuyen a la naturaleza altamente desigual de las sociedades de hoy en día. Estos males proveen una razón instrumental para procurar alcanzar niveles más bajos de pobreza y desigualdad, del mismo modo que también la provee el miedo de que la desigualdad extrema sea incompatible con una democracia funcional. Y hay quienes, como yo, creen que los niveles  actuales de desigualdad económica son intrínsecamente inconsistente  con la concepción de una buena sociedad.”

“Los paso que hayan de darse dependen de las razones por las que las sociedades son tan desiguales y porque la desigualdad ha aumentado en décadas recientes. ¿Por qué precisamente ha habido un “vuelco de desigualdad” desde 1980? En busca de aplicar las herramientas de la economía para responder  a esta interrogante, he subrayado la necesidad de colocar los problemas distributivos en el corazón del análisis. Esta no es una posición de moda entre los economistas, sino una posición que es, creo, esencial, no solo para promover una comprensión de la desigualdad, sino también para explicar el funcionamiento de la economía y atacar los principales desafíos de la política que enfrentamos hoy en día. Tiene poco sentido postular que el mundo consiste en personas idénticas con los mismos recursos e intereses y estamos confrontando problemas de restaurar el equilibrio fiscal, de poblaciones que están envejeciendo, de cambio climático o de desequilibrios internacionales. La consideración de la dimensión distributiva es necesaria si hemos relacionar los grandes números de la política económica- como el PIB- con la experiencia de vida real de los ciudadanos.”

  • Para comprender la desigualdad, necesitamos examinar todos los aspectos de nuestras sociedades, tanto los actuales como la forma en que se desarrollaron en el pasado.
  • El riesgo histórico se interpreta mejor en términos de episodios, más que en términos de tendencia de largo plazo, y podemos aprender de los periodos durante la desigualdad se ha reducido.
  • Los avances hacia una menor desigualdad se alcanza por medio de cambios en los ingresos de mercado, así como también mediante impuestos y gasto.
  • Las fuentes de la creciente desigualdad se han de encontrar en los mercados de capital y trabajo; no es solo una cuestión de una creciente prima de las calificaciones educativas.
  • El poder de mercado desempeña un papel importante, y necesitamos investigar el lugar de la toma de decisiones y el ámbito del poder compensatorio.
  • El mundo está cambiando en aspectos significativos, notablemente en la naturaleza del empleo y la relación entre riqueza (como fuente de ingreso) y capital (como fuente de control).

Las Propuestas

Propuesta 1: La dirección del cambio tecnológico debe ser una preocupación explicita de los hacedores de política alentando la innovación en una forma que incremente las cualidades laborales de los trabajadores y actué la dimensión humana de la disposición de servicio.

Propuesta 2: La política pública debe proponerse un equilibrio de poder adecuado entre las partes interesadas, y para este propósito debe a) introducir explícitamente una dimensión distributiva en la política de competencia; b) asegurar un marco legal que permita a los sindicatos representar a los trabajadores en términos equitativos, y c) establecer, donde no exista, un Consejo Social y Económico que involucre  los actores sociales y otros organismos no gubernamentales.

Propuesta 3: El gobierno debe adoptar un objetivo explícito de impedir y reducir el desempleo y reforzar esta ambición ofreciendo empleo público garantizado al salario mínimo a quienes lo busca

Propuesta 4: Debe haber una política nacional de remuneraciones, consistente en dos elementos: un salario mínimo estatutario fijado al nivel de un salario digno y un código de practica para remuneraciones por encima del mínimo, acordado como parte de “un dialogo nacional” que involucre al Consejo Social y Económico.

Propuesta 5: El gobierno debe ofrecer mediante bonos de ahorro nacional, una tasa de interés real positiva garantizada de los ahorros, como una inversión máxima por persona.

Propuesta 6: Debe haber una dotación de capital (herencia mínima) que se pague a todos en la edad adulta.

Propuesta 7: Debe crearse una autoridad de inversión pública que opera un fondo de riqueza soberana con el propósito de acrecentar el valor neto del Estado manteniendo inversiones en compañías y en propiedades.

