Inicio Opinión El arte como rehén

El arte como rehén

2 minuto leer
Comentarios desactivados en El arte como rehén
0

Cuando las circunstancias globales son críticas, hay potentes inversores que se cobijan en el arte. ¿Son amateurs refinados? De  ninguna manera. Son personas preocupadas por mantener el valor de sus bolsillos.

Sotheby´s vendió por 86 millones obras que estaban en el Museo de Orsay confiscadas por los nazi. Un “puntillista” Camille Pissarro superó las expectativas y se vendió en 17 millones, un Signac del puerto de Estambul llegó casi a los diez millones y el tercer valor fue un Franz Marc que logró 5,3 millones. Las cuatro pequeñas esculturas del belga Rembrandt Bugatti que triplicaron sus precios al venderse entre 130 y 280 mil dólares, tenían la mejor procedencia ya que había sido expuesta hace 16 años.

A Christie´s que el año pasado había vendido 250 millones de estas subastas. René Magritte vendió siete de sus obras en 39 millones de dólares. “El placer de la reunión” es la obra más destacada.

“Marjorie” de Tamara de Lempicka llegó a 21,2 millones, superando su anterior récord de 13 millones. Alto precio alcanzó la obra de George Grosz, “Camino Peligroso”.

Las esculturas de Giacometti obtuvieron 15 millones. Y el Suavo de Van Gog,  300 millones. En fin, con tal de protegerse de la crisis de salud y económica, todo vale. Hasta la belleza.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  •   LA GRAN ROTHKO. | 7 miradas

      Mark Rothko, era autodidacta. Su familia judía letona emigró cuando era un chico. En New…
  • ¡OH LOS BILLONARIOS!

      Los billonarios se multiplican, hasta con la pandemia. Por lo general disimulan per…
  • LA MIRADA DE CARDOSO.

      Fernando Henrique Cardoso fue un notable presidente de Brasil, sino un estadista no…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

#ACEPKASentucasa Hoy, por zoom, a las 18 h, desde Acep Lujan, nos acompaña Mari…

#ACEPKASentucasa Hoy, por zoom, a las 18 h, desde Acep Lujan, nos acompaña Mario Oporto, d…