Inicio Parlamentarias El engendro de la deuda de Macri por Héctor Giuliano – NCN

El engendro de la deuda de Macri por Héctor Giuliano – NCN

23 minuto leer
Comentarios desactivados en El engendro de la deuda de Macri por Héctor Giuliano – NCN
0

Según la Real Academia Española (RAE) la palabra engendro hace referencia a la criatura informe que nace sin la proporción debida y también identifica el plan, designio u obra intelectual mal concebidos.

Para entender lo que pasa hoy en la Argentina hay que comprender la naturaleza y alcance del engendro macrista de un neo-endeudamiento bicéfalo en gran escala – Tesoro y Banco Central (BCRA) en forma paralela – y lo que ello significa para el Estado Argentino.

La Política del presidente Macri de Gobernar con Deuda llevó en dos años al abierto fracaso económico-financiero de su gestión y a una situación de default por impago del que su administración hoy sobrevive sólo merced al sostenimiento inestable de los capitales financieros – locales e internacionales – y al préstamo Stand-By récord del Fondo Monetario (FMI) por 56.300 MD1, que es lo único que le permitiría llegar a completar su mandato.

LA NUEVA CRISIS DE DEUDA

El problema de fondo de la Argentina no es Económico sino Financiero y este problema deriva del Sistema de Deuda Perpetua en que está metido nuestro país.

El Estado recauda mayoritariamente en Pesos pero la casi totalidad de su endeudamiento está en moneda extranjera y/o en moneda local ajustada directa o indirectamente por tipo de cambio.

Los vencimientos de Capital o Principal de estas obligaciones no se pagan: hasta el último centavo se refinancia por novaciones de deuda y pese a esta situación se sigue tomando deuda adicional; pero todo ello a costa de pagar cada vez más intereses.

Estos Intereses crecen más que proporcionalmente al crecimiento del Capital, con el agravante de que los compromisos de pago se asumen cada vez a menor plazo, lo que acorta el perfil de vencimientos de la Deuda en su conjunto.

Al 30.9.2018 – que es la última información oficial disponible – el stock de la Deuda del Estado Central era de 321.000 MD (sin contar Deuda Flotante) y esta deuda ha venido aumentando durante la administración Macri al ritmo de unos 40.000 MD por año.

La cuenta de Intereses a Pagar en el 2019 es de 750.000 M$ (≡ 19.000 MD) pero este importe está siendo rápidamente sobrepasado debido al aumento no sólo del monto de las nuevas deudas sino también al incremento de las tasas de interés y al citado acortamiento de los plazos, que obliga renovaciones más frecuentes.

Como un agujero negro que lo traga todo la Deuda Pública fue creciendo en todos los niveles y en todos los ámbitos del Estado – Nación, Provincias, Municipios, Empresas del Estado, Organismos Nacionales, Fondos Fiduciarios, Banco Central y Juicios contra el Estado con sentencia en firme – y esto se hizo y se sigue haciendo sin demostración alguna de capacidad de repago, es decir, por medio de operaciones de gobierno financieramente irresponsables combinadas con la extraña complicidad de acreedores que prestan a la Argentina sabiendo que el país no puede pagar tales obligaciones.

Bajo la gestión Macri, este endeudamiento del Estado tomó un ritmo de aumento tan vertiginoso como impagable no sólo del Tesoro sino también del BCRA: el Banco debe en la actualidad (al 28.2.2019) – en pesos y en moneda extranjera – el equivalente a (≡) unos 75.200 MD: 13.700 MD de Encajes por Depósitos en Moneda Extranjera, 18.100 MD por Otros Pasivos (básicamente el swap con China), 21.300 MD por Leliq (856.000 M$) y 21.500 MD por Pases Pasivos (837.000 M$).

Al momento de escribir esta nota el saldo de las Leliq – que son Letras de Liquidez del BCRA a 7 días de plazo y vienen teniendo un fuerte y rápido crecimiento – se acerca ya al billón de Pesos (un millón de millones, equivalente a 25.000 MD). Y el de los Pases Pasivos – que son obligaciones a sólo un día de plazo – llega a unos 860.000 M$.

Paradójicamente el gobierno Macri desarmó la llamada Bomba de las Lebac – que tenían plazo 30 días y pagaban tasas de interés del 50 % anual canjeándolas por Leliq, que tienen menor plazo y pagan mayores tasas (hoy más del 60 %).

