Inicio Opinión El escándalo de Georgieva.

El escándalo de Georgieva.

12 minuto leer
Comentarios desactivados en El escándalo de Georgieva.
0

 

Jonathan Wheatley y Colby Smith*.  Puede que el FMI haya decidido mantener a Kristalina Georgieva como Directora Gerente. No significa que la controversia sobre si debe dirigir al prestamista de última instancia del mundo haya terminado.

En Washington, cuando las significativas reuniones anuales del FMI comienzan, los críticos afirman que la supuesta manipulación de datos por parte de Georgieva para favorecer a China cuando era directora del Banco Mundial manchó su credibilidad, activo preciado del Fondo.

Los interrogantes sobre su papel -que inciden en las desavenencias entre Estados Unidos y China, dos de los mayores accionistas del Fondo- pueden intensificarse cuando se publique este año un segundo informe previsto sobre su conducta y la de sus antiguos compañeros del Banco Mundial.

Georgieva, que se incorporó al Banco Mundial como jefa ejecutiva en 2017 antes de irse para ejercer el cargo máximo del FMI en octubre de 2019, fue acusada el mes pasado de participar en la manipulación de datos en el informe anual Doing Business del banco. Ella ha negado haber actuado mal.

El directorio del FMI, se reunió ocho veces para discutir el caso. Determinó que su revisión de las acusaciones «no demostró de manera concluyente que la Directora Gerente haya desempeñado un papel indebido». Y reafirmó su plena confianza en el liderazgo de la Directora Gerente y en su capacidad para seguir desempeñando eficazmente sus funciones».

Aun así, personas informadas de las discusiones de la junta directiva dijeron que la conclusión fue muy ajustada. En un principio, Estados Unidos se opuso a mantener a Georgieva. Cedió ante otras grandes partes interesadas, como Francia, Reino Unido, Alemania e Italia.

La secretaria del Tesoro de los Estados Unidos, Janet Yellen, en una llamada con Georgieva, subrayó que la decisión de mantenerla en el cargo se tomó «en ausencia de nuevas pruebas directas» de su implicación en presuntos intentos de manipular datos mientras estaba en el Banco Mundial. Yellen añadió que su departamento seguiría «de cerca» y «evaluaría cualquier nuevo hecho o hallazgo».

El Ministerio de Economía francés, por su parte, dijo que su juicio se había hecho «sobre la base de los elementos presentados». Una persona conocedora con la posición del Reino Unido dijo que el caso contra Georgieva era débil.

Durante su mandato en el FMI, Georgieva se ha ganado el aplauso por sus esfuerzos para ayudar a las economías emergentes a capear la pandemia, encabezando la asignación de u$s 650.000 millones en derechos especiales de giro (DEG).

Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, dijo que los supuestos cambios en los datos eran poco más que un error de redondeo. «Lo que no sorprende es que haya sacado a relucir a todos los responsables de las políticas fallidas del viejo FMI…Se trata de un intento político de impedir que el FMI avance en una dirección que rechaza las fallidas políticas de ajuste estructural del pasado hacia nuevas direcciones políticas como el cambio climático».

Jeffrey Sachs, de la Universidad de Columbia, celebró la decisión del directorio, destacando la necesidad de continuidad en un momento crucial de la recuperación mundial. «Sería terrible tener al FMI paralizado en este momento. Es una líder muy fuerte para el tipo de problemas a los que nos enfrentamos ahora».

Aun así, un nubarrón se cierne sobre el destino de Georgieva. Como reconoció el FMI, las investigaciones sobre la supuesta mala conducta del personal del Banco Mundial están «en curso». Y lo que es más importante, los críticos dijeron que el asunto había dañado la credibilidad del FMI, independientemente de si Georgieva había hecho bien o mal.

«La cultura del FMI, que en su día fue impresionante, está en ruinas», escribió el fin de semana Erik Nielsen, economista jefe del grupo UniCredit y antiguo economista del Banco Mundial y del FMI.

Describiendo el último debate del FMI sobre el cambio climático como «erróneo y bastante decepcionante», no pudo «dejar de preguntarse si la política puede haber jugado un papel aquí también».

Un alto funcionario del FMI dijo que tales inferencias eran incorrectas pero no sorprendentes, y por tanto indicativas del estado de ánimo actual. «Da la sensación de que las partes interesadas del FMI no se tomaron en serio su responsabilidad de preservar la credibilidad de la institución «No basta con exculpar a la Directora Gerente con pruebas insuficientes. En estos asuntos el listón está mucho más alto».

Anne Krueger, ex economista jefe del Banco Mundial y subdirectora gerente del FMI, dijo que le preocupaba que la controversia pudiera afectar a las relaciones del FMI con los países. «Creo que vamos a recibir menos atención a lo que dice el Fondo de la que solía haber». Advirtió que algunos prestatarios podrían ser más «laxos» en el cumplimiento de los objetivos financieros y económicos de los programas de préstamo del FMI.

Las acusaciones contra Georgieva figuran en un informe del estudio de abogados WilmerHale, ordenado por el consejo de administración del Banco Mundial. Se basa en una investigación interna del Banco Mundial publicada en diciembre de 2020, que descubrió que se habían manipulado datos en varios informes de Doing Business.

WilmerHale fue contratado para averiguar quién había manipulado los datos y por qué. Examinó si hubo alguna implicación por parte de los miembros del directorio del Banco Mundial -Georgieva se sentó en la junta como presidenta interina del Banco Mundial durante tres meses en 2019.

La segunda parte del informe de WilmerHale, se espera para en las próximas seis u ocho semanas. Se ocupa de posibles irregularidades cometidas por miembros del personal. Informará al departamento de recursos humanos del Banco Mundial.

Paul Romer, premio Nobel y ex economista jefe del Banco Mundial bajo el mandato de Georgieva, afirmó que «ella se ciñó al libro de jugadas trumpiano… y la junta del FMI ha decidido ahora seguirle la corriente…Todo es político».

Mark Sobel, presidente estadounidense del think tank OMFIF y alto funcionario del Tesoro estadounidense durante cuatro décadas, añadió que la saga dejó a Georgieva como una «figura comprometida». «Airear la disputa sobre su futuro tan públicamente ha agravado una mala situación, haciendo más difícil resolverla y mantener la confianza del público. Esto empañará algo más que su reputación».

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • CUANDO UN AMIGO SE VA.

      Guillermo Roux fue un infatigable creador de afectos, memoria, experiencias, obras.…
  • ¿DÓNDE ESTÁ PENG SHUAI? | 7 miradas

       La tenista Peng Shuai finalmente apareció pero no tanto. No se sabe dónde está y cómo e…
  • LA TRAMPA CAMBIARIA | 7 miradas

      Miguel Kiguel.* Que la Argentina tiene pocas reservas internacionales es un secreto a vo…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

REMARCADORES ANÓNIMOS | PDB de tardecita | Jueves 11 de febrero de 2021

Hoy en PDB de tardecita: El gobierno se reunió con los empresarios que dijeron que ni idea…