Inicio Internacionales El Papa dijo que “el aborto nunca es la respuesta” y volvió a compararlo con “contratar a un sicario”

El Papa dijo que “el aborto nunca es la respuesta” y volvió a compararlo con “contratar a un sicario”

8 minuto leer
Comentarios desactivados en El Papa dijo que “el aborto nunca es la respuesta” y volvió a compararlo con “contratar a un sicario”
0


















El Papa volvió a condenar el aborto con una fuerte metáfora Fuente: AFP



ROMA.- El

Papa Francisco

volvió hoy a condenar con fuerza el

aborto,

que “nunca es la respuesta” y a compararlo con “contratar a un sicario para resolver un problema”, como
ya había hecho el año pasado. Al recordar que para la Iglesia “la vida humana es sagrada e inviolable”, también condenó el uso de diagnósticos prenatales “para finalidades selectivas”, algo que consideró un reflejo de una “inhumana mentalidad genética, que quita a las familias la posibilidad de recibir, abrazar y amar a sus chicos más débiles”.





























Durante una audiencia con participantes de una conferencia internacional titulada “Yes to Life! Cuidar el precioso don de la vida en la fragilidad”, organizada por el Vaticano, Francisco aseguró asimismo que el aborto no es un asunto religioso sino humano.

“Muchas veces oímos ‘ustedes católicos no aceptan el aborto, el problema es su fe’. No: es un problema pre-religioso. La fe no tiene nada que ver. Es un problema humano. Dos preguntas nos van a ayudar a entender bien esto. La primera: ¿es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema? Segunda: ¿es lícito contratar a un sicario para resolver un problema?”, preguntó. “Este es el punto. No hay que ir sobre lo religioso sobre algo que es humano. No es lícito. Nunca, nunca eliminar una vida humana ni contratar un sicario para resolver un problema”, respondió. Francisco ya había utilizado esta
metáfora el año pasado.






















“El aborto nunca es la respuesta que las mujeres y las familias buscan”, también destacó. Al admitir que son “innegables las dificultades de orden práctico, humano y espiritual” de padres que se enfrentan al nacimiento de un bebe con alguna enfermedad, también destacó la necesidad urgente de acciones pastorales más incisivas para sostenerlos. “Hay que crear espacios, lugares y ‘redes de amor’, a las que las parejas puedan dirigirse, así como dedicar tiempo al acompañamiento de estas familias”, indicó.
















Un caso

Recordó, al respecto, una anécdota de sus tiempos de arzobispo de Buenos Aires, cuando los padres de una chica con síndrome de Down de 15 años que había quedado embarazada le pidieron permiso a un juez para que pudiera abortar. “El juez, un hombre recto, muy serio, estudió el caso y dijo que quería ver a la chica. ‘Pero es Down, no entiende’… ‘No, no, que venga’. Y cuando le preguntó a la chica si sabía qué le pasaba, la chica le dijo que estaba enferma, que le habían dicho que tenía un animal adentro y que por eso tenían que operarla para sacárselo. El juez le dijo que no, que tenía un bebe adentro y la chica le dijo: ‘¡qué lindo!’. Así, el juez no autorizó el aborto. La mamá lo quería”, relató. “Pasaron los años, nació una niña que estudió, creció, se volvió una abogada y cuando le contaron su historia, cada vez que cumplía años llamaba al juez para agradecerle el don del nacimiento. Las cosas de la vida… El juez murió y ahora ella es promotora de justicia. ¡Qué lindo!”, evocó. “El aborto nunca es la respuesta que las mujeres y las familias buscan”, reiteró.

Más allá de su condena al aborto, en su pontificado Francisco adoptó una postura más comprensiva con las mujeres que se ven obligadas a cometerlo, al permitir que puedan ser perdonadas al confesarse con cualquier cura -antes sólo podía perdonarlas un obispo-.








Al hablar sobre las nuevas terapias fetales existentes hoy para curar en el vientre materno a chicos con condiciones patólogicas, elogió a médicos y familias que cuidan y reciben a niños con enfermedades. Y reiteró asimismo que “ningún ser humano puede ser nunca incompatible con la vida, ni por su edad, ni por sus condiciones de salud, ni por la calidad de su existencia”. “Cada niño que se anuncia en el vientre de una mujer es un don, que cambia la historia de una familia, de un padre, de una madre, de los hermanitos. Este niño necesita ser recibido, amado y cuidado, siempre”, aseguró.





















Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Administrador
Comentarios cerrados

Mira además

A días del cierre de listas, Pichetto sumó dos senadores al espacio

Con el objetivo de definir los cierres de listas en las distintas provincias de cara a las…