El costo financiero de estas operaciones viene aumentando así casi exponencialmente, sobre todo en la medida que tanto el Gobierno Nacional como el BCRA capitalizan por anatocismo gran parte de los intereses que se devengan.

Tomando las dos principales masas de endeudamiento del Estado – Gobierno Central y BCRA – tenemos que los Intereses a Pagar proyectados en el año totalizan más de 1,6 B$ (1.625.000 M$ ≡ 40.000 MD): 750.000 M$ (≡ 19.000 MD) de la Administración Central y 875.000 M$ (≡ 22.000 MD) del BCRA.

En promedio, son 4.400 M$ (≡ 110 MD) por día: 133.000 M$ (≡ 3.300 MD) por Mes.

Con el agravante que en el caso del BCRA los importes de Leliq y Pases fueron calculados aquí con tasas de interés del orden del 50 % y ahora están por encima del 60 % anual (prácticamente el 64 %).

Tal el cuadro de situación y el nivel de gravedad o emergencia producido por la nueva Crisis de Deuda Pública del Estado, tanto la de Tesorería como peor aún la del BCRA, dada su inmediatez.

LA TRAMPA DEL ARBITRAJE FINANCIERO

El BCRA se encuentra sometido a un esquema extorsivo clásico por parte de los acreedores financieros del Banco que son tenedores de las obligaciones de corto y cortísimo plazo por Leliq y por Pases Pasivos.

El BCRA renueva diariamente un promedio aproximado de 200.000 M$, para lo cual abona tasas de interés cada vez más elevadas.

El Banco sube las Tasas con el argumento de lucha contra la Inflación pero el verdadero motivo es la contención de la cotización del Dólar ya que el gobierno tiende a la búsqueda de un retraso cambiario por sus necesidades de pago de los servicios de intereses de su deuda dolarizada.

La Política de atraso del tipo de cambio llevada a cabo por la administración Macri durante el bienio 2016-2017, sin embargo, no resistió las presiones devaluatorias (motorizadas fundamentalmente por la salida de capitales financieros de corto plazo) y esto llevó a la crisis de Deuda que se dio a partir de Abril del año pasado.

Fuertes operadores especulativos – como es regla en estos casos – se retiraron en forma sorpresiva de sus colocaciones en Lebac y se pasaron abruptamente al dólar, con el consiguiente efecto de suba en la cotización de la divisa.

Esto llevó a una rápida devaluación del Peso, traducido en un aumento del Dólar del 100 % durante el 2018.

Y desde entonces los capitales financieros – Bancos y Fondos de Inversión – han venido acentuando su típica maniobra extorsiva contra la Argentina: me das más Tasa o me voy al Dólar.

Una trampa por arbitraje entre tipos de cambio y tasas de interés que no tiene solución dentro del sistema de endeudamiento institucional del BCRA y que ha llevado actualmente a un nuevo agravante: el uso de los recursos prestados por el FMI no ya para atender las Necesidades de Financiamiento del Déficit Fiscal del Tesoro sino para financiar la Fuga de Capitales a través del Banco Central.

Las altas autoridades del FMI en general y su Directora-Gerente Christine Lagarde en particular están asumiendo un alto riesgo personal al respaldar estas decisiones financieras irresponsables del gobierno argentino usando los fondos extraordinarios del Organismo Internacional en una apuesta que tiene destino final incierto.

EL VIAJE DE DUJOVNE A ESTADOS UNIDOS

En el marco de este nuevo capítulo de presión extorsiva, la semana pasada un grupo de fuertes operadores especulativos provocó una nueva mini-corrida del dólar que motivó

otra vuelta de tuerca al aumento de la tasa de interés de referencia – que es la que paga el BCRA por Leliq y Pases Pasivos – llevándola nuevamente a más del 60 % anual, lo que agrava aún más el problema de las pérdidas adicionales del Banco por concepto de Intereses Pagados durante el Ejercicio.

Este incremento de tasas, que potencia las ganancias especulativas de los capitales financieros en la Argentina, agrava en forma paralela los efectos recesivos sobre la actividad económica.

En estas circunstancias, el Ministro de Hacienda Dujovne viajó a Estados Unidos para pedir ayuda adicional de emergencia al FMI y a la Tesorería Norteamericana dado que está en juego el desembolso del nuevo tramo del préstamo Stand-By del Fondo por 10.800 MD antes de fin de este mes de Marzo.

