Inicio Opinión Diálogo con el Presidente

Diálogo con el Presidente

9 minuto leer
Comentarios desactivados en Diálogo con el Presidente
0

 

Desde muy joven empezó a trabajar en la increíble redacción de “La Razón” con Félix Laiño a la cabeza, Horacio Verbitsky es un periodista de prosa afilada y posición  política combativa. “Cohete a la luna” es un medio excelente para trasmitir su visión de las cosas. Su inclinación hacia el actual Gobierno se evidencia en la entrevista que viene de sostener con el presidente Alberto Fernández. Aquí se extraen  algunos párrafos.

H.V—Me preocupa el aumento del precio de los alimentos, que es una penuria para los sectores más golpeados. El gobierno permanentemente dice que pretende evitarlo. ¿Qué no está funcionando para que pase esto?

A.F—Tenemos Precios Cuidados en los grandes centros de compras, los supermercados y los hipermercados. Allí están funcionando. Pero hay mucha tensión porque los precios se han mantenido durante meses y muchos de los insumos con los que se producen esos alimentos han aumentado. Lo estuve hablando con productores de alimentos, que me vinieron a plantear este problema. Ellos no quieren incumplir los Precios Cuidados, pero están viviendo un momento de tensión. Si uno va a un supermercado los Precios Cuidados los encuentra, si va a un almacén de cercanía, allí efectivamente, como vos decís, los precios se empiezan a disparar.

—En frescos, carnes y vegetales, es muy notorio.

—En todo lo encontrás. La causa puede estar dada por especulaciones. Tenemos la economía virtualmente contenida desde el comienzo de la pandemia y la contención básicamente es el cuidado de los precios en alimentos, tarifas y alquileres, además de evitar desalojos. La pandemia ha desordenado la economía, en todo el mundo. Nosotros también lo padecemos y sobre fin del año vamos a tener el panorama más claro para enfrentarlo en 2021. De aquí a fin de año tenemos que contener, porque la pandemia no terminó, está en su peor expresión en este momento. La vivimos un poco más aliviada en el AMBA. Pero en el interior se ha desplegado con una ferocidad enorme.

—Estamos llegando a 500 muertos por día.

—Es muy grave. A su vez en el interior los precios son un tema más complicado porque tienden a crecer por el costo del transporte. En Buenos Aires se producen muchos alimentos que van al interior y pasan cosas ilógicas. Que se ordeñen las vacas en Córdoba, venga la leche a Buenos Aires, se elabore aquí y vuelva a Córdoba procesada. Son costos adicionales que repercuten muy negativamente en el interior.

—Lo mismo en el pliego que presentó la UIA.

—Siempre lo plantean, pero si bajan las retenciones o los impuestos sobre los alimentos esa mejora nunca se traslada a precios, se convierte en utilidad de la empresa. Eso está absolutamente demostrado por lo que la historia dice. Cuando uno le baja el IVA a un producto alimenticio del 21 al 10% esos 11 puntos que deja de cobrar el fisco se convierte en utilidad empresaria, no en una baja del precio. Siempre es igual. La Argentina tiene un problema fiscal muy severo. Nosotros ya teníamos un problema fiscal, determinado básicamente por un estado agónico. Recordemos que el 10 de diciembre no teníamos Ministerio de Salud, Ministerio de Ciencia y Técnica.

—Siempre piden que bajes el déficit primario, para pagar intereses de deuda, y ustedes hicieron lo contrario. Mantuvieron el déficit primario pero redujeron el déficit financiero. Esa fue una buena jugada.

—Teníamos alrededor de 6 puntos de déficit fiscal, de los cuales 4,5 puntos eran déficit financiero y 1,5 puntos era déficit primario. Los intereses de la deuda los quitamos del déficit por cuatro años.

—Guzmán estaba convencido de que una vez cerrada la negociación con los bonistas privados, aflojaría la presión sobre el dólar. Eso no ocurrió. ¿Qué garantía hay de que sí ocurra luego del acuerdo con el Fondo? ¿No existe el riesgo de que sea una visión ingenua, que supone fuerzas que interactúan con libertad en el mercado, cuando en realidad se trata de grupos concentrados que actúan en forma deliberada con el objeto de desestabilizar al gobierno?

—Nosotros llegamos a un acuerdo con los acreedores, pero Wall Street sigue operando. Y el aumento del riesgo país obedece a que parte de los acreedores que recibieron los nuevos bonos los están vendiendo. En este momento los bonos argentinos son un gran negocio porque están muy baratos.

—¿Si son un gran negocio, por qué los venden?

—Porque muchos de ellos no han quedado contentos con el acuerdo, que fue muy exigente de nuestra parte.

—Quieren salir rápido…

—…o complicarle la vida al gobierno, no lo sé, porque hay una pluralidad de acreedores. También hay una fuerte presión para que acreedores externos que tienen dólares en la Argentina puedan sacarlos, y nosotros estamos impidiendo que además se vayan esos dólares. Sin duda allí existe un juego de poder…

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador

    Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador En el siglo XXI la resistencia a…
  • Sin nobleza

      Damien Hirst luce un patrimonio de US$ 384 millones. Cifra infrecuente en un artist…
  • Perro que ladra no muerde

    Por: Michael Stott- Jude Webber. El año pasado el presidente de México, Andrés Manuel Lópe…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Impulsan la implementación de la Ley Micaela en instituciones deportivas – MundoPolítico

En el marco de la campaña “Igualdad de género en el deporte: el desafío de fomentar la aut…