Inicio Opinión El popurrí político

El popurrí político

9 minuto leer
Comentarios desactivados en El popurrí político
0

 

La pandemia amortigua el interés político de la opinión pública. No distraen del todo un tema recurrente: las diferencias conceptuales en la cima del Ejecutivo.

El tema no prende ante la amenaza inminente de la peste aunque en mayo hay atisbos de reacción opositora por los efectos de la infinita cuarentena y la concentración de poder que se ejerce hoy por hoy.

Algo está –aún intangible- está cambiando. La imagen del Presidente sufre un desgaste en la opinión pública y en particular a través de la tenaza despiadada de los medios. Qué intenciones políticas subyacen en estas acciones? Habría que sumar el cuestionamiento que se hace a la entidad del grupo asesor científico.

Las consultoras D’Alessio IROL –. Berensztein, miden mensualmente la ponderación de 30 de los principales dirigentes del país y permiten señalar preferencias del mercado electoral. Al fin de cuentas falta menos de un año para comicios intermedios y no más de dos para las elecciones generales.

El trabajo incluye un relevamiento  de 1.031 casos online en el país: – «La gestión del Gobierno mantiene su elevado nivel de aprobación, luego del salto favorable conseguido en marzo: «Ya transcurrido más de un mes desde la aplicación de la cuarentena obligatoria en todo el país, el estado de fragilidad de la economía comienza a manifestarse en la visión de los argentinos, quienes señalan una caída considerable en la percepción de la realidad económica».

 

– «Lo mismo se corrobora en cuanto a las expectativas para el año próximo, donde, por primera vez desde la asunción de Alberto Fernández, el optimismo se ve superado por el pesimismo, con la correspondiente disminución de los proyectos».

– «En esta misma línea, la preocupación por el negativo impacto económico que trae aparejada la lucha contra el virus se mantiene como la principal inquietud al día de hoy, quedando en cuarto lugar del ranking la alarma ante la posibilidad de contagio».

El índice del trabajo contempla:

1) Situación económica.

2) Proyectos.

3) Temas que más preocupan.

4) Gestión del Gobierno.

5) Imagen y posicionamiento de dirigentes.

La medición de imágenes del estudio empieza con un cuadro de la evolución de las valoraciones positivas. Se ven los números de cada dirigente, en algunos casos desde marzo de 2018.

La buena performance del Presidente se ve también cuando se discriminan las opiniones según preferencias políticas. Es el kirchnerista más querido entre los macristas: tiene 22% de imagen positiva entre los que votaron a Juntos por el Cambio en 2019.

El resto de los referentes del Frente de Todos no llega a 5% en este ranking. El summum es Cristina con 0%; pero pegados, con 1%, vienen su hijo Máximo, el gobernador Axel Kicillof y el ex Daniel Scioli. Con 2% de positiva entre los macristas sigue el diputado Sergio Massa y con 4% empatan el canciller Felipe Solá y el ministro Eduardo «Wado»de Pedro.

Del otro lado, la situación apenas se atenúa. Los menos queridos entre los kirchneristas son Mauricio Macri y Elisa Carrió. El ex presidente y la jefa de la Coalición Cívica tienen 4% de imagen positiva entre los votantes del Frente de Todos.

Apenas abajo aparece otro «duro» de Juntos por el Cambio, Miguel Angel Pichetto, con 5% de positiva. La ex gobernadora María Eugenia Vidal, con 7%, y el diputado radical Mario Negri con 10% son los siguientes. Rematan Martín Lousteau (19%), el vicejefe porteño Diego Santilli (22%) y Rodríguez Larreta, con 36%. Si bien en el total de imagen positiva queda debajo de Alberto Fernández es quien muestra un corte de apoyo más transversal: 76% entre los macristas y el mencionado 36% entre los K. Alberto F., en cambio, combina 96% entre los kirchneristas y 22% entre los M.

Un dato: en esta última medición no aparece el ex jefe de Gabinete Marcos Peña, que venía siendo el dirigente de peor imagen en general, no sólo entre los kirchneristas. Tuvo 77% de negativa y 12% de positiva en el sondeo de marzo. “No se incluyó a Peña en este último trabajo porque ya no está en gestión. Pero se lo mantendrá en los monitoreos trimestrales». Lo cierto es que el señor Peña está muy activo entre los engranajes de su partido. Su exilio dorado en México parece haberse esfumado.

Adivina, adivinador ¿cómo quedarán las piezas en este tablero después de tanto ocurrir dramático y tanta revelación de miseria acumulada?  Es un tema para tener en cuenta.

La política entrecierra los párpados pero no descansa. Al fin de cuentas el tiempo vuela, de la mano de proyectos y ambiciones. Eso sí, con los ojos bien abiertos, entre la pobreza creciente y la explosión inminente de la peste.

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Deuda, energía y postpandemia

    Por Fabián Medina (Economista)   Con los datos ya establecidos en cuanto a la renegoc…
  • La muerte no es democrática

    Byung-Chul Han* 1- “El coronavirus está mostrando que la vulnerabilidad o mortalidad human…
  • La crisis adelgaza

      Según el Monitor del Humor Político y Social, que DÁlessio IROL/ Berensztein elabora la …
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

La ministra Nassif se refirió a la ampliación de la terapia intensiva del Hospital Regional

Hoy 20:16 – Con la habilitación de la ampliación de la Terapia Intensiva del Hospita…