Inicio Economía El Plan Alivio, un “manotazo de ahogado” que aumenta la inflación

El Plan Alivio, un “manotazo de ahogado” que aumenta la inflación

12 minuto leer
Comentarios desactivados en El Plan Alivio, un “manotazo de ahogado” que aumenta la inflación
0

El Plan Alivio, un “manotazo de ahogado” que aumenta la inflación

Análisis de las medidas económicas del Gobierno nacional, por el licenciado Federico Scrimini, del CyAC

Bandeño. Director General de Estadística y Censos de la provincia de Santiago del Estero. Economista de Conciencia y Acción Ciudadana

Esta semana comienzan a regir las medidas tomadas por el Gobierno nacional para llevar algo de alivio a la población, en medio de esta situación dramática que estamos viviendo.
Resumiendo, el plan contempla un acuerdo con 16 empresas para que “60 productos esenciales de la canasta básica mantengan sus precios hasta el día de las elecciones” (“un pacto de caballeros” lo calificó Dujovne), antes de que el pacto entre en vigencia, los caballeros aumentaron hasta un 45% el precio de algunos de esos productos esenciales, para cubrirse estos 6 meses que vienen. Además de que 16 empresas es casi nada para todo el país, 60 productos es una cantidad menor para una canasta de bienes esenciales que un argentino usa en su vida diaria.

Otra propuesta es la de “asegurar el abastecimiento de 120.000 kilos por semana de asado, vacío y matambre a $ 149 el kilo en el Mercado Central”. Antes que nada, hay que decir que de los más de 400 frigoríficos que existen en el país, el peor equipo de los últimos 200 años se reunió con apenas 40. Hagamos el siguiente cálculo: 120.000 kilos semanales son unos 17.142 kilos por día. Si lo dividimos en las 23 provincias más CABA, serían unos 714 kilos por día por provincia. Es decir, 2 novillos por día por provincia, el 0,2% de lo que consumen de carne los argentinos. Además de que ese precio es para el Mercado Central de Mataderos, provincia de Buenos Aires. Imposible que llegue a ese precio al interior del país, porque no contempla el flete. El resto del país no cuenta.

Otro punto del plan es “el congelamiento de las tarifas hasta después de las elecciones”. Esto promete el Gobierno, pero al mismo tiempo “recuerda” que ya había un incremento pautado de gas (10% de aumento en abril, 9% en mayo y 8% en junio). Las dos medidas opuestas en un mismo documento. Habrá aumentos.

Otra propuesta son los “créditos subsidiados para jubilados y para los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo”. Quieren endeudar más a los jubilados y a los AUH a tasas del 50%. Podrán refinanciar deuda, el 70% de los jubilados ya está endeudado. Incentivan de esta manera la espiral de endeudamiento a los sectores más vulnerables. Patinando los Fondos de los Jubilados (el FGS de la Anses). ¿Cómo se supone que terminan de pagar estas deudas? ¿Esto se supone que es un beneficio?

En telefonía prometen “mantener el precio de la telefonía celular de las líneas de prepagas hasta el 15 de septiembre”. Sin embargo, las empresas prestatarias del servicio dicen otra cosa. Movistar anunció que desde el 2 de junio la factura aumentará hasta un 15%. Otra mentira del “mejor equipo de los últimos 50 años”.

Diagnósticos errados y expectativas racionales

La teoría económica explica gran parte del comportamiento de los agentes económicos estudiando las expectativas que estos tienen al respecto de acontecimientos futuros. Los agentes económicos aprenden del pasado y, teniendo en cuenta toda esa información, racionalmente estiman cómo se comportarán las variables en el futuro. Por eso se las denomina Expectativas Racionales: los agentes saben cómo se mueven determinadas variables y cómo terminarán influyendo en el contexto económico y social. La predicción, por supuesto, no es exacta, pero es la mejor suposición.

En términos más simples: el Gobierno puede “engañar” con ciertas políticas una vez, dos veces o muy pocas veces a dichos agentes, pero no los puede engañar a todos siempre con la misma jugada. Volviendo a nuestro ejemplo, si la inflación de los períodos anteriores era alta como consecuencia de determinadas políticas económicas y el Gobierno persiste con ellas, entonces los agentes ajustarán “hoy” su comportamiento.

En el actual escenario del modelo Neoliberal de Cambiemos, con la energía y las tarifas dolarizadas, con los alimentos también a precio dólar (por haber quitado retenciones), con un endeudamiento y una fuga de capitales récord históricos, en plena depresión económica, todo el mundo sabe que la inflación será alta de nuevo. Los trabajadores sabrán que van a perder poder adquisitivo si no le aumentan los salarios en esa proporción. Y los comerciantes aumentarán hoy los precios de venta anticipando poder recomprar la mercadería mañana.

¿Quién les cree?

¿Qué es lo que pasó dos minutos después del anuncio del Plan Alivio? ¿Cómo funcionan la Expectativas Racionales? Cómo se congelarían los precios de la Canasta Esencial, los comerciantes y fabricantes aumentaron hasta un 45% el precio de estos productos antes de que salgan a las góndolas este lunes. Si esto es Expectativa Racional o picardía empresarial queda para el parecer de cada uno, es materia de discusión. Alguna vez dijo el maestro Aldo Ferrer: “Si a un empresario coreano lo ‘trasplantáramos’ a Argentina, se comportaría como un empresario argentino, no como uno coreano”. Tampoco se puede pedir congelamientos imposibles. Es irreal y poco probable que ocurra.
Lo que está claro es que este manotazo de ahogado del Gobierno, queriendo disminuir la inflación, la termina aumentando. Porque partimos ya con aumentos en un solo día. Sumado esto por supuesto a la inflación de abril, que varios expertos calculan mayor aun que la de marzo.

Para lanzar este plan, de parte del Gobierno no hubo reuniones con cámaras empresariales, ni con comerciantes. Estas empresas no tenían ni idea de los anuncios del alivio. No es un dato menor que el secretario de Comercio, de la familia de los Peña Braun, haya desmantelado el equipo de 500 empleados que podían intentar velar por los Precios Cuidados, allá por enero de 2016.

Por todo esto y mucho más, al Gobierno no le cree nadie. Ni Luis Betnaza (de Techint y UIA), ni la Revista Forbes, ni la Asociación de Propietarios de Carnicerías, ni Movistar, ni Pignanelli. Pero tampoco ninguno de sus periodistas y operadores. Ni Mariano Iúdica, ni los Animales Sueltos, ni Alfredo Caseros, ni Margarita Barrientos.
La pregunta casi obvia que surge es: si hoy no tienen ni la promesa de pobreza 0, ni una revolución de la alegría, ¿cómo esperan que alguien les crea, de cara a las elecciones de este año? ¿Seguirán funcionando las Expectativas Racionales?

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Economía
Comentarios cerrados

Mira además

*DESOPILANTE* Macri lo hizo otra véz: Todavía no aprendió a hacer la señal de la cruz en el TEDEUM

Visitá nuestra pagina web de noticias y entérate de TODO Música: Ventanas Escuchalos en: s…