Inicio Opinión El rebrote peronista

El rebrote peronista

13 minuto leer
Comentarios desactivados en El rebrote peronista
0

Guillermo Moreno ha vuelto. En realidad nunca se fue. La diferencia es una mayor frecuencia en los medios donde sus dichos con apreciados por sus definiciones feroces y elocuentes. Moreno representa un rebrote peronista que se distancia del presidente Fernández (caso Moreno) o de su vicepresidenta (caso CGT, en su reunión del 17 donde fue invitado el Presidente y no la señora Kirchner).

No es una casual el festejo del 17 de Octubre como un rebrote de la vieja fiebre peronista. En esta algarabía hubo diversas intenciones. Una principal era imponer al presidente Fernández el folklore partidario y borrar su cuajo su vocación social demócrata; otra demostrar a la Vice Presidente que la marchita, el bombo y todo lo que esa liturgia implica mantiene un poder político primordial, opuesta al llamado kirchnerismo o progresismo.

Hay otros matices Eduardo Duhalde con su proyectada misa y hasta Miguel Pichetto, quien prepara un documento de renovada fe peronista y hasta tal vez la creación de un nuevo Partido. Moreno participa en el operativo “peronizar” con la creación de otro espacio político: se llamaría Principio y Valores.

No solo eso. Azota los medios con su elocuente pensamiento. Viene e exponer dichos conceptos  en Perfil  en diálogo con el excelente Jorge Fontevechia. Una síntesis:

“Conozco a Alberto Fernández desde hace treinta años. Del peronismo de la Capital, del peronismo en general. Sé lo que piensa. Sé cómo conduce. Este que vemos es un Alberto Fernández pleno. Esto que vemos, que si no cambia, fracasa, es Alberto Fernández. No es que esconde algo. Las decisiones que toma devienen de su marco conceptual. Él es socialdemócrata.”

“Tiene una cabeza socialdemócrata. No es el mejor marco conceptual para comprender la realidad argentina. Ese marco conceptual fue el de Raúl Alfonsín, el de Fernando de la Rúa, el de Carlos Chacho Álvarez. Ya vimos cómo terminó.”

“Cristina Kirchner/Miguel Ángel Pichetto: Lo dije en 2016: era la síntesis impecable. Dije incluso que “Esto es una supercrisis, debemos evitar una hipercrisis: Fernández empezó diciendo que quería ser Néstor; luego dijo que su ídolo era Alfonsín; ahora estamos discutiendo si es De la Rúa”.

“Debió haber una amplia mesa en la que estuvieran todos lo que expresan las distintas corrientes del peronismo. Del movimiento obrero desde Luis Barrionuevo a Hugo Moyano, o a Hugo Yasky. Todos. Desde los gobernadores más veteranos a los más jóvenes, los dirigentes políticos, los intendentes. Se debía encontrar un consenso… ¿Nos iba a costar? Nos iba a costar, pero hubiésemos encontrado una fórmula de consenso. Si hubiera sido así, no tenga duda de que las políticas hubieran sido otras. Hubiesen sido políticas peronistas.”

“El peronismo tiene el suficiente volumen como para ofertar distintos dirigentes. La ley dice que hay que juntar 33 mil adhesiones, 33 mil avales, lo cual está bien para ser candidatos en las PASO. Se pidieron 16.500 del Partido Justicialista, o sea de los peronistas, y 16.500 de los comunistas, de Nuevo Encuentro, del partido de Carlos Heller. Algo imposible. No sé ni dónde viven, ni Scioli sabe dónde viven los comunistas, ni los muchachos de Nuevo Encuentro. Ese sistema no sirvió; el peronismo sigue en ebullición. “No tenemos en el peronismo hoy a un Duhalde que se haga cargo de una situación de anomia.”

“Que Cristina resolviera ir por afuera del Partido Justicialista en 2017 costó la derrota en la provincia de Buenos Aires. De eso no hay duda. Nosotros bregábamos por la unidad. Pero fuimos desunidos.”

