Inicio Opinión ¿El nuevo Papa?

¿El nuevo Papa?

10 minuto leer
Comentarios desactivados en ¿El nuevo Papa?
0

El Santo Padre soporta presiones y disgustos sea por parte del ala conservadora de su Iglesia, sea por la pérdida de fieles en todo el mundo y hasta su propio carácter que le juega a veces una mala jugada. Sea como fuere el papa Francisco no pierde su pasión por la política, ya omnipresente en su pasado y su futuro. No fueron vanas sus largas charlas con Cristina Kirchner ni el encuentro con el actual ministro de economía argentino y Joseph Stiglitz, por más que lo desmienta uno de sus hombres más fieles, el cardenal a cargo de la Universidad Católica y responsable de las encuestas que difunde esta casa de estudios.

Aun así la mirada de Bergoglio tiene otras preocupaciones y una que otra obsesión: en primer término quiere definir como su sucesor a quien siga su línea y mantenga a prudencial distancia al cardenalato que se le opone; la segunda es una propuesta que sostuvo toda la vida: instalar en China brotes ciertos de catolicismo. Al fin de cuentas,  ha encontrado al hombre que conjuga estos deseos. Más allá del Espíritu Santo a quien se le atribuye el don de iluminar las decisiones del cónclave para su sucesión cuando corresponda. El Santo Padre dispone de un probable sucesor; el cardenal Luis Antonio Tagle, de origen filipino o sea asiático. Y con parentela china. Los cardenales designados por Francisco que comparten su línea progresista aprobarían su designación. Lo eligió como Prefecto para la Evangelización de los Pueblos. Un cargo conocido como “Papa rojo”. Así el Pontífice responde a las críticas de las altas jerarquías eclesiásticas conservadores que pululan en Alemania, Estados Unidos y el Vaticano.

El cardenal Tagle es (por ahora) el elegido. Tiene 62 años, es arzobispo de Filipinas y presidente de Caritas Internacional. Ocupa el cargo de Prefecto del dicasterio para la Evangelización de los Pueblos, históricamente conocido como “Propaganda Fide” fundado hace 400 años como el principal instrumento para dirigir las misiones de la Iglesia en todo el mundo. Será conocido como el “Papa rojo” por su indiscutible poder, sobre sus colegas de los demás dicasterios. El designa a los obispos en las tierras de misión de la Iglesia, casi como un Papa.

Tagle administra un patrimonio inmobiliario de alrededor de diez mil millones de dólares. Es un dinero intocable para otros organismos  de la Curia Romana, el órgano central de la Iglesia, que reúne  en una estructura los enormes patrimonios que controla el Vaticano.

El palacio central de la prefectura de Evangelización de los Pueblos está a pasos de la plaza España. Es una obra barroca bellísima. barroco romano Francesco Borromini, junto a plaza España. En ese templo el Santo Padre anunció la designación del cardenal Tagle.

A los 83 años y 50 años de sacerdocio, quiere asegurar que la Iglesia siga en el futuro el camino ya trazado.

El cardenal Tagle comparte  la idea misionaria propia de Bergoglio: una Iglesia abierta, abierta a la pobreza inclinada a la periferia geográfica, ante la pérdida  de creyentes en los países centrales. Es el nuevo centro del catolicismo.  En Asia, viven  4600 de los 7400 millones de personas.  Francisco no ha visitado ninguno de los países europeos, salvo Italia. Prefiere concentrarse en los asiáticos. Hasta hoy el catolicismo, solo se expresa en Filipinas, herederos de las creencias españolas.

En el centro de Asia está China, con sus casi 1400 millones de habitantes. Al parecer las autoridades chinas no se interesan en una visita del Sumo Pontífice, a pesar del reciente viaje del Papa a Tailandia y Japón.

El cardenal Tagle fue alumno del teólogo Joseph Komonchak, de la Universidad Católica de América. Formó parte de los equipos de investigadores de la llamada Escuela de Bolonia, que seguía las enseñanzas del padre Giuseppe Dossetti, ex político democristiano que eligió el sacerdocio desde una posición progresista. Su madre de origen chino lo acercó “a la tradición china” con su diplomacia de la sonrisa y de la hospitalidad. Tagle ha sido invitado por China a la cual conoce fondo.

Para hacer lugar a Tagle en Propaganda Fide, Francisco desalojó al cardenal Fernando Filoni, de 73 años, del cargo de “Papa Rojo”. Lo nombró de Gran Maestro del Orden del Santo Sepulcro, con sede en Jerusalén. La jugada hizo saltar a su antecesor  Gran Maestro, el cardenal norteamericano Edwin Frederick O’Brien. Es un viejo adversario del Papa y amigo de Donald Trump. Otra cuenta saldada.

Francisco quiere concluir con los escándalos en el área económica del Vaticano y alistar las clavijas financieras. La pedofilia clerical es aún un hueso más difícil de roer. Francisco cambia funcionarios, designa otros. Por ejemplo al jesuita español, Juan Antonio Guerrero, como  Secretario de Economía de la Santa Sede.

Esta renovación es compartida por el cardenal Tagle, si se cumple la intención de que sea el elegido en el próximo cónclave, con mayoría moldeada por el propio Bergoglio.

¿Asuntos humanos o asuntos divinos? ¿Cuestiones terrenales o celestiales?¿oración o alquimia política? Será que se revirtió el refrán “El hombre propone y Dios dispone?-

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Mirolo presentó Bandroid, un novedoso servicio de asistencia virtual para el vecino

Mirolo presentó Bandroid, un novedoso servicio de asistencia virtual para el vecino La Mun…