Inicio Opinión EL REPUBLICANISMO. | 7miradas

EL REPUBLICANISMO. | 7miradas

8 minuto leer
Comentarios desactivados en EL REPUBLICANISMO. | 7miradas
0

Philip Pettit* El republicanismo promueve un ideal de libertad muy atractivo: la libertad como no-dominación. Hay normas que garantizan la independencia de las personas, tanto frente a otras personas como frente al gobierno. El gobierno es nuestro servidor y su función es garantizar la libertad como no-dominación bajo un esquema de control democrático.

Muchos países tienen el problema de las elites. Hay instituciones republicanas que pueden protegernos. El voto universal obligatorio evita que las preferencias electorales de los sectores postergados queden sub-representadas. Y el sistema parlamentario vuelve más difícil que las elites hagan lobby porque las obliga a comprar a varios partidos. La industria del lobby es mucho menor en los sistemas parlamentarios que en los presidencialistas.

Por otro lado, ¿puede un líder popular representar realmente a la gente? Seguramente el partido popular se convertirá pronto en una nueva elite que hace lo que quiere y solo piensa en su re-elección. Darle todo el poder a un líder sería un suicidio.

Si ser de izquierda es pensar que las personas merecen el mismo respeto y que las decisiones no deben concentrarse en una minoría, el republicanismo es de izquierda. Si ser de izquierda es pensar que todos debemos gozar de protección contra los poderosos en las relaciones familiares, laborales y sociales el republicanismo está de ese lado. En materia política el republicanismo también apoya medidas de izquierda: el voto obligatorio, reglas de financiamiento electoral que bloqueen la influencia del dinero, un poder judicial independiente para frenar abusos.

Solo una izquierda corrompida puede pensar que la sociedad está dividida en ricos y pobres. Si Ud. piensa la política como una lucha a muerte entre bandos, Ud. no cree en la democracia, cree en la guerra civil. Ud. no es de izquierda, es un fascista como Carl Schmitt. Toda filosofía de izquierda tiene que fundarse en la realidad, no en la fantasía simplista de una sociedad dividida entre amigos y enemigos.

El neoliberalismo tiene una mirada problemática de la libertad: entiende que las personas son libres si nadie interfiere con sus actividades. Por tanto, el Estado es malo y el mercado es bueno. Los neoliberales creen que los impuestos son un robo. No se dan cuenta de que sin Estado no habría ni siquiera dinero.

También creen que todo contrato es legítimo independientemente de las condiciones bajo las que fue firmado, no importa si la alternativa es morir de hambre. Esta concepción de la libertad es realmente nociva. Para el republicanismo tiene que haber límites a las relaciones contractuales y protecciones sociales para la parte vulnerable. Pero, por otro lado, los mercados son muy importantes. El Estado debería promover el crecimiento económico y mantener el nivel de empleo, porque la pobreza y el desempleo están entre las peores formas de dominación.

En muchas áreas la despolitización es necesaria para lograr la democratización. Tomemos el ejemplo de un proceso que permite a las legislaturas redibujar distritos electorales. Aunque los legisladores son elegidos por voto popular, es obvio que su interés en ser reelegidos interfiere con los intereses de la ciudadanía. Eso no es democracia, es una corrupción de la democracia. Para democratizar este proceso hay que despolitizarlo, ponerlo en manos de una comisión electoral independiente. Lo mismo vale para los institutos de estadísticas económicas, el sistema judicial y el Banco Central. No se puede tener a los zorros cuidando el gallinero: despolitizar para democratizar.

 

*Politólogo y filósofo irlandés, Philip Pettit (1945) es exponente de la corriente “republicanista”. Se educó en Garbally College, de la Universidad Nacional de Irlanda, Maynooth, y en la Queen’s University, de Belfast. Fue profesor de teoría política y social en la facultad de ciencias sociales de la Universidad Nacional Australiana. Ha recibido numerosas distinciones, que incluyen un doctorado honoris causa por la Universidad Nacional de Irlanda. Actualmente, es catedrático Laurence Rockefeller de Ciencias Políticas y Valores Humanos en la Universidad de Princeton. Es autor de varios libros, entre ellos, Republicanismo (1997) y Una Teoría de la Libertad (2001).


Link de la Fuente

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mundo Político
Cargue Más En Opinión
Comentarios cerrados

Mira además

Zamora: Diario Panorama es un adelantado en la comunicación digital

20/11/2019 – El gobernador de Santiago del Estero, Dr. Gerardo Zamora, celebró el cu…