Inicio Opinión EL DESTINO. | 7miradas

EL DESTINO. | 7miradas

10 minuto leer
Comentarios desactivados en EL DESTINO. | 7miradas
0

“Hace un tiempo Cristina me envió algunos mensajes por intermedio de sus amigos, y en uno de ellos me decía que no veía mal lo de Lavagna” la frase sacudió el anémico clima político veraniego.

Eduardo Duhalde lleva hace años la convicción que Roberto Lavagna es el hombre indicado para hacerse cargo de la Argentina a través de una coalición con “mayorías parlamentarias”. El ex presidente lo tuvo de ministro durante la gestión pero en ese tiempo resolvió darle una mano como candidato al hombre que llegó del frío: Néstor Kirchner.

Duhalde resolvió gestionar en ese entonces que su ministro Lavagna contribuyera a la gestión K. Ya en el inicio Néstor Kirchner caminó hacia su zona oscura;  bien pronto se desprendió de un funcionario luminoso que ya intuía el mundo opaco de la nueva administración. Un mundo sin testigos incómodos. Lavagna se fue a su casa.

Hoy Duhalde  habla “con todos los dirigentes” del país, asegura que “el candidato presidencial es Roberto Lavagna” y aventura que existen “todas” las posibilidades de que se presente en las elecciones presidenciales.

Fue una sorpresa cuando Irol y Bersztein ubicaron en sus encuestas a Lavagna en un primerísimo lugar de las preferencias. Fue una medición extraña, ya que los demás mencionados ocupaban cargos o candidaturas. Según los responsables del estudio investigaron el perfil de una persona innominada capaz de hacerse cargo de la responsabilidad de gobierno.  Y el resultado dio con nitidez  la imagen del doctor Lavagna.

Esas cifras movieron el avispero. En síntesis la acción -¿o el destino?- avanzaron hacia él y no lo contrario. Nunca ha sido un postulante, como suelen ser los postulantes.

“Pretendo en hacer entender a los dirigentes de distintos partidos que la Argentina no tiene ninguna posibilidad si no armamos una gran coalición con mayorías parlamentarias. Me estoy ocupando de eso. Porque tengo experiencia y he cometido muchos errores y aciertos.” dice Duhalde y añade:

“Hablo con todos. Yo no voy a aparecer en fotos, porque el candidato es Roberto Lavagna….para mí. Lo voy a ayudar con mi experiencia. Para mí el candidato es él, por razones muy claras, se ha llevado muy bien con todo el mundo. Hasta mitad de año estamos tratando de armar una gran coalición…si Lavagna llega al gobierno, en un acuerdo económico y social con las iglesias (católicos, evangélicos, judíos, musulmanes). Ellos tendrían que convocar, no el Gobierno ni la oposición, sino el sector espiritual o religioso. Los que conforman el Diálogo Interreligioso… para mí sería lo ideal. Creo que gente como Lavagna no divide, estamos demasiado divididos. Me imagino que si uno convoca a una unidad nacional no puede haber exclusiones, salvo que no estén de acuerdo con un decálogo bien el desarrollo.

Jorge Fontevecchia no solo es un excelente editor sino un lúcido observador “ ha escrito: “ En el austero minuto cuarenta y tres segundos del mensaje que Lavagna envió a la reunión de Alternativa Federal en Mar del Plata el lunes pasado, propuso paz (no grieta), orden (no kirchnerismo), progreso (no macrismo) y justicia social (justicialismo), llamó a construir un gobierno de unidad nacional (“que no quiere decir unanimidad”) que trascienda a Alternativa Federal (sume al socialismo, radicales, ex Cambiemos desencantados) y cuente con equipos que permitan recorrer el camino de un presente “complejo” hacia un futuro distinto para dar comienzo a un “nuevo momento”.

Comienzan a vislumbrarse caminos no paralelos entre Massa y Lavagna al punto de conjeturarse la posibilidad de que Massa pueda acordar con el kirchnerismo y Lavagna sea el candidato de los gobernadores peronistas más el socialismo y los radicales desencantados con Cambiemos.

“Lavagna explica mejor que nadie en Alternativa Federal cuál es la alternativa entre Macri y Cristina Kirchner, uno orientado a las finanzas y otro al exceso de intervencionismo del Estado. Expone ideas, por ejemplo que la recesión crea más inflación en lugar de combatirla, como cree el Gobierno, y por eso fracasa al enfrentarla, porque al achicarse la cantidad de unidades vendidas el costo fijo de cualquier actividad se tiene que dividir por menos unidades, aumentando el precio unitario. O que se puede convertir el problema del desempleo y de la fuga de capitales en solución porque son recursos ociosos de trabajo y capital argentino (no de inversiones internacionales) disponibles para volcar a la producción si se generan condiciones de rentabilidad por incremento de la demanda. También marca diferencias entre el justicialismo, al que adhiere como idea, y la práctica del peronismo, que rechaza, desde el corrimiento excesivo a la derecha de Menem, o a la “pseudoizquierda” del cristinismo. “

Construir un gobierno de ideas, lo contrario a Macri (no hay otra alternativa que el ajuste) y a Cristina (no hay otra alternativa que el control de la economía por parte del Estado). “

No hay mucho que agregar. Mauricio Macri es el candidato. El peronismo tirita por su falta de ideas y su triste exceso de ambiciones. Cristina Kirchner extenderá el misterio en medio de la tormenta de citaciones judiciales. Lavagna busca un conjunto de unidad nacional. Y analizar –como lo ha hecho tantas veces- las voces del Destino-.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

USA LA NUEVA IZQUIERDA | 7miradas

Hace cuatro años su   candidatura resultó opaca un candidato inviable. Hoy Bernie Sanders,…