Inicio Opinión El presidente que necesitamos

El presidente que necesitamos

7 minuto leer
Comentarios desactivados en El presidente que necesitamos
0

Luis Tonelli. Hace muy poco que asumió Alberto Fernández. Muy poco como para evaluar sus políticas. Muy poco como para considerar sus decisiones. Hace solo algunas horas, el Presidente dio su discurso de apertura de las actividades legislativas para este año. Un discurso correcto, sin señalar enemigos. Con un conjunto de iniciativas interesantes.

Por supuesto, la política “es más rápida que la vista”, como decía el mago ucraniano de Olmedo. Y ella ya se pregunta si Alberto va a jugar fuerte contra el kirchnerismo en las legislativas que viene, cuál será el rol de Máximo, si Cristina se va a retirar de la política, etc. etc. Todo un conjunto de interrogantes que, para la situación de la Argentina, tiene la misma relevancia que las preguntas que se hace la revista HOLA, edición española, sobre la prostática realeza europea.

Sin embargo, frente a la decadencia de nuestro país, frente a los problemas que tenemos a futuro los argentinos, el discurso de Alberto Fernández suena a informe del presidente de un consorcio de edificios mediano. El identificó (correctamente) una serie de cuestiones (relevantes) y les propuso una solución (interesante).

Quien piense que la Argentina se arregla con una gestión de problemas concretos, se equivoca. Nuestro país adolece de un enorme dilema del prisionero colectivo. Todos sabemos que hay que hacer; el problema es que queremos que sean todos los demás quienes paguen los costos, menos nosotros. Al pensar así, cualquier solución de relevancia queda bloqueada. Y así, nos dedicamos a la gestión de parches (ya sea la realizada por los CEO´s o la realizada por los científicos del Conicet).

La política se inventó precisamente para romper con el dilema del prisionero. La metáfora de Hobbes siempre es útil: ante la vida bruta, sucia, corta y solitaria que vivían los humanos desconfiándose y matándose unos a otros, entronizaron a un Soberano a quienes le entregaron las armas, para que la vida social fuera posible.

Falta gestión, falta estado, como dijo el Presidente en su discurso. Pero con eso solo no alcanza. No tenemos solo problemas ABL. Tenemos a una sociedad entera que, por funcionar de la misma manera desde hace décadas, cada día está peor. Que en 50 años no pudo duplicar su población, pero si multiplicó por veinte la pobreza.

Necesitamos recrear un espíritu colectivo que rompa con el juego individualista del manoteo. No se necesita un líder carismático. No se necesita un hiperpresidente. Tampoco pasa por generar un relato dicho a los gritos desde la tribuna. Ni adoctrinar a niños en los jardines de infantes.

Pasa si por brindarles a los argentinos una visión de futuro, una idea de Nación (que la tienen incluso los países más globalizados), de proyecto en común, de aventura mancomunada para torcer esta historia de caída libre.

Es cierto que tenemos cuestiones cruciales que pueden derribarnos antes de llegar a fin de año. Y para eso necesitamos de conocimiento técnico, pero no de un gabinete de técnicos (o científicos). Es comprensible que Alberto Fernández deba proceder con cautela, para no desencadenar un conflicto interno, cuya gravedad será magnificada por todos los que hacemos análisis.

No se trata de adelantar los tiempos, no se trata de sobreactuar lo que no se tiene. De lo que se trata es de tomar conciencia de cómo estamos, que es necesario una convocatoria amplia a todo el arco político, y de consensuar un diagnóstico realista de nuestras potencialidades y problemas. A partir de allí, elaborar una estrategia de desarrollo en un mundo muy complicado. Y por último alcanzar los compromisos políticos y sectoriales para volver realidad estas transformaciones necesarias. Alberto Fernández, tiene que dejar de ser el jefe de gabinete exitoso que fue, para pasar a ser el presidente que necesitamos

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Debemos avanzar en un código único de salud

    En medio de la emergencia, debemos avanzar en la implementación del CUS (código único de s…
  • La pasión de Stamboulian

    Si bien el colectivo de dirigentes políticos considera necesario –y lo es- demostrar conoc…
  • Al filo de la navaja

      Nada será como supo serlo. Trump, Macron, Johnson, López Obrador, Bolsonaro y un mo…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Capitanich creó la Comisión Laboral en Emergencia Sanitaria

Integrada por tres representantes del Poder Ejecutivo (de las carteras de Gobierno, Salud …