Inicio Internacionales EE.UU.: denunciaron la desaparición de su hijo pero escondían una realidad macabra

EE.UU.: denunciaron la desaparición de su hijo pero escondían una realidad macabra

8 minuto leer
Comentarios desactivados en EE.UU.: denunciaron la desaparición de su hijo pero escondían una realidad macabra
0


















El pequeño fue acostado en su habitación por sus padres y al otro día ya no estaba allí



Crystal Lake es una pequeña ciudad ubicada en el estado de Illinois, en Estados Unidos. Allí, en una casa familiar como tantas, la noche del miércoles de la semana pasada, Andrew Freund Sr. y Joann Cunningham acostaron a su pequeño Andrew, de 5 años, en su habitación, con su pijama predilecto. A la mañana siguiente, cuando lo fueron a despertar para ir a la escuela, el niño ya no estaba.





























Ante tal repentina desaparición, Andrew Sr, llamó al 911 y sentenció: “Tenemos un niño perdido. Me desperté esta mañana y él no estaba. No estaba”. El mismo padre del niño relató al operador policial de Crystal Lake que lo atendió: “Tuve una cita con el médico esta mañana y cuando volví de la consulta y fui a despertarlo para decirle buenos día, él no estaba allí”.

El papá del menor aseguró que lo había buscado por toda la casa, y por todo el barrio, sin obtener resultados.






















A partir de ahí, las fuerzas policiales comenzaron una intensa búsqueda para hallar al pequeño, con participación de 15 brigadas, unidades de perros de rescate y drones. Pero todas esas fuerzas de rescate no encontraron nada.















El misterio de la desaparición del niño crecía, y mucho más cuando los perros detectaron, a través de su olfato, el olor de Andrew dentro de la residencia, lo que indicaría que el pequeño “no se había ido del lugar caminando”, según declaraciones de fuentes policiales consignadas en el sitio de
CNN en español.




Los papás de Andrew conmovieron a su ciudad con la historia de la pérdida de su hijo Crédito: Policía de Crystal Lake












Los agentes comenzaron a pensar que era posible que Andrew no hubiera sido víctima de un secuestro, y enfocaron la investigación en los padres del pequeño, que se mostraban reticentes y dubitativas en sus declaraciones ante la ley.








“Aquí no hay ninguna indicación para que la Policía crea que se produjo el secuestro”, señaló la policía en un comunicado.

Mientras tanto, Andrew padre se mostraba en los canales de televisión compungido por desconocer el paradero de sus hijo. “Andrew, por favor, ven a casa. Te queremos mucho. No estás en ningún problema. Sólo estamos tremendamente preocupados. Por favor, vuelve a casa”, decía el hombre frente a las cámaras.









El desenlace del caso

La imagen del niño desaparecido fue directo a la lista de Missing Children y toda la ciudad de Crystal Lake se movilizó para encontrar a Andrew. Pero algo no cuadraba para los investigadores.








Las sospechas policiales sobre el caso llevaron a los peritos especializados a analizar los cruces de llamados de los celulares de los padres del pequeño perdido. Con los resultados de los peritajes en la mano -que fundaron aún más las sospechas policiales-, los agentes interrogaron a la pareja durante toda la noche.

Finalmente, este miércoles por la mañana, el papá y la mamá de Andrew rompieron el silencio. “Una vez presentada la evidencia obtenida por los investigadores, tanto Joann como Andrew padre proporcionaron información que finalmente condujo al hallazgo del niño fallecido”, señaló el jefe de policía de Crystal Lake, James Black a medios locales.




El rostro del pequeño en la página de Missing Children
El rostro del pequeño en la página de Missing Children Crédito: National Center for Missing and Exploited Children

Con la información obtenida, las brigadas policiales registraron una zona ubicada a unos 15 kilómetros del domicilio del niño, donde finalmente encontraron el cadáver. El cuerpo estaba envuelto en plástico en una tumba de poca profundidad. Las causas de su muerte todavía no han sido establecidas.

Los padres del niño fueron imputados por el crimen.

Además, enfrentan cargos por agresión con agravantes, agresión doméstica con agravantes y por falta de notificación de una desaparición o muerte infantil.

En lo que puede marcar un antecedente de este trágico final, el departamento de bienestar infantil de Illinois había recibido dos llamados de denuncia a la familia del pequeño Andrew en 2018. Una de ellas por alegaciones de negligencia y la otra con la sospecha de abuso y negligencia, según informó Jassen Strokosch, director del departamento, a la señal CNN. Las acusaciones se determinaron como infundadas en ambos casos.




















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

Pese a las pruebas armamentísticas, Trump dice que aún confía en Kim Jong-un