Inicio Internacionales El dolor y el miedo de las personas LGTBI bajo el régimen talibán

El dolor y el miedo de las personas LGTBI bajo el régimen talibán

10 minuto leer
Comentarios desactivados en El dolor y el miedo de las personas LGTBI bajo el régimen talibán
0

Incluso antes de que los talibanes llegaran al poder, las personas LGTBI afganas sufrían discriminación y violencia, incluida la violencia sexual, el matrimonio infantil y el matrimonio forzado, la violencia física por parte de sus familias, la expulsión de las escuelas, la extorsión y el aislamiento. Muchos de ellos se han visto obligados a ocultar los principales aspectos de su identidad a sus amigos, familiares y colegas.

«Soy homosexual y vivo con miles de miedos, como todos los demás homosexuales en Afganistán. Mi padre y los talibanes me han golpeado en varias ocasiones», cuenta Syed Rafi, «la gente en Afganistán, también mi familia, son muy crueles. No les importa la vida de las personas LGBTI, especialmente la vida de los homosexuales».

Los talibanes los identifican y encuentran en los puestos de control y los registros puerta a puerta a partir de fotos y vídeos en las redes sociales, e incitan también a la población local a buscar e identificar a las personas LGBTI. Esta comunidad en Afganistán ha sido golpeada, torturada, asesinada e incluso agredida sexualmente durante estas intervenciones.

Soy homosexual y vivo con miles de miedos, como todos los demás homosexuales en Afganistán

«No tenemos derechos en Afganistán. No hay respeto por nosotros», sigue contando Rafi, «muchas personas LGBTI son torturadas o asesinadas por sus familias o por los talibanes, tenemos que escondernos por miedo a la persecución y la muerte. Espero que entiendan el dolor y el miedo que sentimos. Con el gobierno había arrestos y violencia física, pero no pudieron imponer la pena de muerte. La situación es diferente con los talibanes. Muchos de mis amigos que son como yo han huido, se han ido lejos, enfrentando el hambre, la pobreza y muchos otros peligros. Lo único que nos queda es recibir apoyo por parte de organizaciones de derechos humanos y gobiernos amigables con las personas LGBTI para poder salir del país y vivir seguros. Eso o suicidarnos antes de que los talibanes nos torturen y maten».

La peligrosa situación en Afganistán ha hecho que muchas personas queer vivan  en la oscuridad, especialmente las personas transgénero, que son fácilmente identificables por su comportamiento y forma de hablar. Rafi dice que incluso sus amigos o familiares corren peligro si los ayudan, una situación que ha hecho que las personas de la comunidad LGBTI de Afganistán se encuentren entre las más vulnerables.

Rafi explica que la mayoría de integrantes de esta «familia arcoíris» también son activistas por los derechos humanos. «Queremos que organizaciones y gobiernos nos salven la vida, nos saquen de esta situación tan peligrosa; en cualquier momento podríamos ser asesinados, todos nosotros, pero aún existimos y no merecemos el olvido«, añade. 

Mustafa Bayan, conocido como Makruyani, es un activista afgano que lucha por los derechos LGBTI. Tiene 23 años, nació en el seno de una familia muy religiosa y vive en Kabul: «Durante la república, mis compañeros y yo éramos relativamente libres, aunque recibí el primer golpe emocional y físico por parte de mi familia, por albergar sentimientos por personas de mi mismo sexo. Era feliz porque me tenía a mí mismo y a mi pareja. Por mucho que en mi hogar siempre me insultaran o humillaran, escapaba de todo aquello acudiendo a su casa por las noches». 

Mustafa dice que la vida se le hace cada día más difícil: «Tras la caída del antiguo régimen enfrento muchos problemas por culpa de los talibanes, que no aceptan a los homosexuales y nos condenan severamente. Muchos de mis amigos huyeron, pero como yo no tenía pasaporte, me quedé atrapado en Afganistán. Ahora soy un fugitivo que va de una casa a otra porque los talibanes me obligaron en secreto a tener relaciones sexuales, pero públicamente ordenan que nos apedreen. Es muy doloroso para mí».

Mustafa, que ha sido amenazado varias veces por los talibanes, explica que un emiratí le invitó a tener una relación y tuvo que aceptar: «Me dijo que si le rechazaba, me esposarían y torturarían en público. No me quedó más remedio que aceptar. Tras aquello tengo que cambiar mi ubicación todo el tiempo, pero seguiré defendiendo mis derechos y los de otras personas como yo mientras la sangre corra por mis venas». 

«Cuando escuché la noticia del asesinato de Hamed Sabouri, un homosexual afgano, la sangre se detuvo en mis venas. Sentí pánico. Me dije a mí mismo: mañana puede ser mi turno, mañana te torturarán y te matarán«, concluye. 

El 18 de octubre, The Guardian informó, citando a grupos defensores de los derechos humanos, que los talibanes mataron a Hamed Sabouri, un estudiante de Medicina, tres días después de su arresto en agosto en Kabul en un puesto de control. Lo torturaron durante esos tres días antes de ser asesinado a tiros. El periódico británico recoge que los talibanes enviaron a la familia de Sabouri y a su amigo Bahar un vídeo de la ejecución.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Internacionales
Comentarios cerrados

Mira además

Idlib, una de las zonas más castigadas por el terremoto en Siria… y el último gran bastión de los rebeldes contra el régimen de Al Asad

El terremoto registrado esta madrugada en el sureste de Turquía ha causado cerca de 5.000 …