Inicio Opinión El caso Venezuela

El caso Venezuela

11 minuto leer
Comentarios desactivados en El caso Venezuela
0

El presidente Alberto Fernández conversó con Michele Bachelet sobre sus apreciaciones sobre Venezuela para justificar el cambio brusco de sobre el tema. No hacía falta; la opinión de la Señora al respecto es pública y conocida, así como su célebre Informe. El Gobierno argentino ha optado por apoyar a la actual Venezuela en la OEA y desacreditarla en la ONU. Una metáfora de perfecta dualidad en la decisión. 

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, (ex presidente de Chile, la socialista Michelle Bachelet) ha dicho “Durante mi visita a Venezuela, pude conocer directamente los relatos de quienes han sido víctimas de la violencia del Estado y sus peticiones de justicia. He transmitido con exactitud sus opiniones y las de la sociedad civil, así como las violaciones de derechos humanos documentadas en este Informe, a las autoridades competentes”.

“Las cuestiones más espinosas –entre otras, el uso de la tortura y el acceso a la justicia—y a facilitarnos la entrada ilimitada a los centros de reclusión. La situación es compleja, pero este informe contiene recomendaciones claras sobre las medidas que pueden adoptarse de inmediato para frenar las violaciones actuales, impartir justicia a las víctimas y crear un espacio para discusiones significativas. Estamos dispuestos a colaborar con todas las autoridades competentes y a seguir promoviendo los derechos de todos los venezolanos, cualesquiera sean sus afiliaciones políticas”.

La Alta Comisionada se reunió con muchas contrapartes, incluido el Presidente Nicolás Maduro, el Vicepresidente, el Ministro de Relaciones Exteriores, altos cargos de 17 ministerios, el Presidente de la Asamblea Nacional y diputados/as de la oposición. Se reunió con el Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, el Fiscal General, el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia y el Defensor del Pueblo. Sostuvo reuniones con representantes de la Iglesia Católica, el sector empresarial, universidades, estudiantes, sindicatos, organizaciones de derechos humanos, cerca de 200 víctimas, la comunidad diplomática y el equipo de la Organización de las Naciones Unidas en el país.

Mantuvo 558 entrevistas con personas víctimas, testigos y  fuentes, incluyendo abogados y abogadas, profesionales de la salud y de los medios de comunicación, defensores y defensoras de los derechos humanos, y ex militares y oficiales de seguridad  Además, celebró 159 reuniones con una amplia variedad de partes interesadas, incluyendo actores estatales.

Consiguió reunir, analizar y verificar un volumen considerable de informaciones que aportan motivos razonables para creer que los patrones que se describen en el informe constituyen violaciones de los derechos humanos. Por ejemplo:

“El desvío de recursos, la corrupción y la falta de mantenimiento en la infraestructura pública, así como la subinversión, han tenido como resultado violaciones al derecho a un nivel adecuado de vida, entre otros, debido al deterioro de servicios básicos como el transporte público y el acceso a electricidad, agua y gas natural”.

“La falta de acceso a alimentos tiene un impacto especialmente adverso en las mujeres que son las principales encargadas y/o las jefas de familia, quienes se ven obligadas a dedicar un promedio de 10 horas al día a hacer filas para obtener comida. Algunos casos de mujeres que se vieron forzadas a intercambiar comida por sexo”.

“El Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura reportó que 3.7 millones de venezolanos/as se encuentran en estado de desnutrición y la ONG Caritas confirmó particularmente altos niveles de desnutrición entre niños/as y mujeres embarazadas”.

“Enfermedades que habían sido erradicadas con vacunas como sarampión y difteria, han reaparecido. Aumenta el riesgo de contraer el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual, así como la tasa de embarazos no deseados y de embarazos en adolescentes. La tasa de embarazos en adolescentes ha incrementado en un 65 por ciento desde 2015”.

“Hay una falta generalizada de disponibilidad de y acceso a fármacos y tratamientos esenciales, al deterioro de las condiciones en hospitales, clínicas y maternidades, incluyendo agua y nutrición adecuada, el deterioro en la inmunización y salud preventiva y a las restricciones en el acceso a la salud sexual y reproductiva”.

“En los últimos años el Gobierno ha tratado de imponer una hegemonía comunicacional imponiendo su propia versión de los hechos y creando un ambiente que restringe los medios de comunicación independientes. Esta situación ha continuado empeorando en 2018-2019. Han tenido que cerrar docenas de medios impresos y el Gobierno clausuró emisoras de radio e hizo que dejaran de emitir canales de televisión. Aumentaron las detenciones de periodistas, incluyendo de periodistas extranjeros quienes fueron expulsados o dejaron el país inmediatamente después de su liberación”.

“Durante al menos una década, el Gobierno, así como las instituciones controladas por el Gobierno han aplicado leyes y políticas que han acelerado la erosión del estado de derecho y el desmantelamiento de las instituciones democráticas”.

“Los colectivos armados contribuyen a este sistema ejerciendo control social en las comunidades locales, y apoyando a las fuerzas de seguridad en la represión de manifestaciones y de la disidencia”. “Las instituciones responsables de la protección de los derechos humanos, tales como la Fiscalía General, los/as jueces/juezas y la Defensoría del Pueblo, generalmente no llevan a cabo investigaciones prontas, efectivas, exhaustivas, independientes, imparciales y transparentes sobre violaciones de derechos humanos y otros crímenes cometidos por actores estatales, no llevan a las personas responsables ante la justicia, ni protegen a personas víctimas y testigos. Dicha inacción contribuye a la impunidad y a la repetición de las violaciones”.

¿Hace falta más? Hay unas treinta páginas de denuncias precisas del Informe Bachelet.

No alcanzaron para convencer al gobierno argentino ni al propio Presidente y su vice.

Han sido otras las razones que los acercan al abrigo de Washington. Sobre todo ante la mirada del Fondo Monetario Internacional y las elecciones de término medio que están cada día más cerca.

A veces las conveniencias son más persuasivas que las convicciones. Como en este caso.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • LA CLASE PELIGROSA | 7 miradas

      Juan Grabois es abogado, escritor y dirigente social; un personaje atípico de la polític…
  • “UNA CORTA VIDA” | 7 miradas

      Las consultoras de opinión tienen por hábito la reserva de datos y consecuencias de sus …
  • Diálogo con el Presidente

      Desde muy joven empezó a trabajar en la increíble redacción de “La Razón” con Félix…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

LA CLASE PELIGROSA | 7 miradas

  Juan Grabois es abogado, escritor y dirigente social; un personaje atípico de la polític…