Inicio Nacionales despedida con gira por Argentina y Uruguay

despedida con gira por Argentina y Uruguay

6 minuto leer
Comentarios desactivados en despedida con gira por Argentina y Uruguay
0

La agenda de Faller en Buenos Aires prevé “donaciones humanitarias en representación del Departamento de Defensa de los Estados Unidos para apoyar a Argentina en los esfuerzos conjuntos para combatir la pandemia del COVID-19” informó en un comunicado la embajada estadounidense. Por medio del Programa de Asistencia Humanitaria (HAP, sigla en inglés) el Comando Sur dona suministros destinados al combate del virus covid-19, estas ayudas incluyen, hospitales de campaña, equipos de protección personal, material médico, camas de terapia intensiva, equipos de detección del virus y monitoreo. El Pentágono a través del Comando sur donará tres hospitales de campaña (carpas para ubicar en el terreno) al ministerio de Salud de la Nación. Los uniformados esperan que una de esas carpas hospital retorne para complemento del esquema de asistencia móvil que tiene Defensa. Tres instalaciones similares fueron cedidas al Uruguay en 2020, además de suministros medicinales, una contribución que en total alcanzó 4.8 millones de dólares. La Defensa criolla ya cuenta con un despliegue de hospitales móviles de mayor complejidad: uno de la Fuerza Aérea Argentina y dos cedidos por la República Popular de China al Ejército Argentino, el último; 13 contenedores con camión propio; valorado en casi 5 millones de dólares, llegó al país a principios de año.

El Comando sur es la herramienta de diplomacia militar y difusión de doctrina del Pentágono hacia los aliados y países de interés de la región. La pasada de Faller por el confín más austral del país en modo donación da lugar a imaginaciones geopolíticas. Más aún si uno tiene en cuenta postulados del “Informe anual de gestión 2020” producido por la secretaría de Asuntos Internacionales a cargo de Francisco Cafiero. “Compartimos el Estrecho de Magallanes (N.de R. con Chile), único canal natural de comunicación entre los Océanos Atlántico y Pacífico, y también contamos con la mayor proyección hacia el continente Antártico”, dice el informe. Ese pasaje marítimo escaló en la atención geopolítica por el incesante y masivo tráfico de pesqueros asiáticos. Flotillas de más de un centenar de pesqueros y reefers (frigoríficos) asiáticos y de otras banderas operaron durante 2020 al borde de la Zona Económica Exclusiva con una práctica extendida de apagar el AIS (sistema de identificación automática) y adentrarse en aguas soberanas para la captura de calamar, misma maniobra que en caladeros del Pacífico. El 24 de marzo pasado durante una conferencia organizada por el Centro de Estudios Hemisféricos de Defensa “William J. Perry”, el almirante Faller habló de las flotas de pesqueros chinos y las actividades de pesca ilegal y dijo que “ningún país puede enfrentar estas amenazas por su cuenta”. Se diría que no es la pesca ni el calamar, es China. En febrero, el interés estratégico estadounidense había dado el primer paso, la operación Cruz del Sur a cargo de un moderno navío, el guardacostas USCG Stone. La primera patrulla del Servicio de Guardacostas a América del Sur orientada a “construir asociaciones regionales de seguridad marítima y contrarrestar la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada en el Atlántico Sur”. Intentó sumar a la Prefectura en una patrulla compartida que el gobierno declinó atento que “las misiones de control y vigilancia se realizan exclusivamente con medios y personal del Estado argentino”.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Docentes lanzan un nuevo paro tras la decisión de la Ciudad de no acatar el fallo de la Justicia

https://twitter.com/utectera/status/1384629420976218112 Miércoles 21 de abril PARO DOCENTE…