Inicio Nacionales El dilema de Macri: ¿cruzar el Rubicón y emitir o dejarle el balurdo a Alberto F.?

El dilema de Macri: ¿cruzar el Rubicón y emitir o dejarle el balurdo a Alberto F.?

10 minuto leer
Comentarios desactivados en El dilema de Macri: ¿cruzar el Rubicón y emitir o dejarle el balurdo a Alberto F.?
0

El vejado acuerdo con el FMI ya no contiene. Pero aún el Gobierno parece mantener alzados algunos estandartes. ¿Por cuánto tiempo más?

El agobio de las cuentas fiscales no sorprende. Tanto la caja en dólares como la de pesos están exhaustas. Es decir que las necesidades de financiamiento del Tesoro (en dólares y en pesos) para lo que resta del año no están cubiertas para nada. Menos aún sin el desembolso pendiente del FMIAsí resurgen, en la Tesorería, tradicionales prácticas como “acumular” libramientos impagos. Pero esta situación, a menos de 20 días de la primera vuelta electoral y a 62 días de que asuma el próximo gobierno, le presenta un dilema al presidente Macri. Y es que no tendrá más remedio que recurrir a la “maquinita” del BCRA y emitir para cubrir los gastos del último bimestre. ¿Quo vadis, Macri? Lo que fue casi un estandarte de la administración de Cambiemos, “no emitir para financiar, directamente, al Tesoro” en su lucha antiinflacionaria, puede ser arriado por completo. Porque por más que a lo largo de las gestiones de Sturzenegger, Caputo y Sandleris, hubo, en realidad, emisión para el Tesoro, ya sea vía Transferencia de utilidades, compra de divisas y en menor medida Adelantos transitorios, la estrategia antiinflacionaria imponía cierto decoro obligando a absorber los pesos excedentes (claro que ¡así nacieron las Lebac y las Leliq!).

Con relación a los aparentes dogmas económicos templarios del Gobierno, vale recordar que el programa con el FMI puesto en marcha en octubre de 2018 buscaba tres objetivos: preservar un nivel de reservas netas del BCRA, no emitir pesos y alcanzar un déficit fiscal primario cercano a 0. El primer mandamiento dejó de cumplirse después de las PASO cuando el BCRA intervino vendiendo reservas en el mercado y al Tesoro para pagar deuda. La meta pactada con el FMI de reservas netas del mes pasado fue así violada. El segundo mandamiento, comenzó a ser vejado, cuando el BCRA convalidó una emisión de 5% para septiembre y octubre, distanciándose de la regla de emisión cero acordada con el FMI (luego de haber recalculado las metas mensuales a bimestrales). Por último, el devenir de los números fiscales permite inferir que no habrá un resultado equilibrado, sino un rojo primario del orden de 1% del PBI (más de $230.000 millones).

Dicho todo esto cabe plantear entonces, con vistas a lo que viene, que Macri enfrenta la disyuntiva de terminar su gestión con una alocada emisión para afrontar los gastos corrientes o bien dejarle semejante balurdo a su probable sucesor, Alberto Fernández. Porque lo más preocupante es lo que habrá que emitir en diciembre.

Según estimaciones privadas, habrá que emitir el equivalente al 20% (MacroView) a 25% (Estudio Broda) de la base monetaria para financiar al Tesoro. Claro que semejante cifra que puede resultar menor en caso de que se aumentean los libramientos impagos y/o se optara por volver a reperfilar la deuda ya reperfilada. “Esta emisión a fin de año puede fogonear la demanda de dólares para atesoramiento, las brechas cambiarias y la inflación”, advierte el Estudio Broda. Con relación a los libramientos impagos ya los números de agosto mostraron una aceleración del gasto primario devengado que además creció por encima del gasto de caja refleja la acumulación de más “facturas sin pagar”. Un clásico de cada traspaso de administración.

La reciente asistencia del BCRA al Tesoro sí está sorprendiendo a los analistas, porque no la esperaban tan temprano. Algunos al plantear la disyuntiva de emitir o no, recuerdan que una expansión de la base de la magnitud de la estimada del 20% en diciembre es similar a la acontecida en diciembre de 1989 (luego sobrevino el Plan Bonex). En tal sentido, el hecho que el balance del BCRA arroje patrimonio neto negativo, no le permitiría transferirle más utilidades al Tesoro, por lo que le quedan dos opciones: o bien vuelven los viejos conocidos “Adelantos transitorios” o bien venderá dólares para el Tesoro. Este año, por ahora, no hubo Adelantos transitorios, porque era lo pactado en el programa original con el Fondo (en 2018 fueron $30.500 millones luego de $90.000 millones en 2017). En cambio en 2019 ya hubo una transferencia de utilidades del BCRA al Tesoro de $204.245 millones (en 2018 fueron de 0 y en 2017 de $60.000 millones). En tal sentido, la consultora MacroView destaca la disyuntiva de Macri y para ello recomienda monitorear si los anuncios electorales se van transformando en emisión.

El Gobierno tiene chances de llegar al 10 de diciembre, a pesar de que ya no tiene el disciplinador programa del FMI, siempre y cuando logre moderar la pérdida de reservas, la emisión monetaria y el déficit primario. “Con moderación y el programita actual cuyo objetivo supremo es mantener controlado el dólar, se puede llegar si la competencia electoral no lo desmadra”, señala el Estudio Broda.

¿Cruzará Macri el Rubicón monetario o le dejará a la próxima administración no solo el pago de salarios y jubilaciones y planes sino también un cúmulo de libramientos impagos? ¿Se inmolará incólume y emitirá todo lo que sea necesario (aunque en ese caso traspasa el impacto inflacionario al que viene)? ¿U optará por mostrarse firme, “dejando” las cuentas más o menos ordenadas y que sea su sucesor el que tenga que emitir? Ni hablar de los dólares que faltan. Veremos como sigue la película.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Nacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Con diversos proyectos se abrió la IX Feria de la Ciencia, Tecnología y Arte de los jardines municipales

Bajo el lema «Defendemos la educación sostenemos el mundo», comenzó a desarrollarse la IX …