Inicio Internacionales El juicio a 12 líderes catalanes, otro reflejo de las divisiones en el país

El juicio a 12 líderes catalanes, otro reflejo de las divisiones en el país

8 minuto leer
Comentarios desactivados en El juicio a 12 líderes catalanes, otro reflejo de las divisiones en el país
0










Empezó ayer en Madrid el proceso por su papel en la ofensiva separatista de la región en 2017



MADRID (De nuestra corresponsal).- El primer abogado que habló para defender en juicio a los políticos catalanes que declararon la independencia de la región sostuvo que en España “no hay garantías” y que a quienes “piensan distinto” se los trata “peor que terroristas”.





























El abogado en cuestión se llama Andreu Van den Eynde y defiende, entre otros, al exvicepresidente catalán Oriol Junqueras. Fue él quien, de ese modo, fijó el tono en la enorme plataforma por la batalla del discurso en la que derivó la primera jornada del histórico proceso por el que el Tribunal Supremo (TS) de España revisará los hechos de octubre de 2017, que llevaron a la fugaz ruptura de Cataluña con el resto del país.

Lejos de la diatriba política contra la “violación de derechos de personas que no han cometido delito”, que recitaron referentes del independentismo, el TS se esmeró en dejar en claro que se respetarían las “garantías” de los 12 procesados y que habría flexibilidad en los turnos de exposición.















En los minutos iniciales, la acusación expuso los cuatro delitos en danza -rebeldía, sedición, desobediencia y malversación de fondos- contra quienes se imputan penas de hasta 25 años de cárcel por “orquestar y llevar a cabo un plan destinado a quebrar el orden constitucional”.















Así, con los siete magistrados en su sitial y los 12 políticos del independentismo catalán en el banquillo empezó el proceso judicial más importante de los últimos años en España.

No habrá sentencia hasta junio y se espera que más de 400 testigos declaren a lo largo de su desarrollo, entre ellos, el expresidente Mariano Rajoy.








Apenas 100 personas formaron parte del público en la sala. Entre ellos, el actual presidente del gobierno regional catalán, el independentista Joaquim Torra, que llegó con el lazo amarillo por “los presos políticos” en la solapa. Nadie, por supuesto, le dijo nada.








“El hecho de que esa persona esté aquí entre el público y no en el banquillo de los acusados demuestra que el golpe sigue en marcha”, dijo Santiago Abascal, el líder de Vox, el partido de derecha radical que ejerce la única acusación popular que se presentó.

Con su propio guion, su partido, de reciente irrupción en la vida política española, también busca sacar rédito electoral del crucial proceso y no desaprovecha oportunidad. “Esa es una conducta penosa”, intentó diferenciarse el conservador Partido Popular (PP).








El juicio tensó el panorama político español y cada fuerza intenta llevar agua para su molino. El socialismo en el gobierno, en tanto, podría enfrentar hoy una fuerte derrota parlamentaria (ver aparte).

Serenos, y alguno de ellos hasta sonrientes, los nueve acusados que cumplen prisión condicional llegaron bien temprano a la sala del tribunal, en Madrid, para evitarles el espectáculo de la foto con las esposas puestas.

“Queremos que esto empiece de una vez y termine pronto”, dijo Carles Mundó, uno de los tres que están en libertad y que llegaron al edificio en taxi.


Operativo

La zona, en el centro de Madrid, está tomada por un fuerte operativo de seguridad, cientos de periodistas y manifestaciones de independentistas que claman contra “el fascismo del Estado español”.

Ausente en todo el proceso luego de haberse fugado, el expresidente catalán Carles Puigdemont se las ingenió para tener protagonismo. Apareció en Berlín, en la presentación de un documental crítico contra el Estado español y su “autoritarismo”.

La tensión en el país es evidente. En coincidencia con el comienzo del juicio, grupos de manifestantes bloquearon rutas en Cataluña, donde se generaron trastornos en el tránsito.

Los procesados enfrentan tres acusaciones. Una de la Fiscalía del TS; otra, de la Abogacía del Estado, que depende del gobierno, y una tercera, popular, a la que se presentó Vox.
















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

Cuccioli recibió a la misión del FMI en la AFIP – Télam

 La misión del FMI completó este viernes su primera de dos semanas de revisión de cuentas …