Inicio Opinión EL ADIOS SUPREMO.

EL ADIOS SUPREMO.

9 minuto leer
Comentarios desactivados en EL ADIOS SUPREMO.
0

 

Ferdinand Amunchásteguy. Todo, después de las PASO, parece haber ingresado en un mundo turbulento en el que los hechos se suceden de manera abrupta e imprevista. En nuestra intervención anterior nos sorprendió el alineamiento inesperado entre los Ministros de la Corte Suprema, que concluyó con las aspiraciones del Juez Lorenzetti de recuperar la Presidencia del Cuerpo. Pocas horas después del episodio, una nota pública del pretenso Presidente pareció insinuar la apertura de un fuerte enfrentamiento entre sus integrantes, aunque sin embargo, la sorpresiva aparición pública del Juez Lorenzetti, calmó las aguas asegurando la total armonía existente entre sus miembros, entre  los cuales, aseguró, solo había existido un diferente criterio, plasmado en las posiciones que cada quien había adoptado.

Esos comentarios realizados con rapidez y públicamente, consolidaron el perfil de la Corte y distinguieron su actividad de la de los otros Poderes, encaprichados en mostrar las diferencias existentes en su seno y continuar con la poca aceptación que las encuestas brindan a sus integrantes. Sin embargo, las sorpresas no concluyeron con esa actividad, sino que avanzaron con la inesperada renuncia de la Jueza Higthon que, fuera de toda previsión, anunció su alejamiento a partir del mes próximo.

Esa renuncia merece algunos comentarios, ya que la Magistrada se resistió a dejar su cargo al cumplir los 75 años, tal como lo sanciona la Constitución Nacional, forzando pronunciamientos judiciales que la mantuvieron en su puesto,  lo que tornó mucho más inesperada la presentación que abre un proceso que habrá de deslizarse por distintos senderos.

En primer lugar, la vacante plantea el respeto por la representación del género, ya que tras su salida, el Tribunal quedará integrado solo por hombres, lo que de alguna manera limitará la libertad de elección  de su reemplazante, a lo que se añade la  circunstancia de que su acuerdo senatorial exige la mayoría calificada de dos tercios, situación que impone para su obtención , una obligada negociación con la oposición,  ya que sin su intervención, es imposible alcanzar ese número.
Como no cuesta advertir, la intempestiva decisión genera ulterioridades que complican el accionar de los tres Poderes en su conjunto. Directamente en el Judicial, generando una prolongada ausencia en la integración de su Corte, que deberá funcionar con un número par de miembros, lo que puede impedir rápidos pronunciamientos cuando se igualen las opiniones de sus jueces. Tampoco puede dejar de advertirse la soledad en que quedará el ex Presidente Lorenzetti, que integrará un Tribunal que le dio la espalda a su propósito de volver a presidirlo y que debe enfrentar, según los comentarios de pasillo, el disgusto de su ex compañero de ruta, el ex senador Maqueda, que le hace responsable del proceso iniciado por la comisión de supuestas irregularidades en la obra social, que se encontraba a cargo de un hombre de su proximidad y amistad.
A su tiempo, los inconvenientes a que nos venimos refiriendo también habrán de trasladarse al ámbito del Senado de la Nación,  ya que la mayoría calificada exigida para el cargo impone el acuerdo de oficialismo y oposición, lo que puede convertir en tortuoso el camino a transitar   según sea el resultado de las elecciones de noviembre próximo ya que, de  repetirse los resultados de las primarias, hasta existe la posibilidad de que el oficialismo pierda el quórum propio, circunstancia que no solo dificultaría llegar a un acuerdo para la designación de un Juez de la Corte, sino para legislar en general.
Sobre el mismo tema, tampoco puede dejar de computarse que la falta de control sobre la Cámara baja, ha impedido el avance de la ley de Ministerio Público generada en el Senado, lo que mantiene en carrera -descartada su autoexclusión- la probabilidad del juez Rafecas  de ocupar la Procuración General, alternativa que permite suponer que podría existir alguna  búsqueda de consensos para cubrir ambos cargos de modo satisfacer los intereses tanto de la oposición como del oficialismo.
Finalmente, la simple renuncia de la Jueza también complicará el futuro del Ejecutivo ya que le impone la obligación de encontrar un candidato para reemplazarla que satisfaga a propios y ajenos, cupos y paridades y reúna, al mismo tiempo, la idoneidad que la ley Suprema le pide a los aspirantes a dicha Magistratura.

Un solo acto menor y habitual como es el alejamiento de un Funcionario, ha puesto en evidencia el sinnúmero de cuestiones sin resolver de nuestro sistema democrático, que debe asegurar se imparta justicia para proteger los derechos de los ciudadanos y alcanzar el bien común.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Mas actual que nunca

      La obra de Antonio Berni es más actual  que nunca. Anticipó el desamparo de la pobreza y…
  • El Tío Rico quiere más

    Netflix, fundada por Reed Hastings y Marc Randolph tiene hoy casi 90 millones de abonados …
  • Pandora: La tormenta de evasión

      Emma Agyemang.- La última filtración de datos sobre los asuntos financieros de la é…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Entregan jubilaciones en reconocimiento de aportes por tareas de cuidados

El emotivo acto se realizó en el SUM de la Legislatura Provincial, donde 25 madres de dife…