Propuesta 8: Debemos volver a una estructura más progresiva para el impuesto al ingreso personal, con tasas marginales de impuestos que aumenten en rangos de ingresos gravables hasta una tasa tope de 65%, acompañada por un ensanchamiento de la base gravable.

Propuesta 9: el gobierno debe incorporar al impuesto al ingreso personal un descuento del ingreso ganado, limitado a la primera banda de ingresos.

Propuesta 10: Los ingresos de herencia inter vivos deben gravarse bajo un impuesto de ingresos de capital vitalicio progresivo.

Propuesta 11: Debe haber un impuesto a la propiedad proporcional, o progresivo, basado en evaluaciones actualizadas de la propiedad.

Propuesta 12: El subsidio infantil debe pagarse a todos los niños a una tasa sustancial  y debe gravarse como ingreso.

Propuesta 13: Debe introducirse un ingreso de participación de nivel nacional, complementando de esta manera la protección social existente, con la perspectiva de una renta básica infantil  de toda Unión Europea.

Propuesta 14: Debe haber una renovación de la seguridad social que eleve el nivel de subsidios y extienda su cobertura.

Propuesta 15: Los países ricos deben elevar su objetivo de la Asistencia del Desarrollo Oficial a 1% del ingreso nacional bruto.

Como progresar

Tiene que haber un apetito de acción, y esto requiere liderazgo político. La interrelación entre desigualdad y política es crucial. Una de las principales razones instrumentales que preocupan apropósito de la desigualdad económica es que las concentraciones de riqueza e ingreso conllevan poder político e influencia. Mark Hanna, senador de los Estados Unidos en el siglo xix, remarco célebremente que “hay dos cosas que son importante en política. La primera es el dinero y no puedo recordar cuál es la segunda”. El aumento es la desigualdad de ingresos posterior a 1980 ha reforzado la posición a la redistribución y ha fortalecido el apoyo a políticas económicas que contribuyen a la desigualdad, como la liberación del mercado: está en operación un proceso acumulativo. No es que descarte en modo alguno el significado del nexo desigualdad política. Más bien, mi objetivo ha sido centrarme en una particular forma en la cual se ha expresado el mensaje político. Es decir, el punta de vista corrosiva de que no hay nada que se puede hacer: que no hay alternativa a los altos niveles actuales de desigualdad. Rechazo este punto de vista. En el pasado ha habido  periodos en los que se alcanzaron reducciones significativas en la desigualdad y la pobreza, no solo en tiempo de guerra. En el siglo xxi es diferente: notoriamente en la naturaleza del mercado del trabajo y en la globalización de la economía, pero podemos aprender de la historia cuando miramos hacia el futuro.

En otros países donde ya existen esas instituciones, en lugar abolirlas (como en Italia en  2014), los gobiernos necesitan reconsiderar  su constitución y sus poderes. En mi opinión, este organismo requiere una membresía amplia, representando a todas las partes interesadas y asegurando que los intereses de todos- trabajadores, consumidores, organizaciones no gubernamentales, así como también las organizaciones  corporativas- se han tomados en cuenta  completamente. Este organismo puede iniciar el muy necesario “dialogo nacional” acerca de las metas nacionales- como establecer un objetivo de desempleo-. Pero también requiere  poder. Tiene que ser capaz de convocar a los ministros para que expliquen sus acciones en búsquedas de la agenda para reducir la desigualdad y combatir la pobreza. Debe tener acceso al jefe de gobierno y de informar a la legislatura.

El libro ha discutido extensamente lo que pueden hacer los gobiernos nacionales, y mucho del “trabajo pesado” recaerá en ellos. No obstante, la acción no concierne  solamente a los gobiernos nacionales. El enfoque adoptado es relevante para todos los niveles de gobierno, desde el local al multinacional y al mundial. En algunos casos la acción puede ser más apropiada a nivel local, como el papel de los gobiernos locales en desarrollar empleo en su economía local y en proyectos de regeneración. En otro caso, como en el régimen de impuesto global, la acción es posible solo con un acuerdo intergubernamental.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Zamora agradeció la confianza brindada en el 14° aniversario de su asunción

Hoy 23:38 – Hoy se cumplieron 14 años desde que Gerardo Zamora asumió por primera ve…