Inicio Internacionales El ocaso de Merkel: dejó el liderazgo de su partido y la sucederá una fiel heredera

El ocaso de Merkel: dejó el liderazgo de su partido y la sucederá una fiel heredera

9 minuto leer
Comentarios desactivados en El ocaso de Merkel: dejó el liderazgo de su partido y la sucederá una fiel heredera
0














En Hamburgo, Kramp-Karrenbauer saluda tras ser elegida en lugar de Merkel Fuente: Reuters – Crédito: Kai Pfaffenbach


Tras 18 años al frente de la conservadora CDU, llamó a la unidad; Kramp-Karrenbauer será su reemplazante




HAMBURGO.- La canciller alemana Angela Merkel se despidió ayer como líder de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) luego de 18 años al frente de la poderosa agrupación conservadora, 13 de ellos como jefa de gobierno, durante los cuales llegó a dominar la política europea como su principal gestora en tiempos de crisis y generadora de consensos.





























Apodada cariñosamente como “
Mutti” (Mamá) por la prensa alemana, Merkel debió renunciar al liderazgo de la CDU tras los resultados negativos de su partido en dos elecciones regionales, Baviera y Hesse, que marcaron el comienzo del fin del reinado de la mujer más influyente del mundo.

Los conservadores eligieron en su reemplazo a Annegret Kramp-Karrenbauer, fiel seguidora de Merkel, designada como nueva líder de la CDU en el congreso partidario que sostuvieron ayer en Hamburgo, y que sirvió de escenario para una sentida despedida de la líder saliente de la agrupación.















La intención de Merkel es continuar como canciller alemana hasta las próximas elecciones. Pero se estima que, ya en el comienzo de su ocaso como dirigente, difícilmente pueda materializar esa ilusión y que dará un paso al costado.















Kramp-Karrenbauer, actual número dos de la CDU, se impuso con el 51,7% de los votos durante el congreso de Hamburgo, frente a un rival interno de Merkel, Friederich Merz, que pretendía dar un giro a la derecha respecto al rumbo centrista de la canciller.

Pero antes de ceder el relevo, Merkel defendió con firmeza su herencia política, a pesar de las críticas que recibe tanto en Alemania como fuera de sus fronteras, especialmente sobre la cuestión de los migrantes.








Alemania aceptó abrir las puertas del país y recibir a más de un millón de sirios e iraquíes entre 2015 y 2016, una decisión cuyo efecto devastador fue el ascenso de la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).








“Ha sido un gran placer para mí, ha sido un honor”, dijo Merkel mientras trataba de contener las lágrimas ante un auditorio que le dedicó una ovación de diez minutos. “En momentos como estos, defenderemos nuestros puntos de vista liberales, nuestra forma de vida, tanto en casa como en el extranjero”, añadió.

“La CDU de 2018 no debe mirar hacia atrás sino mirar hacia delante, con gente nueva pero con los mismos valores”, insistió sobre el futuro de su partido. Y advirtió que “no deberíamos olvidar nuestros valores cristiano-demócratas”, en alusión a la amenaza de la ascendente ultraderecha.









Carrera

Merkel llegó a la política con la caída del Muro de Berlín, en 1989, para convertirse un año después en ministra de la Mujer y de Juventud del gobierno de Helmut Kohl (1982-1998) y en 2000 en presidenta de la CDU. Con una mente analítica, fría y con disciplina luterana, esta doctora en física se convirtió en 2005 no solo en la primera mujer en gobernar el país, sino también en la primer dirigente política procedente del este de Alemania.

Pero su ilusión de seguir al frente del país hasta 2021 de momento no tiene sustento. Muchos no creen que no sobreviva siquiera a las elecciones europeas de mayo de 2019, si los partidos tradicionales vuelven a ser sancionados en las urnas, o como muy tarde al próximo otoño, después de las elecciones en tres regiones del este, bastiones de la extrema derecha. Incluso el partido socialdemócrata (SPD), en plena crisis y en caída libre en las intenciones de voto, podría acelerar la marcha de la canciller abandonando el gobierno.

La dirigencia de la CDU, empezando por ella misma, entendió que el partido necesita más que nunca un nuevo impulso. Ante la presión por la derecha de AfD y de los Verdes alemanes por el centro, la formación solo obtendría en estos momentos entre el 26% y el 28% de los votos.

A sus 64 años, Merkel ha sabido mantenerse fiel a sí misma y proteger antiguas cualidades como sus nervios de acero.

Su receta para desconectarse de la política nacional y mundial en sus momentos de descanso ha sido simple: dedicarse a tareas de jardinería, especialmente a cultivar papas, y a cocinar comida casera, en lo posible en su casa en Uckermark, adonde sueña con retirarse algún día.


Agencias DPA, AFP y Reuters










Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

CONDENA A LAS JUNTAS MILITARES – NCN

CONDENA A LAS JUNTAS MILITARES Por Mario Pizarro – Presidente de la Convención Provincial …