Inicio Internacionales El exterrorista que vivía en fuga permanente

El exterrorista que vivía en fuga permanente

6 minuto leer
Comentarios desactivados en El exterrorista que vivía en fuga permanente
0














Battisti, en una imagen difundida por la policía Fuente: AFP


PARÍS.- Cesare Battisti, el exactivista de izquierda italiano, pasó cerca de 40 años de su vida en una huida casi permanente, con períodos en prisión y luchas político-judiciales para evitar a la Justicia de su país.





























Condenado en ausencia a cadena perpetua en Italia, Battisti, de 64 años, pasó por México, Francia y Brasil, cuya Justicia rechazó en un primer momento la extradición a Italia y luego la autorizó. Italia quiere castigar con él a uno de los últimos protagonistas de los “años de plomo” de la década de 1970.

Battisti, políglota de voz dulce y conocido por sus polémicas, nació en el sur de Roma el 18 de diciembre de 1954 en una familia comunista, pero también católica, como él.















Tras pasar varias veces por la prisión por delitos comunes, a finales de los años 1970 se unió a la lucha armada dentro del grupo Proletarios Armados por el Comunismo (PAC). “Intentar cambiar la sociedad con las armas es una estupidez, pero, bueno, en esa época todo el mundo tenía pistolas”, dijo en 2011. “Había guerrilleros en el mundo entero. Italia vivía en una situación prerrevolucionaria”, agregó.















Tras ser detenido en Milán, fue encarcelado en 1979 y en 1981 se evadió. En 1993 fue condenado en ausencia a cadena perpetua por dos asesinatos y por complicidad en otros dos, crímenes de los que dice ser inocente.

Tras pasar por México encontró refugio en Francia entre 1990 y 2004 gracias a la protección del expresidente socialista François Mitterrand, que se comprometió a no extraditar a ningún militante de extrema izquierda que hubiera renunciado a la lucha armada.








Igual que un centenar de militantes italianos de los años 1970, Battisti rehizo su vida en París. Trabajó como guardián en un edificio y empezó a escribir. Publicó una docena de novelas policiales con muchos elementos autobiográficos que tratan la redención o el exilio de exmilitantes extremistas.








En 2004 el gobierno de Jacques Chirac decidió poner fin a la “jurisprudencia Mitterrand” y extraditarlo. A pesar del apoyo de personalidades como la novelista Fred Vargas o el filósofo Bernard-Henri Lévy, la Justicia francesa rechazó el recurso contra la extradición y Battisti huyó a Brasil con una identidad falsa. Según él, con ayuda de los servicios secretos franceses.

Después de tres años de clandestinidad, en 2007 fue detenido en Río de Janeiro y pasó cuatro años en prisión, donde mantuvo una huelga de hambre porque decía preferir “morir en Brasil antes que volver a Italia”.








“Escribir para no perderme en la niebla de los días interminables, repitiéndome que no es verdad. Que no soy yo este hombre que los medios han transformado en monstruo y reducido al silencio de las sombras”, afirma en
Mi fuga, un libro escrito en prisión.

En 2009, el Tribunal Supremo de Brasil autorizó su extradición, pero dejó la decisión final en manos del presidente Lula, que finalmente la rechazó. En junio de 2011 Battisti quedó libre y logró obtener un permiso de residencia en Brasil. Se instaló en Cananeia, en el sudeste, donde continuó escribiendo y tuvo un hijo. El triunfo de Jair Bolsonaro, que prometió su extradición, lo llevó de nuevo a la clandestinidad. Hasta el sábado, cuando se anunció su detención en Santa Cruz de la Sierra, en el centro de Bolivia.
















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

Lavagna resiste la idea de competir en una interna porque eso “es dejar afuera la unión nacional” – Télam

El precandidato a presidente por Alternativa Federal, Roberto Lavagna, reafirmó este jueve…