Pero pese a la ayuda excepcional del tándem FMI-EEUU, el panorama que se le presenta al presidente Macri en lo que va del año electoral es sumamente grave:

a) el fracaso de la política anti-inflacionaria del gobierno está desbordando las previsiones presupuestarias (fijadas en un 23 % de aumento para este año).

b) su incapacidad de control del tipo de cambio es manifiesta y sólo puede sostenerse a costa de mantener un esquema de altas tasas de interés en beneficio de los Acreedores financieros del Estado y en detrimento de la Economía Productiva.

c) el endeudamiento del Estado es cada vez más gravoso por aumento del stock de los pasivos, de los intereses a pagar y del peor perfil de vencimientos de las obligaciones: un cuadro cada vez más inmanejable de refinanciación de vencimientos de la Deuda Pública Fiscal (del Tesoro) y Cuasi-Fiscal (del BCRA)

Las principales directivas visibles derivadas de esta reunión de emergencia del ministro Dujovne en Washington no se han hecho esperar, ya que fueron transmitidas desde allá e implementadas en el mismo día:

1. Mantenimiento del esquema de altísimas Tasas de Interés que paga el Estado (BCRA y Tesoro) – que determina el piso de todas las Tasas del Mercado – para tratar de frenar el aumento del dólar, con el argumento de la lucha contra la Inflación.

2. Continuidad de la Política Monetaria contractiva, con prórroga hasta fin de año del congelamiento de la Base Monetaria (BM) o régimen de crecimiento 0 de la BM, para contraer la Oferta de Dinero con el mantenimiento de elevadas Tasas de Interés.

Hasta ahora, en función del Acuerdo con el Fondo, este congelamiento estaba previsto hasta Junio y ahora ha pasado a Diciembre.

3. Mantenimiento del Tipo de Cambio Flotante o Variable con menores limitaciones de intervención del BCRA.

El FMI impone la determinación de la cotización del Dólar y otras monedas extranjeras a través del libre juego de Oferta y Demanda de Divisas – léase Privatización del Mercado Cambiario – pero en la práctica este mecanismo depende totalmente de las maniobras de los grandes fondos especulativos de inversión financiera (Hedge Funds o Fondos de Cobertura), que se mueven gracias a la perfecta volatilidad financiera del gobierno Macri (incondicionalidad o libertad irrestricta de entrada y salida de capitales), de modo que las limitaciones de intervención del BCRA tienen por finalidad dejar librado al Mercado el valor del dólar en la Argentina y, consecuentemente, el valor de la Deuda del Estado y sus servicios de pago de Intereses.

Con esto se espera lograr el permiso formal del FMI para el uso de la mayoría de los recursos que se aguardan del próximo desembolso no para cubrir necesidades financieras del Tesoro sino para sostener el tipo de cambio (9.600 de los 10.800 MD a percibir).

Decimos permiso formal porque en los hechos esta utilización ya se ha venido realizando en gran escala desde el primer desembolso del FMI en Junio pasado, siendo que el BCRA vendió en el mercado más divisas que los 15.000 MD girados por el Fondo.

Ergo, el gobierno Macri se endeuda con el FMI no para cubrir el Déficit Fiscal sino para financiar la venta de dólares que alimenta la Fuga de Capitales.

Son aspectos relevantes dentro de la nueva Crisis de Deuda que castiga a nuestro país por culpa de la Política macrista de Gobernar con Deuda y de su confianza en las supuestas bondades de volver a insertar a la Argentina en el Mundo.

Una tarea que es sostenida en conjunto por la tríada Gobierno-Partidocracia-Medios, que está comprometida no sólo en soslayar ante la opinión pública la gravedad de la situación económico-financiera del país sino que además está abocada a preparar el allanamiento del nuevo gobierno electo este año a la continuidad de las ataduras del endeudamiento pactado por la administración Macri con los acreedores financieros del Estado y bajo la supervisión del FMI.

Por Lic. Héctor L. GIULIANO; economista, especialista en la deuda externa.


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Cargue Más En Parlamentarias
Comentarios cerrados

Mira además

Subieron ADRs argentinos y riesgo país tuvo leve avance

Sin actividad en la bolsa porteña debido al feriado que recuerda la muerte del General Mar…