“El peronismo empieza a revisar activamente las conductas del Gobierno. El Presidente dice que no es un gobierno peronista, que es de coalición. Se define socialdemócrata. Si no cambia hacia políticas peronistas va a ir al fracaso. Lo que deseo es salvar la mayor cantidad de dirigentes posible, se llamen Sergio Massa, Cristina o como se llamen. Y digo que este es el gobierno de Alberto Fernández. Si tiene éxito es muy simple, tendrá éxito y merecerá ocho años. Pero si va al fracaso será solo suyo. No del movimiento peronista ni de ninguno de los dirigentes que lo acompañan.”

“Cristina Kirchner sigue siendo una gran electora. No es elegible, pero sigue siendo una gran electora. Y el peronismo de alguna manera la contendrá. Es decisión que le cabe a ella.”

“Ser socialdemócrata es un tema muy amplio en el que caben muchas definiciones. Mi definición es económica. Hay una gran división en la economía sobre cómo se construye el valor de las cosas. Los ingleses empiezan a definir que en realidad la riqueza es el trabajo. Adam Smith escribió el libro La riqueza de las naciones. El trabajo es el que genera valor. Hoy casi no hay discusión. Sin trabajo, no hay nada. En eso coincidimos los liberales, los marxistas, los peronistas.”

“Los peronistas decimos que hay una sola clase de hombre: los que trabajan. Ponemos al trabajo como el ordenador de las cosas. Nos diferenciamos de los rentistas. Los terratenientes constituyen la clase social de los rentistas, la clase de la Pampa Húmeda. No viven del trabajo, viven de la renta. Es un problema para armonizar el sistema capitalista.”

“Los neoliberales y los socialdemócratas resuelven la cuestión abriendo la economía. Nos encontramos con José Alfredo Martínez de Hoz pero también con Alberto Fernández, que auspicia el acuerdo de libre comercio con los europeos.”

“Kicillof decía que no era peronista. La socialdemocracia absorbió a los marxistas reciclados. El “ustedes los peronistas” lo define Axel Kicillof que antes, cuando nos juntábamos, me decía: ‘ustedes, los peronistas’”. ¿Era peronista al final? La socialdemocracia absorbe a los marxistas reciclados que abandonan.”

“Hay que reconocer que en la inteligencia argentina las ideas europeas siempre tienen una presencia. Alberto Fernández cree que es un buen candidato, porque tiene una cabeza europea. Cabe imaginar qué pasa si la hija de uno trae un candidato cuya mejor virtud sea esa: tener una cabeza europea. Pero en materia de construcción del peronismo es algo complicado.”

“Ganarás el pan con el sudor de tu frente. Ese es el principio ordenador. La definición de Alberto Fernández sobre que la meritocracia no es un gran ordenador? Es un error conceptual. Es la negación de los principios y los valores. Es el problema que tenemos. Empiezan a explicar que no existe el pasado común ni hay futuro. Dicen que la sociedad líquida es la resolución del presente. El resultado es que los funcionarios no planifican. Alberto Fernández no planifica porque no cree ontológicamente en hacerlo. En la mesa donde se planificaba no estaba Alberto. Lo sé porque estuve allí.”

“Quién ganará en las elecciones de 2021 depende de quién sea candidato del oficialismo,  porque esto está en discusión. Si el Presidente empieza a tomar decisiones desde el marco conceptual peronista, ganará el peronismo. Si no, será muy complejo porque la realidad se termina imponiendo. No es un problema de voluntad. La situación es extremadamente crítica.”

Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
  • Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador

    Las 7 claves para convertirte en un emprendedor innovador En el siglo XXI la resistencia a…
  • Sin nobleza

      Damien Hirst luce un patrimonio de US$ 384 millones. Cifra infrecuente en un artist…
  • Perro que ladra no muerde

    Por: Michael Stott- Jude Webber. El año pasado el presidente de México, Andrés Manuel Lópe…
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Caso Abigail: su estado es crítico pero sus papás prometen luchar mientras haya esperanza

Caso Abigail: su estado es crítico pero sus papás prometen luchar mientras haya esperanza …